Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Vídeos
Logo Icon

3 MIN

Sube el volumen, así es el sonido de los nuevos monoplazas de Fórmula E [Vídeo]

La Gen2 de Fórmula E presentaba la pasada semana públicamente sus nuevas credenciales para la temporada 2018-19 del campeonato y lo hacía con una parrilla llena de pilotos que han tenido y tienen todavía relación con la Fórmula 1 y con un diseño de monoplazas que sin duda ha dejado a más de uno boquiabierto. Algunos ya apuntaban antes de los test que el chasis de Spark le recordaba a Star Wars o el Batmóvil del héroe oscuro de Gotham City. No es para menos, la ausencia del alerón trasero y los futuristas diseños de los pasos de rueda dan carácter propio a unos vehículos que han ganado claramente en prestaciones. Hora de conocer más de su aspecto técnico y su espectacular sonido.

Los ingenieros apuntan a que un 95% de los trenes motrices que se emplearán en el campeonato la próxima campaña serán completamente nuevos, con los equipos trabajando especialmente en sacar todo el partido a las nuevas baterías, aprovechando a su vez para reducir el peso total del conjunto en un 10% respecto a sus predecesores. Los fabricantes tienen la posibilidad de crear sus propios elementos como el motor, el inversor, la caja de cambios, parte de la suspensión trasera y el software, los mismos que marcarán la diferencia en cada uno de los ePrix si tenemos en cuenta que el resto del vehículo será estándar para todos.

En la parte mecánica, el motor puede producir hasta 250 kW (340 CV de potencia), una cifra a la que se llegará únicamente en clasificación, reduciéndolo en carrera hasta los 200 kW (272 CV). Tenemos que recordar que habrá unas zonas especialmente determinadas por las que los pilotos podrán circular para conseguir un extra de potencia momentáneo durante cuatro minutos que les permitirá alcanzar los 225 kW (306 CV) en una variante estratégica que ha sido introducida debido a que los pilotos ya no tendrán que detenerse en boxes para cambiar de monoplaza y completar la carrera de 45 minutos de duración + 1 vuelta. Aquellos competidores con mayor apoyo del público tendrán de nuevo el beneficio del FanBoost, establecido este año precisamente en el máximo de potencia, los 250 kW antes mencionados.

En cuanto al peso, los monoplazas deben por reglamento estar por encima de los 900 kilogramos (piloto incluido) con la llegada del nuevo Halo y con la presencia de las baterías de ion-litio creadas por McLaren como nuevo suministrador de las series de monoplazas tras el papel jugado por Williams durante los primeros cuatro años. En concreto el conjunto tiene una capacidad de 52 kWh y un peso de 374 kg, siendo obviamente idénticas para todos los equipos. La otra gran novedad técnica de este año será precisamente la presencia del Brake-by-Wire, un elemento que permite controlar la transmisión del eje trasero y los frenos de forma electrónica y sin necesidad de estar conectados ambos elementos, permitiendo que la recuperación de energía sea mayor. Completa el 0 a 100 km/h en 3,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de alrededor de 240 km/h.