CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula E

2 MIN

Otra vez ganó TAG Heuer y perdió Renault

Humberto Gutiérrez | 30 Oct 2017
Max_Verstappen_Red_Bull_TAG_Heuer_Mex_17_17
Max_Verstappen_Red_Bull_TAG_Heuer_Mex_17_17

Nuevamente Renault no puede celebrar el sensacional desempeño de Max Verstappen en México, pero lo más cumbre del asunto es que en cambio ha recibido un aluvión de críticas negativas por los diversos problemas de fiabilidad que padecieron sus propulsores durante todo el fin de semana. Daniel Ricciardo, Brendon Hartley, Nico Hülkenberg y Carlos Sainz Jr. fueron víctimas de la mecánica francesa y no pudieron finalizar la carrera. Al parecer, los ingenieros de Renault calcularon mal los ajustes técnicos, según la ubicación geográfica de México, así que cuando aumentaron la potencia de sus unidades propiciaron las roturas.

Sobre el asfalto del Autódromo Hermanos Rodríguez, Max Verstappen dominó la carrera de principio a fin, exhibiendo un ritmo impresionante, demasiado para sus rivales directos, Valtteri Bottas de Mercedes y Kimi Räikkönen de Ferrari. Más allá del motor renombrado, acá lo interesante es que el piloto holandés se permitió el lujo de dosificar su máquina, confirmando lo que había indicado horas previas a la carrera. Red Bull es una escudería capaz de competir al máximo nivel sin conceder tanta relevancia al propulsor.

Incómoda posición para Renault el no poder aprovechar, en el ámbito comercial y mediático, los triunfos de Red Bull en la Fórmula 1. Sin embargo, la lección que está impartiendo la tropa de Milton Keynes resulta un atractivo llamado de atención a nuevos proveedores. Si ellos pueden ganar con un motor que no es ni el más potente ni el más fiable, y sin pleno apoyo oficial, entonces la tarea no es tan complicada como la quieren hacer ver. Ciertamente, la tecnología implicada en los actuales propulsores es muy compleja y costosa, pero el que sea un equipo cliente el que esté marcando la pauta es una una situación alentadora para quienes piensan en lanzarse a la aventura.

Mientras tanto TAG Heuer vuelve a ganar indulgencias con escapulario ajeno, registrando su nombre en el libro de ganadores y aprovechándose de la imagen de Max Verstappen para fines comerciales. En tanto los representantes de Renault deben salir de México con el doble retiro de los pilotos de su escudería principal y con la humareda que dejó Brendon Hartley en su transitar.