ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

3 MIN

El trabajador mas incansable del mundo del motor también merece una posición de honor en el museo Mercedes

Cuando compramos un coche nuevo, lo recogemos en nuestro concesionario local de turno, y nos vamos contentos a enseñárselo a nuestra familia y amigos. Sin embargo, antes de que llegue al concesionario, prácticamente todo coche nuevo es transportado en camión portacoches al concesionario o distribuidor. Los portacoches son los protagonistas silenciosos, incansables y no reconocidos de la logística del sector automovilístico. Y como no podía ser de otra forma, tienen una posición de honor en el Mercedes Museum en Stuttgart.

Mercedes es una de las pocas marcas de coches que tiene una división de vehículos pesados. Esta división es tan antigua como la propia marca, que presume de sus vehículos industriales de forma recurrente. En el quinto piso del Mercedes Museum podemos encontrarnos un flamante Mercedes 1624 de los años ochenta, carrozado como portacoches. Es un portacoches no articulado de dos ejes, con una capacidad modesta: sobre sus espaldas puede llevar un máximo de cuatro vehículos. Si llevase un remolque, podría llevar hasta diez coches al mismo tiempo.

El Mercedes Museum es una visita imprescindible para cualquier amante del motor

Camión Mercedes 1624 utilizado para transporte de vehículos, exhibido en un ambiente museístico.

Fotos del Mercedes 1624 portacoches

Sus dimensiones son especialmente impresionantes en un espacio cerrado como el Mercedes Museum. La nota de prensa de la marca alemana habla del reto que supuso subir el camión al quinto piso del museo. Se llevó a cabo desde el enorme atrio central del museo, mediante una grúa pesada instalada permanentemente – capaz de mover cargas de hasta 40 toneladas. El camión se izó descargado, pero incluso sin coches o fluidos su peso es de alrededor de siete toneladas. Mediante una gran puerta auxiliar se introdujo al espacio donde se encuentra expuesto.

Por si a alguien le produce curiosidad, las paredes y suelos de hormigón armado del museo están diseñadas para soportar enormes cargas. Un camión pesado es «pecata minuta» para la estructura del edificio, en resumen. Este incansable trabajador de color azul y rojo lleva sobre su espalda varios vehículos muy importantes. Los Mercedes 230 E y 280 CE de la serie W123 son, respectivamente, las últimas unidades fabricadas de su historia, tanto en carrocería berlina como coupé. A mayores, lleva un Mercedes 380 SEL y un precioso 500 SEC.

Los Mercedes 1624 empleaban un diésel de 12,8 litros, ocho cilindros en uve y 240 CV de potencia

Portacoches Mercedes 1624 en proceso de carga o descarga.

Ambos pertenecen a la serie W126, es decir, son los Mercedes Clase S de los ochenta. La carga del camión es muy representativa de lo que podría haber sido una entrega habitual del año 1985. La estructura del camión portacoches emplea, en el caso del 1624, una serie de poleas metálicas, accionadas por un sistema hidráulico – hoy en día, son sistemas íntegramente hidráulicos, al contrario que antaño. Estas poleas de alta resistencia permiten subir y bajar las rampas por las que los coches suben y bajan del camión.

El Mercedes 1624 que protagoniza este artículo, dicho sea de paso, está expuesto en el museo de la marca desde su apertura.

Fotos del Mercedes 1624 portacoches

Cargando...