CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

8 MIN

La cara y la cruz del icono de Volkswagen, el nuevo Golf GTI

David Villarreal | @davidvillarreal | 29 Nov 2020
Volkwagen Golf Gti 2020 Prueba 02
Volkwagen Golf Gti 2020 Prueba 02

El nacimiento de un nuevo Volkswagen Golf es, sin duda, un acontecimiento, la renovación del compacto europeo por excelencia, pero también el preludio de otro evento importante, la llegada de un nuevo GTI. Estos días tuvimos la oportunidad de probar, poco tiempo, pero en las condiciones ideales para saber lo que se trae entre manos Volkswagen, la nueva generación del Volkswagen Golf GTI. Un compacto deportivo de tracción delantera que sigue emocionándonos, que es más rápido y, sobre todo, efectivo que nunca, pero que también aterriza en los concesionarios con sus luces y sus sombras. Y es por eso que os queremos hablar de la cara y la cruz del icono de Volkswagen.

130
FOTOS
VER TODASVER TODAS

El Volkswagen Golf más divertido, rápido, efectivo

Siempre he sido un gran defensor del compacto deportivo de tracción delantera, con y sin autoblocante. De ahí que mire atrás y recuerde haber pasado mejores ratos conduciendo las diferentes versiones del Volkswagen Golf GTI, de la menos potente, a la más radical, que el buque insignia de la gama, el Volkswagen Golf R con su tracción total. El nuevo Golf R llega cargado de novedades, las suficientes para que esté deseando probarlo. Pero me cuesta mucho imaginar que me vaya a divertir tanto como este Golf GTI.

No puedo imaginarme que el nuevo Volkswagen Golf R vaya a divertirme tanto como este nuevo Golf GTI

Con 245 CV de potencia, el nuevo Volkswagen Golf GTI tiene energía suficiente para satisfacer a cualquier conductor ávido de sensaciones, a pesar de que los estándares del segmento ya se hayan situado sobre la barrera de los 300 CV. El nuevo GTI es más potente pero, al menos en lo que respecta a este punto, sigue conservando el equilibrio, la sensatez, de la que siempre hizo gala. Para el que busque algo más potente, más radical, siempre estará el Volkswagen Golf R (320 CV), y todo un despliegue de versiones GTI con esteroides que, partiendo del nuevo Volkswagen Golf GTI Clubsport (300 CV), apuntan a los más quemadillos.

Y es que este nuevo Volkswagen Golf GTI, lejos de habernos decepcionado o, como mínimo, habernos parecido más de lo mismo, ha vuelto a sorprendernos y emocionarnos. Y eso ya es mucho decir en un compacto deportivo que, a pesar de haberse renovado de la cabeza a los pies, sigue conservando en esencia la misma filosofía que ha mantenido por muchos años. ¿Pero qué es lo que más nos ha gustado del nuevo GTI?

Un GTI tremendamente efectivo y preciso

Que ahora sea más rápido, y el más "básico" de los Volkswagen Golf GTI entregue 245 CV de potencia, los mismos que el anterior Golf GTI Performance, no nos sorprende, ni nos emociona. Por la evolución de la industria, y del segmento, parecía algo necesario, impuesto por la situación, y no un regalo de Volkswagen a los fans de las siglas GTI. Y es que la clave de este Volkswagen Golf GTI está en su puesta a punto y en cómo lo analógico y lo digital, la elección y el ajuste de sus componentes, y la configuración de sus sistemas electrónicos, se han acompasado para crear la experiencia de conducción más satisfactoria.

La clave del nuevo Volkswagen Golf GTI es cómo lo analógico y lo digital se ha combinado para crear la experiencia de conducción más satisfactoria

Me encanta un buen compacto deportivo con autoblocante mecánico, de verdad, pero entiendo que esta opción no es necesaria para la mayoría de los clientes de un coche como el Volkswagen Golf GTI, ni tampoco recomendable. Por lo tanto, nada que objetar al hecho de que el Volkswagen Golf GTI, en su versión más "básica", siga apostando por una suerte de bloqueo electrónico, que busca acercarse al aporte de un autoblocante mecánico como el que sí equipa en su versión Clubsport.

E insisto en que la clave de este Volkswagen Golf GTI reside precisamente en el buen trabajo de este dispositivo junto con la buena puesta a punto, en general, que ha recibido este Volkswagen Golf GTI.

Como os decía, el Volkswagen Golf GTI recurre a una suerte de bloqueo electrónico que limita el giro de la rueda interior, que está mejor integrado que nunca en el selector de modos de conducción y que realmente marca la diferencia en este coche. Y es que, a diferencia del funcionamiento de un control de tracción convencional, Volkswagen ha conseguido que este GTI aproveche la electrónica ya no solo para mantener la trayectoria en curva, y evitar que al abrir gas en exceso nos vayamos hacia el exterior, sino también para conseguir que esta no nos frene para conseguirlo y que además resulte realmente útil para ganar en capacidad de tracción.

