Más de 100 vueltas en el regreso de Fernando Alonso a los óvalos estadounidenses

 |  @fernischumi  | 

Después de una semana estresante, en la que paso por el volante de tres coches completamente distintos, Fernando Alonso volaba hacia Estados Unidos con el objetivo de comenzar a rodar con el que será su monoplaza para intentar vencer en las próximas 500 Millas de Indianápolis. El asturiano se bajaba del avión y directamente iba al trazado del Texas Motor Speedway para encontrarse con el equipo y ver qué sensaciones le reportaba el nuevo kit aerodinámico que llevan actualmente los monoplazas de las IndyCar Series, distintos al que empleó en 2017 en su primera participación en la Indy500.

Fueron en total 105 vueltas al volante del Chevy #66, en este caso para tener ese primer contacto con un coche nuevo y para cambiar algunas cosas junto al equipo. Poco o nada se parece el óvalo de Texas al de Indiana, por lo que no había muchas conclusiones por sacar más allá de ver si se encontraba cómodo en el cockpit (asiento, pedales, reposacabezas…) y con las reacciones del coche, el cual cuenta con menos carga aerodinámica que el empleado hace dos años.

Ha ido bien, han sido solo las primeras vueltas con el coche, tomando precauciones y cogiendo poco a poco velocidad. Ya piloté el Indycar actual en Barber el año pasado, pero ha sido bueno volver a rodar en un óvalo, con un reglaje específico para este circuito en el coche. Es una sensación fuerte, a la que tengo que volver a habituarme. El circuito es algo diferente a Indianápolis, con peraltes distintos en las curvas tres y cuatro especialmente, pero seguramente será una buena preparación para nosotros

El objetivo claro a partir de ahora será el de igualar la hazaña conseguida por Graham Hill, consiguiendo en este caso la triple corona que el británico consiguió cuando ganó el Gran Premio de Mónaco en 1963, las 500 millas de Indianápolis de 1966 y las 24 horas de Le Mans en 1972. Alonso ganó en Mónaco en 2006 y en 2007 y ganó en su debut en Le Mans el pasado mes de junio, por lo que tan solo le queda esta última muesca en su revolver que además se complementaría con los dos Campeonatos del Mundo de Fórmula 1, la victoria en las 24 Horas de Daytona del pasado mes de enero y la posibilidad de conseguir el próximo mes de junio sus segundas 24 Horas en La Sarthe y el título Mundial del WEC.

Absolutamente. Ese es el objetivo para este año, después de ganar Le Mans, las 500 Millas es la que falta. Tuve la suerte de ganar Daytona a principios de año, así que si alguna vez gano las 500 Millas no será la triple corona, sino algo más.

Sobre la opción de que estas no sean sus últimas 500 Millas de Indianápolis, Fernando Alonso deja la posibilidad abierta, especialmente si no consigue la victoria, e incluso apunta a que no está descartado el poder competir en la temporada completa de las IndyCar Series, opción que se valoró durante el año pasado, aunque obviamente era prácticamente incompatible con una participación en el WEC.

Bueno, es una posibilidad. Espero que seamos competitivos también este año. Tengo ganas de volver a sentir la magia y la adrenalina que sólo tienen las 500 Millas. Sabemos lo difícil que es ganarla, respetamos la carrera y a nuestros rivales, se necesita suerte, que sea tu día... La carrera tiene que elegirte, lo sabemos, pero hay cosas que están fuera de nuestro control así que mejor centrarnos en lo que depende de nosotros. Competir en la temporada completa era una posibilidad que consideramos el año pasado cuando hablamos de volver a hacer la Indy500. La temporada fue muy intensa con el calendario completo del WEC y las 24 Horas de Daytona. No es algo que se pueda descartar para el futuro. No fue este año, pero creo que no está fuera de discusión para el futuro. En este momento, no estoy pensando en eso

Sin Andretti Autosport como apoyo, pero con gente muy experimentada a su alrededor como Johnny Rutherford, tres veces ganador de la Indy 500, el mismo que dio al equipo McLaren y su chasis la primera victoria en Indianápolis en 1974. Alonso se siente mejor preparado, afrontando con una preparación igual de minuciosa que con la que ha afrontado sus últimos retos.

Me siento más preparado. Esta vez parto con el hecho de que ya conozco la carrera, la atmósfera que la rodea, etc. Sé cosas que la primera vez que corres las 500 Millas te suponen gastar energía. Ahora esa energía la puedo emplear en la calificación y en la carrera. No obstante, esta carrera me la toma como si partiera de cero. No quiero dar por sentado nada. Quiero analizar las carreras del pasado, quiero empezar de cero con los ingenieros en todas las cosas, quiero ir al simulador. En suma, mi objetivo es hacer toda la preparación más completa que pueda de cara a la cita del 26 mayo.

https://twitter.com/IndyCar/status/1115691196976963584

 

Vía | AutoWeek

 

Lee a continuación: Fernando Alonso presenta los colores que empleará en su segundo asalto a las 500 Millas de Indianápolis

Sería faltar a la realidad definir a Fernando Alonso Díaz como un simple piloto de Fórmula 1. El asturiano marcó un antes y un después en la historia del automovilismo español con su irrupción en el Mundial de F1 ...

  • Ferran Pistola

    Ojalá corriese la IndyCar, y si es acompañado de un programa (total o parcial) en la IMSA, mejor.

    • XQV

      La Endurance Cup de la IMSA, por ejemplo, que si gana las 12 Horas de Sebring consigue la Triple Corona de resistencia, la cual me parece más factible que la que persigue actualmente...