Martin Truex Jr. domina en Sonoma

 | 

La visita anual a Sonoma es un punto interesante y distinto dentro de la Monster Energy NASCAR Cup Series. El circuito de los viñedos cuenta con un prolongado desierto en sus alrededores que hace que hace único el diseño particular en un escenario envidiable. Desgraciadamente, la acción en pista no dio mucho en 2018 y tan solo una caution por accidente hizo acto de presencia en el trazado californiano. Martin Truex Jr. y Kevin Harvick pelearon intensamente con triunfo para el vigente campeón gracias a una estrategia inteligente.

Kyle Larson salió desde la pole position con relativo éxito y fue perseguido por Truex Jr., que tardó apenas tres vueltas en ponerse líder con un coche veloz en los primeros metros. A.J. Allmendinger, Kyle Busch y Harvick también ascendían dentro de las diez primeras posiciones, mientras Erik Jones y Michael McDowell chocaban, recibiendo el de Toyota un duro golpe en el lateral de derecho de su Camry. Allmendinger pasó rápidamente a Larson y se marchó a la caza de Truex Jr., ya distanciado en un segundo y medio de su rival.

Chase Elliott y Harvick también adelantaron a un nervioso Larson que prefirió buscar otros métodos de velocidad. El final del primer segmento vio la llegada de la parte estratégica, con el ataque de pilotos agresivos como Harvick (segundo al pasar a Allmendinger) y de otros más conservadores. Truex Jr., Harvick, Clint Bowyer, Denny Hamlin, Jamie McMurray y Kurt Busch sacrificaron posibles puntos de Stage para realizar su primera parada, ocupando Allmendinger, Brad Keselowski, Jimmie Johnson, Elliott y Larson el top 5 al final del primer segmento; Cody Ware quedó detenido en la pista pero no provocó caution al apartar bien su coche.

12 pilotos no pararon en boxes en la caution al haber entrado con anterioridad, distanciándose Truex de Harvick en la resalida. Kurt Busch y Hamlin pelearon brevemente por la cuarta posición, mientras Keselowski y Larson atacaban a Austin Dillon, primer piloto del grupo de cabeza. Johnson y Allmendinger venían detrás pero el de JTG reventó el motor al equivocarse en un cambio de marcha. McMurray también quedó fuera de carrera con una fuga de aceite en su Ganassi. Bowyer y Kurt Busch tuvieron una intensa pelea por detrás de los dominadores Truex y Harvick, que volvían a escaparse del dúo de Stewart-Haas y de los Gibbs de Hamlin y Kyle Busch.

Keselowski, Joey Logano y Ryan Blaney se alternaban entre ellos y agrupaban a los rivales a Larson y a un trío de Hendrick. Harvick adelantó a Truex por el liderato a falta de ocho vueltas para el final del segundo segmento, mientras Darrell Wallace Jr. empeoraba un complicado día con un trompo en la horquilla final. Se repetía la misma estrategia que en el primer segmento y muchos pilotos preferían hacer una segunda parada, entre ellos Harvick, Truex, Bowyer, los hermanos Busch, Logano, Jones, Daniel Suárez y los hermanos Dillon. 16 pilotos siguieron en pista y Hamlin ganó el segundo segmento por delante de Elliott, Johnson, Keselowski y Blaney.

Bowyer intentó poner nervioso a Truex Jr. en la resalida de la segunda mitad de carrera pero el de Furniture Row no se dejó amilanar y se mantuvo firme rodeado de Stewart-Haas. Ryan Blaney retrocedió con juego de neumáticos gastado, todo lo contrario que Jones y Suárez bien situados en el top 10 con estrategia inversa. Ty Dillon sufrió un problema en el cambio y Cole Whitt quedó lento con un problema mecánico, aunque ambos pudieron sacar sus coches a tiempo del circuito. No tardaron en llegar las paradas decisivas por gasolina, siendo pilotos traseros como Larson y Paul Menard los primeros en llenar el depósito.

Siguieron el camino del pit lane Hamlin, Kyle Busch, Logano en parada lenta y un Harvick que buscaba ganar la partida a un Truex Jr. que se acercaba con más ritmo y se distanciaba de Kurt Busch en casi 20 segundos. Poco después pasaron Bowyer, Johnson y Truex (diez vueltas después de Harvick y con mejor goma a apenas siete segundos. Jones fue líder provisional antes de cederle el privilegio a Harvick, que tenía a Bowyer a segundo y medio. Truex iba recortando aunque la situación parecía en claro control del equipo Stewart-Haas. Sin embargo, la cercanía del vigente campeón puso nerviosos a algunos actores importantes.

Truex adelantó a Bowyer a falta de 22 vueltas para el final y se puso segundo, recortando mucha distancia con su rival y pegándose en solo dos giros para pasarle en la horquilla de entrada a meta. Aunque la gasolina ya no era una preocupación, algunos pilotos entraron en boxes para equipar neumáticos nuevos que les permitiesen un final de carrera más rápido vista la tranquilidad imperante y la falta de banderas amarillas. Así lo hicieron Kyle Busch, Johnson, Hamlin, Harvick y Bowyer en la parte final.

Gozaba Truex de una más que gestionable ventaja de 23 segundos sobre Elliott, un margen que solo su impaciencia le podría arrebatar y que permitía a su equipo fintar una posible parada para engañar a sus rivales. Harvick volaba sobre el asfalto y recortaba distancias a unos lejanos 30 segundos del líder, recuperando la segunda posición al pasar a Elliott en medio del doblado Justin Marks. Bowyer y los Gibbs iban rápido y se quitaban a los rivales de encima como si fueran doblados, igual que hacían Keselowski y Larson para entrar en el top 15.

Truex ganó con comodidad y no quiso doblar a nadie para asegurarse la llegada, diez segundos por delante de Harvick. Bowyer, Elliott y Kyle Busch completaron el top 5, alternándose en las posiciones altas unos ofensivos Jones, Hamlin, Keselowski y Larson con unos defensivos Kurt Busch, Aric Almirola, Alex Bowman y Chris Buescher (excelente 12º). Matt DiBenedetto y Kasey Kahne arañaron unos valiosos top 20 para sus temporadas en la zona baja, seguidos de cerca por los Front Row de McDowell y David Ragan y un soberbio Parker Kligerman en 23ª posición con un coche poco rápido pero fiable en el Gaunt Brothers Racing.

Lee a continuación: Phoenix no estará en el calendario IndyCar de 2019