CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

2 MIN

Un problema de motor deja a Carlos Sainz a las puertas de Q3

Iván Fernández | 25 Nov 2017
carlos-sainz-clasificacion-renault-abu-dhabi-f1
carlos-sainz-clasificacion-renault-abu-dhabi-f1

Fernando Alonso ya advertía que prefería quedarse a las puertas de la Q3 para poder seleccionar los neumáticos con los que empezar y así ha sido en el caso de los dos españoles. Sin embargo, en el caso de Carlos Sainz, lejos de aceptar este hecho de forma positiva, se mostraba seriamente contrariado a su llegada al pit lane. El piloto madrileño estaba clasificado en 12ª posición de parrilla, justo tras Fernando Alonso y sabedor de que lo tendrá difícil para aportar mañana los puntos que tanto necesita la firma del rombo para poder superar a Toro Rosso en la clasificación de constructores.

Algo había fallado en esa última vuelta de Q2 que no había permitido al madrileño sacar todo el potencial que tenía en su mano, algo que quedaba aclarado cuando pasaba por los micrófonos de las televisiones y confirmaba precisamente eso, que un problema con el propulsor les había dejado sin potencia en la recta final de una vuelta en la que venía mejorando los sectores del tiempo que en esos momentos marcaba el corte, el de Fernando Alonso con el McLaren-Honda.

Hemos tenido una Q2 difícil. En el primer run no he podido mejorar. Hemos tenido problemas calentando las ruedas y en el segundo hemos tenido un problema con el motor que a la salida de la última curva nos ha falla. No ha sido tema de tráfico. Teníamos coches para estar en Q3 y que nos haya pasado esto es una faena.

El gesto era seriamente contrariado por parte de Sainz, viendo además que el potencial del Renault había permitido a su nuevo compañero, Nico Hülkenberg, colarse entre los 10 mejores pilotos de este sábado. Queda ahora el trabajo para los ingenieros y técnicos de buscar el fallo que ha provocado esta situación, pensando mañana en una carrera en la que le volverá a tocar bailar con una de sus parejas habituales esta temporada, el siempre correoso Fernando Alonso, así como la mayor potencia de los motores Mercedes que han clasificado por delante. De su resultado y del de Hülkenberg dependen los 10 millones de euros que hay entre una y otra posición final en el Mundial de constructores.