Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

Oliver Jarvis y Juan Pablo Montoya pelean duramente en el caos de las dos primeras horas

La primera hora de las Rolex 24 ha visto la calma habitual con puntos de tormenta entre los punteros. Mazda y Acura siguen teniendo los coches más veloces pero los Cadillac plantan cara por velocidad, llegando a estar los dos Action Express y el Wayne Taylor Racing cerrando el grupo delantero de siete coches. Oliver Jarvis y Juan Pablo Montoya han peleado en pista en varias ocasiones, llegando el colombiano a adelantar su rival por el exterior del óvalo cuando el inglés prefirió tomar parte del apron en medio del desconcierto entre GTs. Fernando Alonso se ha subido al #10 y Antonio García está a dos vueltas después de un incidente absurdo en boxes con su compañero.

Jarvis salía en la pole position de récord y llegó a escaparse tres segundos de Montoya, aunque el ex F1 cazó al inglés cuando éste empezó a sufrir con el tráfico de los GT Daytona. Algunos equipos que no estaban en la parte de arriba inicialmente pararon antes de tiempo y forzaron a los demás Prototipos a realizar sus primeras detenciones, de la cuales Montoya salió en cabeza. Jarvis fue bastante lento en boxes y además fue rebasado por Ricky Taylor, que formó el dúo de Penske en cabeza y dejó a Jarvis relegado junto a Jonathan Bomarito, Felipe Nasr, Filipe Albuquerque y un Jordan Taylor agresivo; Albuquerque se mantuvo cerca de Jarvis y Montoya al aprovechar las malas maniobras de Ricky Taylor entre doblados.

Agustín Canapino salió con el Juncos cerca de perder una vuelta al comienzo y se salió de pista, siendo aún así capaz de adelantar al CORE Autosport pilotado por el gentleman driver Jon Bennett, que pinchó. Kyle Kaiser suplió a Canapino y le dio tiempo a llevarse por delante al Ferrari #13 de Chico Longo, que trompeó entre horquillas y provocó un pequeño lío en el que también perdió el control Emanuele Busnelli (Lamborghini #46) James Allen lideró cómodamente la primera hora en LMP2 y dejó el #81 a Henrik Hedman, que acumulará algún stint para quitarse sus horas de pilotaje; Kyle Masson lideró provisionalmente con el Performance Tech.

Nick Tandy y Jan Magnussen pelearon en GT Le Mans al comienzo de la carrera, poniéndose líder el danés ante la permisión del piloto de Porsche. Earl Bamber y Ryan Briscoe sufrieron las primeras vicisitudes mecánicas en el Porsche #912 y el Ford #67, llegando Briscoe a trompear en su regreso a la pista. Davide Rigon, Connor De Phillippi y Joey Hand se alejaron de un Oliver Gavin que se envalentonó en la primera vuelta. Alex Zanardi subió al BMW #24 y perdió un minuto más del previsto con problemas en el volante, menos de lo que perdió Colton Herta tras dañar su frontal al llevarse el neumático pinchado de Bennett.

Ben Keating y Marcos Gomes lideraron en una GT Daytona conflictiva que volvió a ser la protagonista de las incidencias. Jürgen Häring se fue al muro de la segunda horquilla y pudo sacar el Porsche #99, que poco después reventó su motor y provocó la primera caution de la carrera ante la gran cantidad de aceite en el asfalto. James Calado trompeó en el aceite y pudo seguir, ya que la verdadera problemática vendría en Corvette: Magnussen entró en su cajón de boxes y Gavin no le vio, chocando ambos y quedando el #3 a dos vueltas por culpa de los daños.

Sería faltar a la realidad definir a Fernando Alonso Díaz como un simple piloto de Fórmula 1. El asturiano marcó un antes y un después en la historia del automovilismo español con su irrupción en el Mundial de F1 ...

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable