Los World Rally Cars se asoman a una nueva etapa híbrida en su próxima generación

 |  @fernischumi  | 

Es un rumor casi recurrente. Aunque se dijo que no llegó a estar sobre la mesa en la discusión sobre la normativa técnica que iba a entrar en 2017, la sombra de una era híbrida hace tiempo que se encuentra sobre la cabeza de los dirigentes y fabricantes implicados en el WRC, siendo ahora el momento que parece adecuado para dar el siguiente paso, precisamente cuando el ciclo normativo está muy cerca de encarar sus últimos dos años de los cinco que se prometieron a los constructores para que pudieran amortizar la inversión.

El Mundial de Rallyes vive desde entonces en un equilibrio que puede convertirse en estabilidad quebradiza a poco que una de las cuatro patas actuales decida caerse. No hay fabricantes que quieran entrar en la actualidad en un proceso de desarrollo de un World Rally Car en el que el resto tienen una considerable ventaja y que además tiene fecha de caducidad, 2021. Tampoco parece que la mayoría estén dispuestos a comprometerse en 2022 con un reglamento que no valore las nuevas tecnologías de propulsión y que pueda mantenerse otros cinco años inmóvil ante la evolución del resto.

Autosport se hacía eco la semana pasada de unas declaraciones realizadas por el propio presidente de la FIA, Jean Todt, en las que el francés confirmaba que ahora sí se está trabajando en una normativa técnica con algún grado de híbridación, sin llegar en este caso a confirmar de cuánto se está hablando y el resto de detalles de las negociaciones. Estos últimos parecen completamente descartados, por lo que la duda es saber el tipo de hibridación que llevarán los nuevos WRC a partir de 2022.

Para mí es una gran frustración no ver que el rally se haya involucrado en al menos algo de hibridación y nueva tecnología. La razón es que las personas que están allí para dirigir el negocio me dicen que los fabricantes no quieren. No quieren cambiar la normativa. Para mí, esto no es ninguna posición; cuando voy a los salones del automóvil en Frankfurt, París, China, Japón, Ginebra, solo veo nuevas tecnologías. Es frustrante ver que en un evento mundial de la FIA no quieren nuevas tecnologías. Pero ahora, finalmente, los fabricantes dicen que necesitamos algo de hibridación. Los técnicos de la FIA, con el aporte de los fabricantes, están trabajando para implementarlo en 2022.

Aunque la normativa se debería conocer con margen para que pudieran trabajar los equipos, previsiblemente a mediados de este mismo año según la publicación británica, quedan muchos elementos por discutir, especialmente en materia de estandarización o no de ciertos elementos para así poder compartir gastos. Si hacemos un breve repaso al interés por parte de los híbridos de los fabricantes que compiten en el Mundial en la actualidad, nos daremos cuenta precisamente que Ford y Toyota tienen un gran empeño en desarrollar y comercializar este tipo de vehículos (algo que implicará incluso al Ford Mustang), mientras que en el caso de Hyundai su abanico de posibilidades también incluye eléctricos y pila de combustible.

En cuanto a Citroën, hasta ahora se habían centrado en los microhíbridos, sin embargo, las últimas informaciones apuntan a que el futuro de la firma de los dos chevrones también implica la comercialización de vehículos con apoyo eléctrico al motor de combustión interna. Ellos siguen siendo los primeros y únicos que decidieron crear un World Rally Car con un sistema de estas características.

 

Lee a continuación: La FIA incluirá hoy a todos los campeones del WRC en su Salón de la Fama