Y es que este GTI no va a conseguir lo que sí esperamos de su versión GTI Clubsport que sí emplea un diferencial electro-mecánico, basado en un embrague multidisco, y también supervisado por la electrónica, que es poder trazar las curvas a golpe de gas, con menos giro de volante, transformando la experiencia de conducción y ganando varios enteros en el paso por curva. Pero sí ha conseguido que maximizando su capacidad de tracción podamos abrir gas antes, con más energía, y que de verdad ese empuje se traduzca en salir más rápido de cada giro para ganar velocidad en la siguiente recta.

El nuevo Volkswagen Golf GTI nos transmite que es rápido, mucho más rápido, y no solo por el extra de potencia que recibe, ganando sobre todo capacidad de tracción a la salida de las curvas

Sin haber tenido la ocasión de tomar tiempos, no tengo la menor duda de que este Golf GTI es mucho más rápido. Tan solo os diremos que, según las pruebas internas de Volkswagen, habría mejorado en 3,9 segundos los tiempos del antiguo GTI Performance en el circuito de 3,3 kilómetros de Ehra (el antiguo GTI Performance rodó en 2 minutos y 8,7 segundos y el nuevo GTI en 2 minutos y 4,8 segundos).

La cruz del nuevo Volkswagen Golf GTI

Ahora bien, el nuevo Volkswagen Golf GTI también tiene sus sombras. Y es que la cruz del icono de Volkswagen está en su precio. Si tiramos de hemeroteca veremos que hace tan solo unos años, con la anterior generación, podíamos acceder a un Golf GTI por 33.850 euros (manual) y 35.740 euros (DSG). En 2016, el Golf GTI Clubsport partía de los 38.050 euros. Y hace tan solo un año, una bestia como el Golf GTI TCR partía de los 43.600 euros.

Sin promociones, ni descuentos, el precio de tarifa del nuevo Volkswagen Golf GTI con cambio DSG es de 42.290 euros y con cambio manual se situará en el entorno de los 40.000 euros

El nuevo Volkswagen Golf GTI con DSG arranca de los 42.290 euros, sin promociones, ni descuentos, que lo harán algo más accesible. Aún no disponemos precios del Golf GTI manual, pero Volkswagen confía que su precio de tarifa se sitúe al filo de los 40.000 euros que, insistimos, con promociones se quedarán en algo menos. El sobreprecio se justifica, según Volkswagen, por un equipamiento de serie mucho más completo, que ya incluye faros de matriz de LED, antinieblas LED, asientos deportivos, control de crucero adaptativo Travel Assist hasta 210 km/h, e iluminación interior de hasta 30 colores. Como referencia y, de nuevo, hablando de precios de tarifa sin descuentos, este Golf GTI cuesta 1.130€ más que el antiguo GTI Performance.

Sea como fuere, la barrera de acceso del Golf GTI está ahora un poco más alta.

El GTI sigue siendo referente del compacto deportivo

Aún con sus pros, y sus contras, el Volkswagen Golf GTI sigue siendo referente del compacto deportivo. Referente, no por ser el más rápido, el más divertido, sino por su equilibrio. Tenemos un Volkswagen Golf GTI que es tremendamente divertido, más rápido y efectivo, pero también un coche perfecto, e incluso discreto, para el día a día. Para el que busque un compacto deportivo verdaderamente radical, existen muchas opciones en el mercado, véanse el Type R, y el Mégane RS, o incluso el propio Volkswagen Golf GTI Clubsport.

El Volkswagen Golf GTI sigue siendo referente del compacto deportivo equilibrado, a una distancia de opciones más radicales como los Type R, Mégane RS, o incluso el propio Golf GTI Clubsport

En cuanto a su precio, insistir en la idea del fastidio que nos causa la idea de que la barrera de acceso a un Volkswagen Golf GTI se sitúe cada vez más alta. Y también en que esto, por desgracia, es un ejemplo más del devenir de los tiempos. Y es que con la presión generada por normativas de emisiones, y por objetivos de reducción de emisiones de CO2, el futuro que le espera a compactos deportivos como el Golf GTI es, cuanto menos, incierto.

De manera que solo se nos antojan dos formas de que los compactos deportivos resistan a la evolución de la industria, las normativas de emisiones, y los objetivos de descarbonización: transformarse en enchufables (eléctricos o híbridos enchufables) o encarecerse notablemente.

Más imágenes del nuevo Volkswagen Golf GTI:

Vídeo destacado del Volkswagen Golf