CERRAR
MENÚ
Diariomotor Energía y SostenibilidadLogo Diariomotor Energía y Sostenibilidad

6 MIN

La fuente de energía eficiente e inagotable que lleva existiendo desde antes que el ser humano

David Villarreal | @davidvillarreal | 23 Oct 2022
Jaguar I Pace Coche Electrico Emisiones Diesel Gasolina 2035
Jaguar I Pace Coche Electrico Emisiones Diesel Gasolina 2035

La Unión Europea se ha propuesto acabar con los combustibles fósiles, abogar decididamente por una transición hacia el coche eléctrico, hasta el punto en que en 2035 se prohibirá la venta de automóviles con motor de combustión interna. Pero eso no es más que uno de los marcos que se han propuesto para un proyecto aún más ambicioso, el de transformar por completo el modelo energético y económico, con objeto de acabar con las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana, que contribuyen al calentamiento global, y crear un nuevo modelo energético, reduciendo nuestra huella de carbono.

Y es ahí donde entra en juego la fuente de energía eficiente e inagotable que lleva existiendo desde antes que el ser humano y de cómo llegamos a dominarla.

Las energías renovables se erigen como camino, y destino, hacia un nuevo modelo energético, y también en la transición hacia el coche eléctrico.

La energía renovable es camino y destino de un nuevo modelo energético

Tras una fuente de energía eficiente e inagotable

Hoy nadie pone en duda los beneficios de la energía renovable. Producir electricidad aprovechando la energía cinética de las masas de aire, mediante generadores eólicos; captando la radiación electromagnética del Sol, mediante placas solares en generadores fotovoltaicos; o incluso aprovechando el calor del interior de la Tierra, con la energía geotérmica; nos permite prescindir de otras fuentes de energía que contaminan y emiten CO2, como sucede en centrales térmicas - sobre todo de ciclo combinado en España - o generan dudas al respecto de la seguridad o el tratamiento de residuos, como la energía nuclear.

El plan de los miembros de la Unión Europea pasa por incrementar notablemente su producción renovable. En el día anterior a la redacción de este artículo, un 38,61% de la demanda de energía eléctrica en España se cubrió mediante la generación eólica, mientras que la solar fotovoltaica y térmica apenas supuso un 0,01%. Las centrales de ciclo combinado cubrieron un 30,25% de la demanda y las nucleares un 19,34%.

La energía renovable, sobre todo si nos centramos en la eólica y la solar, plantea retos y no pocos problemas. La dependencia de las condiciones climáticas, meteorológicas u horarias requiere necesariamente de nuevas tecnologías de almacenamiento masivo de energía y disponer de otras fuentes de generación de energía. Como os decíamos, en el día de ayer la mitad de la demanda de energía eléctrica en España quedó cubierta por los ciclos combinados, que emiten CO2; y la energía nuclear, libre de CO2, pero no exenta de residuos y, sobre todo, objeto de la desconfianza de algunos ciudadanos y estamentos políticos.

Los beneficios de la energía renovable son indudables, pero también el hecho de que requiera de otras fuentes de energía de respaldo y de sistemas de almacenamiento masivo de energía

¿El momento de la energía nuclear?

Si tuviéramos que encontrar una fuente de energía eficiente e inagotable que llevase existiendo desde antes que el ser humano, desde el mismo momento en que empezó a formarse el universo, esa sería la energía nuclear. En el siglo pasado, la humanidad aprendió a dominar - o mejor dicho, controlar - el átomo constructivamente, para obtener energía, y destructivamente, para crear las armas más potentes que jamás se hubieran conocido. La energía nuclear no emite CO2, pero no puede considerarse renovable, y genera residuos que han de tratarse y almacenarse.

La energía nuclear se postula como una solución adecuada, como respaldo y complemento para las renovables. De ahí que haya sido objeto de debate en la Unión Europea, si no para ser considerada energía verde indefinidamente, sí para hacerlo con carácter de interinidad, mientras se expande la producción renovable y se desarrollan nuevas tecnologías. A pesar del debate público existente, la energía nuclear sigue desarrollándose con proyectos muy prometedores, como en lo que respecta a los reactores nucleares pequeños.

Pero, de nuevo, y más allá de algunas decisiones que se estén tomando derivadas de la crisis energética devenida de la guerra en Ucrania, algunos países de nuestro entorno - y también España - han cerrado las puertas a la energía nuclear.

La energía nuclear podría ser la fuente de producción de respaldo ideal para complementar la renovable, pero se enfrenta a la oposición de ciudadanos y gobiernos

El gran reto de acumular energía renovable

La energía renovable requiere de fuentes de producción alternativas, de respaldo, pero también de soluciones de almacenamiento de energía. Almacenar energía eléctrica es costoso y tecnológicamente no se dispone de soluciones que permitan hacerlo masivamente, pese a los avances que se están experimentando en el desarrollo de baterías químicas.

Se están investigando diferentes alternativas, como una solución que se está potenciando - pese a no ser nueva - como es utilizar la infraestructura de las plantas hidroeléctricas para que estas no solo funcionen generando electricidad en saltos de agua, sino también empleando electricidad sobrante para bombear agua y que estas puedan funcionar como una suerte de gigantescas baterías.

La economía del hidrógeno, o los combustibles sintéticos neutrales, también pueden contribuir en este proceso, en tanto en cuanto se producen mediante procesos en los que la energía eléctrica se transforma en hidrógeno o combustible que, en esencia, son una acumulación de energía.

La energía renovable requiere de sistemas de almacenamiento masivo de energía para superar su variabilidad y estacionalidad

Renovables sí, ¿pero quieres que estén junto a tu casa?

Las condiciones climáticas y meteorológicas de España podrían convertirnos en la gran potencia energética europea, por ser un lugar en el que se dan las mejores condiciones para gozar de una producción renovable superior a la que requiere el sistema eléctrico de nuestro país. ¿Pero queremos ser el productor de energía eléctrica de Europa?

En los últimos años estamos viendo cómo algunos grandes proyectos de energía renovable, solar y sobre todo eólica, se topan con la oposición de poblaciones, sobre todo en el entorno rural, que abren el debate al respecto de algunos problemas derivados de este nuevo modelo energético, como el impacto paisajístico de la instalación de generadores eólicos y plantas fotovoltaicas.

Como vemos, la energía renovable es necesaria, camino y fin del proceso de transición energética que ya se ha iniciado. La transición hacia el coche eléctrico tampoco se entendería si no caminara pareja de este nuevo modelo de producción energética. Pero también está sujeta a problemas y, sobre todo, a grandes retos que la tecnología deberá resolver.