CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

3 MIN

Según Toto Wolff, el W13 es semejante a un canguro

Humberto Gutiérrez | 8 May 2022
george_russell-mercedes_amg_miami_2022_tw_22
george_russell-mercedes_amg_miami_2022_tw_22

Tras unas prometedoras sesiones libres, y la introducción de algunas mejoras técnicas, en Mercedes esperaban un gran resultado en la calificación para el Gran Premio de Miami. Sin embargo, el equipo volvió a quedar desconcertado al observar el desempeño del W13 porque supuestamente se había controlado el efecto marsopa, pero no fue así. De nuevo el monoplaza plateado rebotaba sin control en cada sector del circuito, situación que Toto Wolff, jefe de Mercedes, no pudo disimular, de allí que haya declarado que el coche se comportó como un canguro.

Si bien Lewis Hamilton accedió a la Q3, no pudo ser mejor que sexto, en tanto George Russell se quedó en la Q2. Todo el optimismo que tenía el equipo alemán luego de las sesiones libres se desintegró porque no se mostraron más competitivos que antes sino que siguieron padeciendo de los mismos problemas que no le han permitido aproximarse a Red Bull y a Ferrari, inclusive las mejoras aplicadas no funcionaron en el sentido de transformar al W13 en un monoplaza más dócil. Tales actualizaciones aparentemente fueron en vano y eso puede significar que el concepto presentado por Mercedes esta temporada simplemente no funciona.

A estas alturas resulta innegable que las cajas laterales no permiten minimizar el marsopeo porque dejan al descubierto mucha superficie con respecto del piso del coche, justamente donde se debe involucrar carga aerodinámica. El resto de las escuderías no apostaron por una propuesta tan peculiar como la de Mercedes y los resultados son evidentes, ningún otro monoplaza de la actual parrilla se sacude con tanta intensidad como el W13. Revertir el problema pudiera resultar tan extremo como diseñar un nuevo monoplaza para la segunda mitad de temporada, pero eso significa copiar conceptos de otros equipos y además saltarse el límite de presupuesto.

Aunque han surgido muchas interrogantes en torno al diseño y conceptos propuestos en el W13, el área técnica de la escudería Mercedes todavía no ha declarado al respecto, lo que lleva a suponer que ocurrió una divergencia de criterio entre James Allison y Mike Elliot, ambos se desempeñan como directores técnicos, porque el resto del equipo, encabezado por John Owen, jefe de diseño, y Jarrod Murphy, responsable de la aerodinámica, permanece en su lugar.

En palabras de Toto Wolff:

Creo que ayer vimos un coche de alto rendimiento en la FP2 que era real, pudimos ponerlo en el punto óptimo y hoy en la FP3 estábamos completamente fuera de los experimentos que hicimos. Retrocedió, el coche todavía está rebotando como un canguro, los pilotos no están contentos con eso y se puede apreciar que esa es la razón por la que estamos lejos.

Vía | PlanetF1