ESPACIOS
COMPETICIÓN
Cerrar CERRAR
Competición

4 MIN

Volkswagen y el motor V8 turbo secreto que no llegó a debutar en Fórmula 1

No es la primera vez que una de las marcas del Grupo Volkswagen nos guarda en secreto alguno de sus proyectos en competición. La historia del motorsport nos ha dejado durante años numerosos ejemplos, comenzando por los Audi Quattro S1 con motor central, su evolución natural bajo la reglamentación Grupo S (sumado al ejemplo reciente del LMDh), el nonato Volkswagen Polo WRC 2017 del que finalmente vimos las primeras imágenes hace apenas unos meses tras un lustro de espera, los Lamborghini Urus que iban a tener su propia copa monomarca o el Porsche 9R3 que estaba llamado a ser el primer LMP moderno de los de Stuttgart.

¿Y si viajamos un poco más al pasado? Con Audi y Porsche llamando a la puerta de la Fórmula 1, muchos han hecho repaso histórico a las presencias de firmas del Grupo germano dentro del Gran Circo. Ese camino por la historia se detiene en la década de los ochenta, precisamente en el momento en el que Volkswagen se encontraba trabajando en su propio motor V8 turbo de 1.5 litros para hacer una internada dentro de la categoría reina de los monoplazas.

El proyecto, aunque duró poco, fue lo suficientemente serio como para pensar en que Volkswagen estaba muy interesada en la Fórmula 1. Peter Hofbauer y Klaus-Peter Rosorious encabezaron el esfuerzo técnico realizado. La propia publicación Motor Sport Magazine ha descubierto algunos de los principales detalles de un motor que podría haber estado listo para la temporada 1986, lo que habría supuesto un duelo directo con Porsche.

Según el medio anglosajón, Jack Brabham, John Judd, e incluso March aparentemente se interesaron por estos trabajos realizados por el departamento de sistemas de propulsión de Volkswagen, e incluso se puso sobre la mesa la opción de hacer su propio esfuerzo de fábrica con un chasis de construcción propia que habría sido una de las noticias más importantes de la década.

La historia no se llevó a cabo, por lo que nos trasladamos a 2026, año en el que oficialmente, el Grupo Volkswagen realizará su debut dentro del campeonato del Mundo de Fórmula 1 ya que cuando Porsche formó parte del mismo tanto en la década de los sesenta con varias victorias, como en los ochenta junto a la escudería McLaren y los motores TAG, los de Stuttgart todavía no formaban parte del organigrama. Lamborghini, Bugatti, Bentley y Audi también estuvieron presentes, especialmente en la época de los ‘Grand Prix’, pero en esos momentos tampoco eran propiedad del fabricante de Wolfsburgo.

Según la información suministrada por Hofbauer, el concepto del motor V8 de 1.5 litros se basaba en el VR6 empleado en el Volkswagen Golf, evidentemente ampliado y con más cilindros. Precisamente ese diseño tan compacto y ligero (los dos bancos de cilindros estaban en un ángulo ridículo de 15 grados) debería haber sido toda una revolución dentro de la Fórmula 1, ese secreto del éxito con el que dar todo un golpe sobre la mesa. Finalmente, las decisiones internas terminaron por concluir esta opción, aunque el departamento técnico llegó lo suficientemente lejos como para crear una unidad de pruebas dentro de la etapa inicial. Posteriormente, además de su presencia en el Dakar y en el WRC, Volkswagen dejó su impronta suministrando motores en la Fórmula 3 en sus distintas épocas.

Habríamos tenido una buena oportunidad con este motor. Pensamos que este concepto podría usarse en un motor de rendimiento altamente compacto. Tomamos nuestro motor de producción, jugamos con él y cambiamos la carrera. La salida de un motor de alta potencia proviene de la velocidad a la que puede funcionar, y cuanto más pequeño es el cilindro, más rápido puede funcionar. Este VR8, un ocho cilindros con una sola culata con estos cilindros apilados, te daría una máquina enormemente compacta y liviana, por lo que la relación potencia-peso sería superior. La densidad de potencia es el número clave aquí – Peter Hofbauer

Vía | Motor Sport Magazine

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

Iván Fernández

Cargando...