CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Curiosidades

3 MIN

¿A quién debe arrebatar el récord de velocidad el Bugatti Mistral: al Bugatti Veyron o al Hennessey Venom GT?

Elena Sanz Bartolomé | 3 Sept 2022
Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse Hennesey Venom Gt  01
Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse Hennesey Venom Gt  01

En la presentación del Bugatti Mistral, Bugatti dejó en claro que uno de los objetivos del proyecto era dar forma al descapotable más rápido del mundo. Una declaración de intenciones que deja una duda en el aire: ¿a quién debe superar la marca: a sí misma o a Hennessey? Dicho de otra forma: ¿quién es su rival: el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse o el Hennessey Venom GT?

Hagamos algo de memoria. Fue en 2013 cuando el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse alcanzaba los 408,84 km/h en Ehra-Lessien, la pista de pruebas del Grupo Volkswagen. Esa cifra le convertía en el descapotable más rápido del mundo. Tres años después, en 2016, el Hennessey Venom GT Spyder llegó a los 427,4 km/h en la Base Naval de Lemoore (California). A pesar de la diferencia, la marca francesa sostiene que suyo es el récord mientras los estadounidenses mantienen lo mismo.

30
FOTOS

Un modelo de producción

Bugatti defiende, según Carscoops, que el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse es un modelo de producción: fabricaron 300 unidades del Bugatti Veyron y 150 ejemplares del Bugatti Veyron Grand Sport y Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse.

Para ellos, Hennessey produjo menos vehículos y, por ello, no se considera un vehículo de producción en serie: aunque estaban proyectados 29, la marca de Estados Unidos concibió seis Hennessey Venom Spyder más siete versiones coupé. La clave está en que no hay una definición oficial de qué es un coche de producción basándose en el volumen.

123
FOTOS

El registro de datos

Otro punto de discusión es el registro de datos. En este caso, tampoco existe un organismo global que se encargue de medir y ratificar los récords de velocidad: cualquiera con un registrador de datos y un par de cámaras puede afirmar que ha batido esa marca. TÜV certificó la cifra de Bugatti y Hennessey recurrió a Racelogic: ambas empresas son válidas para el objetivo de las pruebas.

Cabría pensar en el Guinness World Record, pero la propia organización impone una serie de requisitos para certificar este tipo de marcas. Los coches deben tener las mismas especificaciones que las unidades que reciben los compradores y, en la prueba, la velocidad se debe registrar en dos direcciones, en el mismo tramo de carretera y en un lapso de tiempo de una hora. Y aunque la industria del motor no especifica las condiciones para que un coche sea considerado de producción, Guinness sí lo hace: la marca debe construir, como mínimo, 30 unidades.

Los próximos récords

Por ahora, Bugatti y Hennessey guardan silencio sobre los planes de futuro para sus nuevos modelos: Bugatti Mistral y Hennessey Venom F5 Coupé.

Los franceses han desvelado que puede llegar fácilmente hasta los 420 km/h, una cifra que le dejaría por detrás de su rival… a no ser que la unidad que intente batir la marca no cuente con limitaciones y sea capaz de ir (mucho) más rápido. Hennessey, por su parte, cree que el Hennessey Venom F5 Coupé podría alcanzar una velocidad máxima de 500 km/h y apunta que el Hennessey Venom F5 Roadster está diseñado para superar los 483 km/h.

¿Se convertirá alguno de ellos en el dueño legítimo de la corona que les convertiría en el descapotable de producción más rápido del mundo?