Cerrar CERRAR

Con 1.000 CV y 565 litros de maletero, no encontrarás monstruo igual para llevar a tus retoños al colegio

Para muchos, el Audi RS 6 Avant es el coche: deportivo, moderno y con capacidad para cinco pasajeros y sus bártulos gracias a un maletero de 565 litros. Es decir, el cóctel perfecto para llevar a los más pequeños al colegio, ir a la oficina y disfrutar de unas tandas en circuito. Sin embargo, para la gente de ABT esa fórmula se quedaba algo corta, por lo que decidieron mejorarla. Y como el preparador alemán no es especialista en agrandar maleteros, ha optado por dotar al familiar de Audi con la friolera de 1.000 CV.

Y aunque bien es cierto que cualquier padre o madre entusiasta del mundo del motor está más que servido con los 600 CV que ofrece el RS 6 de serie, ABT ha elegido el camino de llevarlo al extremo tal y como nos tiene acostumbrados. De esta manera, nos encontramos con un familiar que sigue siendo igual de práctico que siempre pero que tiene la particularidad de que ahora es capaz de medirse con hiper-deportivos.

ABT ha decidido llevar al Audi RS 6 Avant a su máximo nivel

No, no es la primera vez que el preparador germano juega con el RS 6, pero ello no quita que esta vez se han superado por mucho. Y es que no debemos olvidar que, de serie y con el paquete Performance, el familiar de Audi ofrece 630 CV y 850 Nm de par por cortesía de un V8 biturbo de 4.0 litros, pudiendo así fulminar el 0 a 100 en 3,4 segundos y alcanzar una velocidad punta de 280 km/h pese a declarar sobre la báscula 2.165 kilos.

Pero, ¿cómo han conseguido incrementar la potencia en 400 CV? Principalmente tomando como base a lo que ABT bautizó en su día como Audi RS 6 Legacy Edition, o lo que es lo mismo, un RS 6 de 820 CV. Y aunque estamos ante una potencia más que de sobra, el preparador ha recurrido a un sistema para poder equipararlo a bestias del talante de un Bugatti Veyron, por ejemplo.

Concretamente, la empresa alemana hace uso de un sistema de inyección a base de agua y etanol, lo que se conoce técnicamente como IWI (Indirect Water/Ethanol-Injection). Este se encuentra instalado delante de las válvulas de mariposa del sistema de inyección, y se alimenta gracias a un tanque de 15 litros colocado en el maletero -así que lo mismo esos 565 litros de capacidad se ven mermados, aunque ABT no lo especifíca-.

Con todo ello, ABT afirma que el sistema tiene capacidad para 3.000 kilómetros, y se reposta por medio de una boquilla instalada debajo de la de la gasolina. A su vez, las modificaciones en la ECU y turbos se mantienen, y se ha mejorado pistones -ahora tienen reducción de compresión-, sistema de escape, catalizador y se han añadido refrigeradores de aceite.

El Audi RS 7 nutriéndose para tener en funcionamiento el sistema IWI.

Esto permite que el Audi RS 6 Avant se convierta en una bestia de 1.000 CV y 1.150 Nm de par, aunque no de manera permanente. Y es que ABT indica que es necesario utilizar gasolina de 102 octanos -además de accionar el sistema IWI desde el volante- para hacer que el V8 se encuentre en el contexto ideal para producir tal potencia. En caso de utilizar gasolina de 98 octanos nos tememos que tendréis que “conformaros” con 940 CV y 1.050 Nm de par. Problemas del primer mundo, imaginamos.

Sea como fuere, uno tendrá que desembolsar 37.000 euros más lo que cuesta ya de por sí el Audi RS 6 Avant para disfrutar del que para muchos es el familiar definitivo. Pero si no eres demasiado fanático de este tipo de carrocería, tranquilo, ya que ABT ofrece la misma preparación para el Audi RS 7 Sportback.

Foto de Javier López

Javier López

Filólogo hispánico con pasión por los coches que ha conseguido unificar el campo de la escritura con el del automóvil en Diariomotor. También soy un romántico empedernido y un nostálgico, así que me veréis echando de menos muchos modelos. De pequeño debí caerme en una marmita con gasolina, o algo así.

Cargando...