comscore
MENÚ
Diariomotor

10 MIN

¿Cuáles son los defectos más frecuentes en la ITV y cómo evitarlos?

Defectos Fallos Comunes Itv Estacion

Pasar la ITV es un trámite al que todos los conductores nos solemos enfrentar con relativa frecuencia, y más teniendo en cuenta que la edad media del parque móvil español es de casi trece años, lo que significa que este trance se convierte en anual en la mayoría de las situaciones. Para parte de esos conductores es un momento de incertidumbre y preocupación hasta que consiguen la nueva pegatina que les autoriza a seguir circulando tranquilamente un año más, y es por ello que te vamos a contar los diez defectos más comunes para que así puedas evitarlos y acudir con confianza.

En el año 2018 se detectó un defecto grave en más del 20 % de los vehículos examinados.

1. Alumbrado

Entre defectos graves y leves el pasado 2018 se detectaron casi 8,6 millones de fallos relacionados con el sistema de alumbrado, lo que lo convierte con mucha diferencia como el más frecuente de esta lista. Ten en cuenta que dependiendo del tipo de incidencia puede ser un defecto leve, como una bombilla de las luces de carretera fundida, o grave como una regulación incorrecta de la altura de las luces.

Así pues, antes de acudir a la ITV comprueba que todas y cada una de las luces del coche funcionan: cortas, largas, luces de emergencia, matrícula... y para verificar que el haz de luz está a la altura correcta, además de que ambos faros alumbran igual de alto, puedes servirte de una pared en un lugar poco iluminado como un parking. Igualmente, si en tu coche has realizado alguna modificación como instalar un kit de xenón no homologado o unos faros amarillos para darle ese look francés tampoco superarás la inspección.

2. Estado exterior

Los más de 3,9 millones de defectos relativos al estado exterior detectados no se referían precisamente a cómo de bien se conservaban esos coches, sino a otros aspectos relacionados principalmente con la seguridad de terceros, como por ejemplo que tras un pequeño golpe no presente su carrocería zonas cortantes o salientes que puedan herir a un peatón en caso de impacto. Asimismo, el no contar con los retrovisores exteriores en buen estado, ya sea porque directamente están rotos o el espejo no permite una correcta visibilidad, es el defecto estrella en cuanto al estado exterior del vehículo se refiere.

La solución es simple, pasa por acudir a la ITV con ambos retrovisores en buen estado y sin daños importantes como consecuencia de algún accidente. Por otro lado, si has realizado algún tipo de modificación estética importante, como incorporar un alerón (no el típico pequeño adherido sobre el portón), un kit de carrocería que no se ofreciese en opción para tu coche, o añadidos como un splitter que pudiesen resultar peligroso para los peatones, necesitarás contar con la correspondiente homologación de dichas modificaciones.

3. Motor y sistema de transmisión

El número de defectos detectados en el motor y sistema de transmisión es prácticamente el mismo que los del apartado anterior, siendo casi siempre debidos a pérdidas de aceite o anticongelante, o que que están excesivamente machados. Así pues, lo primero de todo es detectar la existencia de un pérdida, para lo que deberías comprobar de vez en cuando que en tu aparcamiento habitual no hay ninguna mancha de aceite o similar, además de inspeccionar cuidadosamente el vano motor con la ayuda de una linterna, sobre todo el cubrecárter. En caso de contar con un coche diésel bien entrado en años, en los cuales es habitual que exista un rezume de aceite por casi todos sus elementos, puedes acudir a un profesional (o hacerlo tú mismo) para limpiar adecuadamente el motor, evitando el uso de agua a presión, ya que cabe la posibilidad de dañar algún cable o tubo de vacío, y dar lugar a un estropicio mayor.

4. Sistema de frenado

Por desgracia, un sistema tan importante para la seguridad como son los frenos se encuentra en cuarta posición con un total de 3.469.214 defectos. Para comprobar el estado de tus frenos en la ITV utilizan una máquina con unos rodillos llamada frenómetro, en la que miden tres parámetros: fuerza de frenado, diferencia entre las ruedas de un mimo eje, y la fluctuación (si al pisar el pedal de freno con una misma intensidad la fuerza de frenado no oscila). Así pues, con esos parámetros determinan la eficacia de frenado, y por tanto, si su estado es el adecuado.

En la mayoría de los casos deberías detectar en la conducción del día a día si la eficacia de los frenos no es la debida, por ejemplo, si al frenar notas que vibra la dirección posiblemente cuentes con unos discos alabeados (quizá debido a que estén gastados o a que han sufrido un sobrecalentamiento) o aparezca en el cuadro de instrumentos el chivato avisando que las pastillas están en las últimas. No obstante, comprobar de vez en cuanto visualmente el desgaste y estado tanto de los discos como de las pastillas puede ahorrarnos un disgusto, y tampoco olvides cambiar el líquido de frenos, ya que es un fluido higroscópico y adsorbe agua, por lo que con el tiempo no transmitirá la suficiente presión hidráulica de la bomba a los pistones de las pinzas.

