comscore
MENÚ
Diariomotor

6 MIN

¿Cuál es el coche ideal para viajar con un perro?

Coche Para Viajar Con Perro

El perro es el mejor amigo del hombre. Una afirmación que es imposible rebatir a cualquier propietario de un peludo, entre los que felizmente me incluyo. El hecho de tener un perro puede afectar de forma significativa - o condicionarla completamente - a la decisión de compra de un coche, un coche en el que queremos que nuestro compañero viaje cómodo y seguro. En este artículo queremos recomendaros cuáles son los coches ideales para que un perro viaje con nosotros. Como resumen rápido, los familiares y las furgonetas de pasajeros se postulan como las alternativas ideales, pero la casuística es realmente variada.

¿Qué coche es ideal para viajar con un perro?

Aunque no soy gallego, la respuesta más acertada que os puedo dar es "depende". Y depende de varios factores, en los que el fundamental es el tamaño del perro. Si nuestro perro es un pequeño yorkshire de apenas tres kilos, lo ideal es que viaje en un transportín, situado en el suelo, delante de los asientos delanteros. Los perros varían mucho en tamaño y peso, pero cuando superan los 20 kilos, empieza a ser ideal que viajen en el maletero del coche. De esta forma, podemos usar todas las plazas del coche y ellos tienen un espacio cómodo, en el que no se deberían sentir agobiados.

Nuestra prioridad debería ser que el animal viaje de forma cómoda y sobre todo segura, tanto para sí mismo como para el resto de ocupantes del coche.

Antes de entrar en harina, hemos de repasar brevemente la legislación. La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial dice lo siguiente:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.

La Ley no dice cómo debe viajar el animal dentro del coche, pero tanto la DGT como el RACE ofrecen consejos para que el animal viaje seguro, como recogen en la web especializada Sr. Perro. Centrándonos en los perros de cierto tamaño - aquellos que rondan o superan los 20 kilos - lo ideal es que tengan su propio espacio en el maletero del coche. Un maletero que debería tener unas dimensiones generosas y estar separado del habitáculo mediante una red o una reja. Algunas marcas ofrecen estos accesorios de forma oficial, pero el aftermarket ofrece soluciones para prácticamente todos los coches del mercado.

Si el perro va a viajar en el maletero del coche, necesitamos un maletero de grandes dimensiones. A los perros les encanta observar el paisaje y olfatear sus olores mientras viajamos. Por ello, algunos coches compactos o SUVs con poca superficie acristalada y zagas con caídas de techo pronunciadas podrían no ser los coches más adecuados. Coches como los BMW Serie 1 o los Toyota C-HR con toda seguridad podrían agobiar al animal: sus maleteros tienen tamaños más bien modestos, con formas muy cavernosas. Un coche ideal - en mi humilde opinión - es un coche familiar, de los de "toda la vida".

Si el perro va a viajar en el maletero, una rejilla de separación y un suelo de goma son accesorios imprescindibles.

Familiares como por ejemplo los Toyota Corolla Touring Sport o Ford Focus SportBreak se postulan como alternativas ideales. Este tipo de coches tienen una boca de carga situada cerca del suelo - el perro podrá entrar y salir de un pequeño salto - y cuentan con un espacio de carga de formas regulares, con una superficie de carga enrasada con la propia boca del maletero. Además, tienen cortinas enrollables que podemos abrir cuando el perro viaje con nosotros, sin necesidad de desmontar la bandeja del maletero. Además de ser diáfana, la zona de carga tiene ventanillas, por las que el perro puede otear el horizonte.

Pero sin duda el coche ideal para viajar con perros es una furgoneta de pasajeros. Un tipo de coche que se está convirtiendo en una alternativa ideal a los SUV y los monovolúmenes para muchas familias. Coches como una Volkswagen Caddy o Peugeot Rifter, por ejemplo. Estos coches tienen las mismas ventajas que un coche familiar, pero magnificadas. La boca de carga está a una altura aún más baja - algo a tener en cuenta si nuestro perro tiene una cierta edad - y maleteros de gigantescas dimensiones en los que el perro se puede mover libremente. En nuestra familia se ha comprado uno de estos vehículos, porque viajamos habitualmente con perros.

Un transportín es la mejor opción para los viajes con perro, evitando problemas en caso de frenazos o accidentes.

Cómo transportar a nuestro perro de forma cómoda y segura

Un último apunte. Ya tengamos un SUV grande - otro coche bastante acertado para transportar perros, aunque su boca de carga suele estar bastante alta - un familiar o una furgoneta, hemos de recordaros que lo ideal es que el perro viaje en un transportín. Si bien no incumplimos normativa alguna si el perro viaja suelto en el maletero, en caso de un frenazo brusco o un accidente, nuestro animal podría golpearse y sufrir graves lesiones. Por ello, la opción idónea es que viaje en una jaula de transporte o transportín de grandes dimensiones (ver producto en Amazon). Otra alternativa es sujetarlo a los ganchos del maletero mediante un arnés con dos enganches - una solución menos agobiante para nuestro amigo, ya que retiene cierta libertad de movimiento.

Y recuerda, cuida de tu perro como él cuida de ti. Si vas a hacer largos viajes con el perro, asegúrate de llevar abundante agua y snacks. Si el perro es propenso a marearse, no le des comida antes de iniciar el viaje, y para habitualmente para que pueda hacer sus necesidades y estirar las patas. Si lo tienes que dejar encerrado en el coche, aunque sean solo unos minutos, deja alguna ventanilla ligeramente abierta y aparca a la sombra: el calor que se acumula en un coche es mortal de necesidad para un perro: al no poder sudar y tener su cuerpo recubierto de pelo, su capacidad de "refrigeración" es mucho más limitada que la nuestra.

Un ambientador y limpieza constante son tus mejores amigos si vas a transportar animales en el coche con frecuencia.