5 noticias sobre coches de este año que hubiéramos preferido que fueran una broma

 |  @davidvillarreal  | 

2017 ha sido un año cuanto menos movidito. Un año en el que hubiéramos preferido no tener que contaros muchas noticias o, que al menos, hubieran sido una broma. Pero, por desgracia, este año nos ha dejado muchas malas noticias para la industria del automóvil, y para las conductores. Noticias sobre coches que recordaremos con el paso del tiempo, como las acciones de Donald Trump. Noticias muy negativas para los conductores, como la imposición de nuevas restricciones en las grandes ciudades y ver cómo se agrava el problema de la contaminación. Noticias como el fin de la hidroneumática, o el conocimiento de nuevos fraudes en la industria. Noticias como el aumento de los fallecidos en carretera. Y estas son las 5 noticias sobre coches de este año que hubiéramos preferido fueran una broma.

Trump es investido como presidente de los Estados Unidos

No vamos a entrar en consideraciones políticas. No ha lugar. Pero si analizamos todos los movimientos relacionados con la industria del automóvil que ha llevado a cabo Donald Trump, es más que evidente que su investidura ha sido una mala noticia para el sector. Incluso acuerdos internacionales que, a priori, parecía pondrían contra las cuerdas a la industria, beneficiarían a la larga que el sector evolucione y que se produzcan saltos tecnológicos tan importantes como la electrificación. Uno de los acontecimientos a los que hemos asistido este año ha sido que Trump retire a Estados Unidos del Acuerdo de París que pretendía afrontar soluciones para revertir el cambio climático.

Otro de los movimientos más importantes de Donald Trump han sido los que tienen que ver con el proteccionismo de su industria que, de nuevo, puede redundar en beneficios antinaturales para los productores locales que les disuadan de luchar para ser más competitivos frente a sus rivales europeos, japoneses o coreanos, en un momento clave y de transición para la industria. Trump ha arremetido con los fabricantes de casa que producen sus coches fuera de Estados Unidos, y eso ha tenido consecuencias en sus decisiones, e incluso contra marcas extranjeras como BMW, a pesar de que exportan más coches fabricados en Estados Unidos, de los que importan.

La llegada de Trump también ha supuesto la ruptura, o al menos un parón, en acuerdos comerciales que eran realmente importantes, tanto para Estados Unidos, como para los países firmantes, para facilitar la importación y exportación de automóviles.

El adiós de la hidroneumática de Citroën

Ningún otro fabricante generalista había conseguido labrarse la reputación de fabricar automóviles tan confortables como históricamente lo tuvo Citroën. Y debe dar gracias de ello a una tecnología tan importante como lo fuera la suspensión hidroneumática. Para el mercado ha cambiado, y el cliente ya no valora tanto esta tecnología, ni piensa en cómodas berlinas.

La suspensión hidroneumática ha acompañado a Citroën durante más de seis décadas, desde que en 1954 lo estrenará el Citroën Traction Avant. El futuro correrá a cargo de sistemas de suspensiones más sofisticados y no menos confortables. Y el icónico sedán francés, con los chevrones, y sus suspensiones hidroneumáticas, dará paso al coche de moda en estos días, al SUV.

Los coches más antiguos, sobre todo diésel, tienen los días contados en las grandes ciudades

Mal momento para conducir un coche entrado en años, y aún peor si es diésel, y no puedes permitirte renovarlo por un coche moderno. El automóvil se ha convertido en el principal objetivo de los consistorios de las grandes ciudades para atajar un problema que, honestamente, tenemos, y ha de resolverse. Las ciudades que más énfasis han puesto en restringir el tráfico, inicialmente como medida temporal en episodios de alta contaminación, que previsiblemente irán escalando a soluciones más estrictas y permanentes, han sido Madrid, Barcelona y Valladolid. En la capital española hemos llegado a ver cómo se restringía el tráfico por paridad de matrícula y en Barcelona cómo se obliga a llevar en el coche el etiquetado de Tráfico.

Y es precisamente este etiquetado el que abre la puerta a las mayores restricciones que se aplicarán sobre los coches más antiguos, y especialmente los diésel. Fijémonos en que un turismo de gasolina matriculado en febrero del año 2006 (distintivo C), tendría la misma clasificación medioambiental que un diésel fabricado en febrero de 2014 (distintivo C), pero un diésel fabricado en diciembre de 2013 (distintivo B) sería considerado tan contaminante como un gasolina fabricado en enero del año 2000.

Sinceramente esperamos que nuestros gobernantes se preparen para atajar el problema de la contaminación atacando a todas las fuentes que la generan, que son muchas, y no solo al tráfico rodado que, si bien es cierto, también es parte del problema.

Se rompe la tendencia y fallecen más personas en accidentes de tráfico

El año pasado cerrábamos con una estadística terrible. Y aún más terrible por el hecho de ser conscientes que tras las frías cifras hay muchas familias destrozadas. Durante la última década cada año fallecían menos personas en accidentes de tráfico que el año anterior, pero en 2016 esa tendencia se rompía, y los fallecidos repuntaron. Si bien es cierto que también aumentaron significativamente los viajes por carretera, lo cual no debería servirnos de excusa para no hacer nada, como ya os transmitíamos hace un año.

Por desgracia, en 2017 de nuevo tendremos que daros una mala noticia. Si en 2016 fallecieron 1.161 personas en accidentes en vías interurbanas, contabilizadas a un máximo de 24 horas tras los accidentes – que es la cifra más inmediata que puede manejar la Dirección de Tráfico – el 17 de diciembre de 2017 ya habían fallecido 1.165 personas en dichas circunstancias.

Con lo cual, de nuevo, en 2017 habrán fallecido más personas en accidentes de tráfico que en los años anteriores.

Nuevos escándalos, siguen tratando de colárnosla a los clientes

El que pensara que tras el caso de los diésel, que tras destaparse en el Grupo Volkswagen fue salpicando a otros muchos fabricantes, llegaría la calma, se equivocaba. Este año han seguido surgiendo nuevos escándalos en la industria del automóvil, que por la economía de gran escala en la que se mueve el sector en estos tiempos, afectan cada vez a más vehículos. Y cuando surge un escándalo, no lo dudemos, el que siempre ha salido perjudicado por esas prácticas ha sido el cliente.

Además de conocer nuevos datos, y agudizarse el problema de los airbag Takata, la industria japonesa también se ha visto salpicada por un caso también preocupante, el de Kobe Steel y sus metales defectuosos.

La industria alemana salía de un gran escándalo, para verse envuelta en otro. La Comisión Europea ve indicios de la existencia de un cártel en el que podrían estar involucrados los principales fabricantes alemanes.

Lee a continuación: 5 herramientas imprescindibles (y asequibles) para hacer tus primeros pinitos en la mecánica

Ver todos los comentarios 1
  • Meskley

    Otra triste fue el cierre de la planta de Holden en Australia y el fin de la industria local en el país. Decían que continuarían la producción fuera de Australia pero dudo bastante que volvamos a ver a los Ute o Commodore SS . RIP