Peter Sauber añora la época junto a BMW

 |  @X3Humberto  | 

Peter Sauber reconoció que el único período de tranquilidad que ha existido en las instalaciones de Hinwil fueron las cinco temporadas cuando BMW se hizo cargo de la escudería. Motores, presupuesto, pilotos, patrocinadores, tecnología, logística, recursos humanos y técnicos; todo estaba cubierto por los alemanes y aunque los resultados no fueron los esperados, desde el punto de vista comercial el equipo BMW Sauber sí resultó exitoso. Pero cuando volvió a ser escudería independiente, reaparecieron los problemas e inició una espiral negativa.

Indicó que cuando decidió readquirir el equipo resultó más complicado de lo esperado ya que antes de negociar con BMW eran competitivos en la parte media de la parrilla, pero mucho de ese trabajo se perdió porque la mentalidad de los empleados que ya estaban cambió bajo el mando de la nueva gerencia. El personal tanto de Sauber como de BMW parecían ir por caminos separados, de allí que cuando el constructor alemán retiró a su personal, la base de Suiza se llenó de incertidumbre. No habían contratos con proveedores ni presupuesto para competir, así que todo fue organizándose sobre la marcha, de forma improvisada, y de allí derivó una nueva crisis que todavía persiste, a pesar de que la escudería tiene otros propietarios.

Para Peter Sauber no ha resultado sencillo permanecer en la Fórmula 1 durante 25 años y no alcanzar la cima en todo ese tiempo. Explicó que cuando llegó a la categoría en 1993, procedente del Campeonato Mundial de Resistencia y de la mano de Mercedes Benz, nunca pensó en que padecería tantos tropiezos en su camino y que justamente cuando parecía que iba a despegar seguidamente se venían abajo. Sucedió con Mercedes, luego con Petronas y posteriormente con BMW, importantes socios que abandonaron el equipo dejándolo en una situación muy comprometida.

Los años como equipo de fábrica de BMW fueron los mejores. Había suficiente dinero, las instalaciones de Hinwil se ampliaron, el personal creció, todo fue muy positivo, pero en cierta forma perdimos nuestra propia mentalidad de competidores. Cuando volví a comprar el equipo sabía que todo sería más difícil porque no había inversionistas interesados en el equipo, no había dinero.

Vía | Nextgen Auto

Lee a continuación: Renault Sport amplía en 2018 su nómina de jóvenes pilotos

  • almafuerte

    Hay q reconocer el mérito enorme de Sauber para mantener su equipo y su nombre en la lucha, aun cuando luchen solo por existir. Ahora llega Alfa. Personalmente les tengo mas miedo q confianza. No sería mala idea aprender de los errores y prevenir.
    Los italianos pueder ser unos grandes aliados o un socio peligro.

  • Jacobo87

    No estoy del todo de acuerdo con la queja de Peter Sauber. Los suizos siempre habían sido un “equipo B”. En su origen de Mercedes, y se beneficiaron de sus motores, y de pilotos de la estrella como HH Frentzen o Kari Wendlinger, y años después de Ferrari, con quienes compartían mucho más que motores. Igual su momento de la verdad fue en 2001; con Kimi y Heidfeld (este último pisando el podio en Interlagos), pero siguieron sin dar ese último paso para instalarse entre los grandes. Su sede en Hinwil y ese carácter tan particular puede que fuera un lastre al máximo nivel.

    Luego en los años de BMW, lo tenían todo. El motor de los bávaros había sido el más potente casi siempre en Williams. La pareja Heidfeld-Kubica era compensada y de primer nivel y el dinero alemán fluía; pero los éxitos rotundos nunca llegaron.

    Ya en la era post-BMW, a pesar de la bajada de presupuesto y del cambio de mentalidad del que Peter se queja, lograron ser verdaderamente competitivos con Pérez-Kobayashi o Hulk, pero lo tiraron todo por la borda con pay drivers flojisimos y esperpentos como el de Monisha Kalterborn con Giedo van der Garde. Ahora están en la cola de la parrilla y “cómodamente” instalados (a no ser que Alfa diga lo contrario). Aviso a navegantes para Claire Williams.

  • Ferrari50

    Creo que Sauber se beneficiará muy mucho del acuerdo actual.
    En 2003 tenían todo para ganar, salvo a Schumacher claro.