CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
Vídeos

2 MIN

Un eléctrico desbancando a un Fórmula 1. El Volkswagen ID. R es oficialmente el más rápido de la historia de Goodwood

volkswagen-motorsport_idr_goodwood_2019

No consiguió hacerse con la mejor marca absoluta en Nordschleife, pero la cosa en Goodwood ha sido muy distinta. La versión sprint del Volkswagen ID. R Pikes Peak ha volado durante la jornada de hoy en la cortísima subida británica de apenas 1,86 kilómetros de recorrido. Un sendero serpenteante con varias trampas que puede llevarte a terminar contras las protecciones de balas de paja situadas en el exterior, o en las que los muros de piedra están incluso más cerca de lo que parecen. El objetivo, aunque difícil, era tratar de mejorar el tiempo conseguido por Nick Heidfeld con un Fórmula 1… ¿Misión imposible? Esta vez no.

No sería por maquinaría capaz de volar en tiempos más que dignos, incluso el Volkswagen Polo WRX de Petter Solberg ya se dejaba querer ayer con tiempo cercanos al 47 a pesar de que la corta relación de cambio del Supercar del Mundial de RallyCross nos llevaba a escuchar el corte a mitad de ascensión. Lejos estaba todavía el tiempo del alemán Nick Heidfeld, el cual estableció en 1999 el récord absoluto de la prueba con el McLaren MP4-13 con un espectacular 41,6 segundos. Sin embargo, el caballo ganador de Volkswagen era otro.

Era uno que además apenas hacía ruido, con una imagen completamente nueva y con más empuje que la versión que llevaron el año pasado a esta misma prueba y que se llevó el récord entre los eléctricos, así como la victoria de 2018. Romain Dumas se lanzaba de nuevo al volante para pelear por bajar de los 42 segundos con un Volkswagen ID. R que devoraba el asfalto presente en la propiedad del Duque de Richmmond. La tabla de tiempos se actualizaba en pantalla y de repente una exclamación al unísono retumbaba en todos los rincones del Festival de Goodwood. Lo habían conseguido.

El tiempo es para enmarcar, 41,18, sabiendo que todavía quedan varios intentos para incluso limar esas centésimas que puedan llevar incluso a coquetear con los cuarenta altos. Los coches eléctricos vuelven a demostrar su superioridad en carreras clásicas de corto recorrido, desafiando a todos aquellos motores térmicos que quieran recuperar el trono para la combustión interna. ¿Algún valiente en la sala?