CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Hasta 6.000€ de multa por intentar eludir los radares, así pilla al pillo la DGT

David Villarreal | @davidvillarreal | 25 Feb 2022
Radar Fijo Senal
Radar Fijo Senal

El que hace la ley hace la trampa. Y cuando surge la trampa, el que hace la ley la revisa para tratar de evitarla.

Los sistemas de vigilancia de la velocidad de la Dirección General de Tráfico, los radares, no son infalibles. Pero las últimas técnicas, y las últimas sanciones de la DGT, que pueden llegar hasta los 6.000€ de multa, tratan de evitar que los conductores eludan la acción de los cinemómetros.

¿Y como pilla al pillo la DGT?

Radar fijo de la DGT.

Inhibidores, detectores y avisadores de radar

La Dirección General de Tráfico diferencia entre tres tipos de dispositivos concebidos para interferir, o detectar, la presencia de radares.

  • Los inhibidores de radar "interfieren en el correcto funcionamiento de los sistemas de vigilancia del tráfico", lo cual está prohibido y definido como infracción grave por el artículo 77 de la Ley sobre Tráfico. Mucho ojo, porque las sanciones por llevar instalado un inhibidor de radares son muy severas, con una multa de 6.000€ y la retirada de 6 puntos del carné, según el anexo II de la Ley sobre Tráfico.
  • El uso de detectores de radar también está prohibido y desde el 21 de marzo de 2022, con la reformada Ley sobre Tráfico, también sanciona su presencia en el vehículo, aunque no se esté utilizando. Los detectores de radar no interfieren el funcionamiento de los cinemómetros, pero sí son capaces de detectar su presencia y avisar al conductor. La multa asciende a 200€, puesto que es considerada una infracción grave, y supone la retirada de 3 puntos del carné.
  • Los avisadores de radar de los navegadores, ya sea mediante una base de datos con la posición de radares fijos y localizaciones habituales de radares móviles, o mediante las aportaciones de la comunidad, con aplicaciones como Waze, no están prohibidos. Aunque la DGT ha estudiado cómo evitar el uso de aplicaciones que avisan de los controles móviles, aún no existe ninguna prohibición, ni tampoco técnicas para evitar su uso.
Ver diferencias entre avisadores, detectores, e inhibidores de radares
Imágenes captadas por el sistema de radar de los helicópteros dotados de Pegasus.

Mejorar la tecnología de detección de radares

En los últimos años, la Dirección General de Tráfico ha ido implementando sistemas cada vez más precisos para detectar los excesos de velocidad:

  • Con Pegasus, la DGT introdujo un sistema de vigilancia que a menudo pasa inadvertido para el conductor y que desde las alturas puede controlar áreas más extensas, en menor tiempo. La dotación de helicópteros equipados con Pegasus ha ido incrementándose en los últimos años. Y quizás su mayor aportación haya sido la de recordar al conductor que en cualquier momento puede estar siendo vigilado.
  • Los radares de tramo también han ido incrementando su presencia en las carreteras españolas en los últimos años, añadiendo un componente realmente interesante para el control de los excesos de velocidad. Con el radar de tramo ya no basta con frenar a la altura del radar para evitar la multa, sino que el conductor ha de mantener su velocidad por debajo de los límites de la vía durante un tramo más extenso, lo que permite, sobre todo, controlar la velocidad más efectivamente en tramos de especial peligrosidad.
  • Los radares Velolaser de nueva generación también están siendo especialmente efectivos. Al ser dispositivos muy compactos, que pueden adherirse a un guardarraíl, y mantener los vehículos camuflados de patrulla a cierta distancia, este tipo de radares Velolaser suelen pasar desapercibidos para los conductores.
Helicóptero de la DGT equipado con tecnología Pegasus.

Radares dobles y radares en cascada

  • Los radares dobles trataban de perseguir, como los radares de tramo, la problemática del conductor que únicamente reducía su velocidad al pasar por el punto concreto en el que se había instalado un radar fijo. La DGT ha ido incorporando en los últimos años radares dobles, tramos de apenas unos kilómetros, o incluso cientos de metros, en los que nos encontramos varios radares fijos seguidos y que, por ser fijos, han de estar convenientemente señalizados y geolocalizados.
  • Los radares en cascada son una alternativa aún más interesante. Primero como prueba piloto y más tarde como técnica de control de los excesos de velocidad, la DGT ha ido colocando radares en cascada, radares camuflados antes, y después de los radares fijos ya conocidos, para pillar precisamente al conductor que únicamente reduce la velocidad al pasar por un radar fijo.