5. Matrícula en buen estado

En la ITV se comprueba que el número de bastidor que figura en el propio coche, normalmente en el vano motor en la zona del amortiguador, coincide con la documentación del vehículo, para así detectar cualquier tipo de manipulación e ilegalidad. No obstante, este tipo de defectos es casi inexistente, al contrario de lo que sucede con las placas de matrícula, ya que con los años acaban perdiendo parte del color blanco dificultando su lectura o dañadas por los típicos estacionamiento a oído del vecino con su bola de remolque. Igualmente, si está muy sucia o hay colocado cualquier elemento que impida su correcta visualización también se considerará una falta grave.

La solución es simple, si están dañadas compra unas nuevas. Actualmente puedes hacerte con una pareja de matrículas acrílicas de calidad por unos 30 - 35 euros, las cuales, además de darle un toque más moderno a tu coche, también son más resistentes a impactos y se limpian con mayor facilidad, sobre todo a la hora de eliminar los mosquitos que quedan "atropellados" en ella.

6. Sistema de suspensión y neumáticos

Los defectos de este tipo suponen casi 1,7 millones, siendo gran parte de ellos relativos a los neumáticos. Es importante acudir (y tener) unos neumáticos en buen estado, sin desperfectos visuales, y que la profundidad de su dibujo sea como mínimo de 1,6 mm (el mínimo legal). Igualmente, el técnico de la ITV comprobará que ambos ejes poseen el mismo modelo de neumático, y que todos ellos son de la medida homologadas para el coche según lo estipulado en la ficha técnica, además del índice de carga y código de velocidad.

Por otro lado también se comprueba el correcto estado del sistema de suspensión, algo más difícil de verificar por nosotros mismos antes de acudir a la inspección, pero si detectas que tus amortiguadores rezuman un poco de aceite, que la carrocería inclina en exceso, o que al pasar sobre un resalto o bache rebota varias veces seguidas, es síntoma de unos amortiguadores en mal estado.

7. Emisiones

Aunque se cree que es el defecto más común, ocupa la séptima posición con unas 1,4 millones de incidencias. En este caso, a no ser que acudas a un taller para realizar una inspección pre-ITV, es imposible que lo puedas detectar por tus propios medios. Así pues, es recomendable acudir a la línea de inspección con el motor a temperatura de funcionamiento para que los sistemas anticontaminación se encuentren trabajando en el rango óptimo de temperatura. No obstante, si el sistema de escape presenta alguna fuga o rotura, que dependiendo de la magnitud de la misma puede detectar simplemente por su sonido, es más que probable que no supere la prueba de gases, al igual que si cuenta con un filtro de partículas o EGR obstruidos.

8. Sistema de dirección

Los fuelles de la dirección y las rótulas en mal estado son los grandes protagonistas de los más de 900 mil defectos detectados de esta clase. Unas rótulas defectuosas se perciben por una dirección imprecisa y hasta incluso con algo de holgura. En cuanto a los fuelles, también conocidos por guardapolvos, suelen perder grasa cuando aparece una raja en ellos, por lo que girando la dirección a tope y con la ayuda de una linterna podrías localizar este defecto.

9. Estado interior

En lo relativo al interior, es importante que todos los cinturones abrochen correctamente, y que dándoles un pequeño tirón queden bloqueados. Igualmente, también se comprueba que los asientos están bien sujetos, que no exista ningún tipo de grieta o impacto en ninguna luna que dificulte la visión, además de contar con el espejo retrovisor interior si el vehículo dispone de un cristal trasero tintado o si no posee el derecho (en el caso de los coches más antiguos). No olvides que si en el cuadro de instrumentos aparece algún testigo de avería, como el del airbag, tampoco superarás la ITV.

10. Prueba diagnosis OBD

De nuevo, es casi imposible prevenir alguna de las anomalías que el técnico de la ITV puede detectar mediante una diagnosis a través del puerto OBD, una medida que según AECA (Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos) ha supuesto un incremento de 180.000 vehículos rechazados por unas emisiones superiores a las debidas.

¿Cuál es la multa por circular sin ITV?

Gracias al sistema ITICI (Intercambio telemático de la Inspección Técnica de Vehículos) la DGT sabe si cuentas con la ITV en vigor, por lo que simplemente mediante el uso de los 30 lectores de matricula móviles, las diferentes cámaras de vigilancia, los controles aleatorios a pie de carretera o incluso usando los propios radares fijos, los cuales son capaces de leer la matrícula sin que circules excediendo el límite de velocidad, pueden sancionarte si no cuentas con ella al día.

La sanción por circular con la ITV caducada o desfavorable es de 200 € sin pérdida de puntos, y de 500 € en caso de que el resultado hay sido negativo (también sin pérdida de puntos). Por otro lado, recuerda que debes colocar la pegatina que así lo acredita en el ángulo superior derecho de la luna delantera bajo sanción de 80 €.

Más guías sobre la ITV en Diariomtor:

- Así te "cazará" la DGT si no pasas la ITV - Así detectan los radares de la DGT que circulas sin seguro o sin ITV - Así son los lectores de matrícula de la DGT para vigilar la ITV - ¿Te pueden bloquear el seguro de tu coche por no pasar la ITV? - ¿Qué multa tiene circular con la ITV caducada? - Por qué según la DGT las ITV son mucho más que un sacacuartos - La DGT nos cuenta por qué 1 de cada 5 coches no pasa la ITV - ¿Qué se comprueba en la ITV de un coche?