Tony Kanaan resucita en el Carb Day, última práctica antes de las 500 Millas de Indianápolis 2019

 |  @eloy_eg  | 

De aquí a carrera. Los 33 participantes en la edición número 103 de las 500 Millas de Indianápolis disfrutaron este viernes de su última oportunidad de rodar y probar en el Indianapolis Motor Speedway antes del próximo domingo. Y aunque las tormentas que acecharon el estado de Indiana en la mañana del viernes obligaron a recortar y retrasar ligeramente la sesión, finalmente disfrutaron de hora y veinte minutos de rebufos y adelantamientos que dejaron a Tony Kanaan en lo más alto de la tabla.

Si en nuestra previa de las 500 Millas comentábamos que A.J. Foyt Enterprises no había mostrado hasta ahora el buen ritmo del año pasado, hoy se empeñaron en desmentirnos. Durante la mayor parte de la sesión Kanaan se mantuvo al frente de la clasificación. El brasileño, vencedor en 2013, declaró además a NBC que no se sentía desde aquella victoria tan a gusto en Indianápolis. Eso sí, le tocará remontar desde el 16º puesto en parrilla.

Kanaan fue el único Chevrolet entre los siete primeros, seguido de seis pilotos propulsados por Honda (Ferrucci, Sato, King, Davison, Bourdais y Rossi). Fue especialmente interesante ver a Rossi entrar y salir en múltiples ocasiones de boxes, realizando todo tipo de ajustes al no estar plenamente convencido del equilibrio de su monoplaza en tráfico. Y es que esa será una clave de cara al domingo. Si las temperaturas de la pista siguen bajas, algo posible ante la amenaza de lluvia, se va a poder adelantar mucho más que en 2018.

De hecho esta sesión de Carb Day fue por momentos una orgía de adelantamientos, sufriéndolos en sus carnes por ejemplo Oriol Servià, quien en los últimos minutos de la sesión fue víctima de una maniobra tardía por parte de Tony Kanaan y, afectado por el aire sucio, ya se convirtió en presa fácil para todos sus perseguidores. El piloto del Team Stange y Sam Schmidt Peterson finalizó la sesión 27º.


Foto | IndyCar Series

Lee a continuación: Zak Brown asume la responsabilidad del fracaso de McLaren en Indianápolis y deja entrever un futuro en Le Mans