CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Industria

4 MIN

Exxon y Chevron, las dos grandes petroleras de EEUU, se suben al carro de los combustibles sintéticos

Elena Sanz Bartolomé | 23 Ago 2021
Combustible Sintetico Petroleras Eeuu  01
Combustible Sintetico Petroleras Eeuu  01

Los combustibles sintéticos se han convertido en la gran esperanza para los coches de combustión: una alternativa que permite fabricar carburante neutro en emisiones de dióxido de carbono (CO2). Parte del futuro de la industria pasaría por los e-fuels y las compañías del sector no pueden (ni quieren) ignorarlo. Repsol ha asegurado que producirá 250.000 toneladas de biocombustibles y ahora, según informa Reuters, las grandes petroleras de Estados Unidos (Exxon y Chevron) son las que se han subido al carro de los combustibles sintéticos.

En Estados Unidos, los combustibles sintéticos representan el 5% del consumo. Una cifra aún pequeña, pero destinada a crecer a medida que los sectores implicados se adapten para reducir las emisiones y combatir el cambio climático global. Las petroleras cuentan con divisiones de refinación masivas, que son las culpables de esos niveles contaminantes. Conscientes de ello, algunas como Royal Dutch Shell Plc o TotalEnergies ya han invertido una parte de su capital en tecnologías verdes.

EEUU vs Europa

Exxon y Chevron, las dos más poderosas de EEUU, han estado en el centro de la diana: las críticas censuran que su apuesta por las energías renovables es menos urgente que el de sus rivales europeos. Han captado el mensaje, han observado el floreciente mercado de los e-fuels y se han puesto manos a la obra: ambas están investigando la forma de producir combustibles sostenibles sin tener que gastar miles de millones de dólares. Y es que reconfigurar los procesos para fabricar tales productos no es barato.

La producción comercial de carburantes sintéticos es más cara que la fabricación de gasolina convencional… a no ser que esté acompañada de créditos fiscales. Exxon y Chevron están investigando cómo procesar materias primas de origen biológico (aceites vegetales y biocombustibles parcialmente procesados con destilados de petróleo) para crear diésel y gasolina renovables o combustible de aviación sostenible sin aumentar significativamente los gastos.

Exxon, el socio de Porsche

Hasta ahora, la relación que Exxon mantenía con los combustibles sintéticos se reducía, prácticamente, al acuerdo alcanzado con Porsche para crear el ‘Esso Renewable Racing Fuel’. Un carburante con bajo contenido de carbono que probarán en la Porsche Mobil 1 Supercup.

Ahora, sin embargo, ha creado un grupo de trabajo para determinar la capacidad que tienen sus refinerías de coprocesar hasta el 50% de algunas materias primas biológicas con las que fabricarían este tipo de carburante. No pinta mal la cosa cuando la compañía ha afirmado que podrá producir más de 40.000 barriles diarios de combustibles de bajas emisiones a un coste competitivo… en 2025.

Chevron

Antes podríamos ver en el mercado los productos de Chevron. Su investigación se centra en dar con la fórmula que le permita emplear esas materias primas biológicas a través del craqueo catalítico: un proceso que consiste en descomponer termalmente los componentes del petróleo en un catalizador.

Como decíamos, sus fechas son más ambiciosas: apuntan a finales de este mismo año. A esto habría que añadir la búsqueda de un camino que le permita producir y generar créditos para desarrollar gasolina renovable. Ese producto aún no está disponible comercialmente, pero puede reducir las emisiones de dióxido de carbono entre un 61% y un 83% dependiendo de la materia prima que se utilice.