Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
WEC
Logo Icon

3 MIN

Un pinchazo da las 24 Horas de Le Mans al Toyota de Alonso, Buemi y Nakajima

Alucinante desenlace de la edición 2019 de las 24 Horas de Le Mans. Tras 23 horas contra las cuerdas, incapaces de seguir el ritmo de sus compañeros del coche #7 y a dos minutos de ellos, el Toyota TS050 HYBRID LMP1 de Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima terminó repitiendo triunfo en La Sarthe y conquistando el Campeonato del Mundo de Resistencia 2018-2019.

Todo parecía bajo control para José María López a los mandos del TS050 #7, dos minutos por delante de Kazuki Nakajima a una hora para el final. Pero en ese momento todo se torció. Un primer pinchazo le obligó a pasar por boxes, donde Toyota reemplazó sólo un neumático... pero resultó que el sensor había indicado erróneamente el eje en el que se había producido el reventón (trasera), forzando al argentino a dar una vuelta completa a Le Mans con la goma delantera derecha pinchada. Así, pasó de tener dos minutos de renta a un minuto de desventaja.

El ritmo del argentino siguió siendo muy superior al del japonés, como durante toda la carrera el #7 frente al #8, pero con poco tiempo por delante y una parada para cada uno, no quedó tiempo para remontar y Toyota terminó imponiendo la órden de equipo que ha prevalecido durante toda la temporada: posiciones fijadas tras la última parada. Así, Kazuki Nakajima, Fernando Alonso y Sébastien Buemi se hicieron con un triunfo del todo inesperado y Pechito, Kamui Kobayashi y Mike Conway sufrieron la más dolorosa de las derrotas.

Entre los LMP1 privados al final SMP Racing logró imponer el mayor ritmo de su BR1 #11 (Vandoorne/Aleshin/Petrov), aunque aprovechando los errores de Rebellion Racing, impropios de una estructura que siempre había brillado en Le Mans aprovechando los fallos ajenos. Así, el #1 acabó tres giros por detrás y el #3 a nueve vueltas de su rival por el último cajón del podio.

El vencedor en LMP2 logró así acabar sexto, conquistando Signatech Alpine no sólo la victoria de la mano de Nicolas Lapierre, André Negrao y Pierre Thiriet sino llevándose también la corona mundial. Lapierre cruzó línea de meta y logró así su cuarto triunfo en categoría LMP2. Completaron el podio los coches #38 de Jackie Chan DC Racing y #28 de TDS Racing, copando así de nuevo el podio ORECA, gran dominadora de la categoría.

Ferrari conquistó el triunfo en categoría GTE-Pro, convirtiéndose así en la quinta marca diferente que gana en las últimas cinco ediciones de las 24 Horas de Le Mans. La lotería de los Safety Cars sonrió al #51 de Daniel Serra, James Calado y Alessandro Pier Guidi, pero ello no quita ni un ápice de mérito al pilotaje de este trío, que se impuso por delante de los Porsche #91 y #93. Antonio García acabó 9º con el Corvette #63 tras retrasarse en la recta final como consecuencia de un incidente y problemas de dirección, mientras que el Ferrari #71 de Miguel Molina acabó muy retrasado tras sufrir una fuga durante la noche.

Ford no pudo subir al podio en GTE-Pro como despedida a su programa oficial con el Ford GT, pero sí se llevó la victoria en GTE-Am al aprovechar Keating Motorsports la debacle de Dempsey-Proton Racing, aparentemente favorita en la categoría con tres coches al inicio de la semana. Así, Ben Keating, Jeroen Bleekemolen y Felipe Fraga se llevaron la victoria en la primera aparición privada del Ford GT.

Foto | Toyota GAZOO Racing