CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

2 MIN

Niko Kari demuestra en Silverstone que, además de volar, los finlandeses también saben hacer caballitos

Iván Fernández | 7 Jul 2018
gp3-series-2018-race-1-silverstone-circuit-niko-kari-wheelie
gp3-series-2018-race-1-silverstone-circuit-niko-kari-wheelie

No ha sido un fin de semana más en la oficina para Niko Kari. El finlandés afronta la cita de Silverstone de la GP3 con la necesidad de conseguir buenos resultados después de que en Austria y Francia las cosas no salieran como él esperaba. Y lo cierto es que saliendo 19º en parrilla, justo por detrás de su compañero en MP Motorsport, Devlin Defrancesco, la primera carrera no prometía ser sencilla para Kari.

El piloto nórdico en plena remontada nos dejaba la que sin duda será una de las grandes imágenes del fin de semana dentro del automovilismo, precisamente con las polémicas salchichas introducidas para evitar que los pilotos superen los límites de la pista y pongan las ruedas más allá del asfalto. No es la primera ocasión en la que vemos algún coche botar en al encontrarse con estos elementos, pero en el caso del monoplaza de la GP3 terminó por tocar con el fondo plano, llevando a Niko a que se levantara el eje delantero.

En este caso el finés no iba a ahuecar, algo que en este caso le llevaba a mantener este improvisado caballito durante varias decenas de metros hasta que finalmente se le ve levantar el pie (la llamarada incluso puede producirse al bajar una marcha) y el frontal recupera la horizontalidad. A pesar del susto, Niko terminaría undécimo, aprovechando incluso para presumir de la espectacularidad de su maniobra.