MENÚ
Diariomotor Competición
WRC

3 MIN

Walter Röhrl, Markku Alén, Sébastien Ogier... ¿Qué pilotos se atrevieron a pasarse de los rallyes al DTM?

walter-rohrl-dtm-1990-rallyes-wrc

Ayer nos levantamos con la noticia desde Zandvoort que apuntaba a la posibilidad de que Sébastien Ogier pudiera debutar este mismo año en el DTM con motivo de las carreras que se disputará el próximo mes de septiembre en el Red Bull Ring. El francés ya ha competido en el pasado en circuitos, tanto en el ADAC GT Masters como en la Fórmula 4 francesa o la Porsche Carrera Cup. Incluso a finales de 2017 apuntó a que uno de los posibles destinos una vez abandonado el Mundial de Rallyes podría ser la resistencia. Ahora, está preparado para probar una de las competiciones de turismos más exigentes del planeta, en este caso junto a Mercedes-AMG.

No será la primera vez en que veamos a un piloto del WRC pasar por el DTM. Los dos ejemplos más directos son sin duda los de Walter Röhrl y Markku Alén, siendo especialmente el finlandés el que realizó una iniciativa similar a la que emprenderá Ogier dentro de unas semanas de recibir finalmente el visto bueno de las autoridades alemanas. Sería en el campeonato de 1995, Markku abandonaba los rallyes pero no renunciaba a la competición. En aquella ocasión competiría en dos carreras en Hockenheim y otras dos en Helsinki.

Sería en su casa, al volante del Alfa Romeo 155 V6 DTM donde conseguiría su primer y único punto en el Campeonato germano al terminar décimo en la segunda de las carreras. El paso de Röhrl con Audi fue más extenso. Walter ya había decidido abandonar los rallyes hacía años, y con la firma de los cuatro aros buscando promocionarse en Estados Unidos aceptó el reto de las series Trans-Am. A su vuelta a Europa, Walter Röhrl se mantuvo como compañero de Hans-Joachim Stuck, ambos al volante del Audi V8 de 416 CV de potencia y tracción total.

Röhrl compitió apenas en las dos carreras de Hockenheim en 1991 en sustitución de Hubert Haupt, pero en 1990 realizaría un gran papel, terminando 11º de la general después de haber competido en sólo nueve carreras, el último tercio de la temporada, destacando su victoria en Nürburgring. Obviamente Mattias Ekström ha sido el otro piloto que ha tenido experiencia en ambos campeonatos, aunque en el caso del sueco el salto fue inverso, con apariciones puntuales en el PWRC y en el WRC durante la pasada década. Ahora ha decidido regresar al rallycross, disciplina en la que creció viendo a su padre correr.

Obviamente no han sido los únicos pilotos de la historia del DTM que han tenido cierta relación con los rallyes. Quizás el más destacado es el ganador del Dakar, Jean-Louis Schlesser, el cual compitió en dos carreras en Hockenheim en 1988, terminando en ambas entre los 10 primeros con el Mercedes 190E. Philippe Gache también corrió dos pruebas, en este caso con un Alfa Romeo 155 V6 TI y las dos en la cita francesa de 1995, en Magny Cours.

Danny Snobeck competiría en las temporadas 1988 y 1989 al completo antes de dedicarse plenamente de nuevo a los rallyes, especialmente en el Nacional Francés siempre armado con maquinaria mundialista de primera mano. El germano-sueco Freiherr von Kottulinsky (abuelo de Mikaela Åhlin-Kottulinsky) se coronó ganador del Dakar en 1980 con uno de los peculiares Volkswagen Iltis y en 1986 correría dos carreras con el Audi 200 quattro en el Deutsche Tourenwagen Meisterschaft sin demasiado éxito.