CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Chrysler

3 MIN

¡Hasta siempre, HEMI! Este es el último V8 de Chrysler

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 14 Sept 2022
2023 Chrysler 300c 7
2023 Chrysler 300c 7

Cuando se lanzó al mercado en el año 2005, el Chrysler 300 supuso un verdadero revulsivo para la marca, entonces bajo propiedad de Daimler. Su estética neoretro, diseñada por Ralph Gilles y presentada en el Salón de Detroit de 2003, era un soplo de aire fresco en el segmento de las berlinas. Tal fue su éxito que el Chrysler 300 aun está a la venta: su segunda generación fue un profundo lavado de cara de la primera generación, pero tras más de una década, su despedida es inminente. Y con el fin de los Chrysler 300, llegará el fin de los V8 para Chrysler.

El fin del Chrysler 300C trae aparejado consigo el fin de los motores V8 en Chrysler. Concretamente de los icónicos V8 HEMI con cámaras de combustión hemisféricas. Estos motores fueron desarrollados por Chrysler tras la Segunda Guerra Mundial y su primera aplicación comercial llegó en el año 1951. Las mecánicas HEMI, desde entonces, se han asociado a altas prestaciones y buena fiabilidad. Aunque los primeros HEMI FirePower apenas desarrollaban 180 CV, han llegado a desarrollar - de serie - casi 850 CV en los Dodge Challenger SRT Demon.

El Chrysler 300 es una de las pocas berlinas que aun montan un motor V8.

Los motores HEMI están a punto de despedirse de varias marcas del Grupo Stellantis, y en muy pocos años, desaparecerán al completo. No solo porque serán sustituidos por una nueva generación de motores turbo electrificados de seis cilindros en línea, si no por la inevitable llegada de la electrificación - patente incluso en el segmento de los muscle cars. Volviendo a Chrysler, el fin de su berlina es inminente, y con ella, el fin de los motores HEMI en la marca que los inventó. Y es por ello que han decidido despedirlos por la puerta grande.

El producto creado se llama simplemente Chrysler 300C, siendo la "C" la que hace referencia a sus altas prestaciones. Ha habido versiones SRT-8 del Chrysler 300, pero la edición de despedida, limitada a solo 2.200 unidades, se llamará "300C" a secas. Su producción está íntegramente destinada a norteamérica: 2.000 unidades para Estados Unidos, y 200 unidades para Canadá. El motor elegido no es un Hellcat, desgraciadamente. No obstante, es un delicioso 6.4 V8 HEMI atmosférico, capaz de desarrollar 492 CV y 644 Nm de par motor máximo.

Los V8 también se están despidiendo de los Dodge Charger y Challenger, a punto de terminar su producción.

Este motor, que pudimos experimentar en un Dodge Challenger Scat Pack hace unos años, parece inagotable en su entrega de potencia y tiene un sonido auténticamente americano. Está asociado obligatoriamente a un cambio automático de ocho relaciones TorqueFlite - un convertidor de par desarrollado por ZF - y permite un 0 a 96 km/h en 4,3 segundos, completando el cuarto de milla en algo más de 12 segundos. Es un coche rápido y de comportamiento deportivo, con un tren de rodaje firme, pero en verdad, no es tan radical como podría ser un BMW M5 europeo.

Estéticamente la única diferencia que este 300C presenta son unos emblemas tricolores únicos, un pequeño spoiler trasero y llantas forjadas de 20 pulgadas. Su deportividad discreta también es patente en su habitáculo, donde el cuero oscuro domina un interior que ya acusa de forma clara el paso del tiempo. Al menos, detalles en fibra de carbono y los asientos deportivos aportan un poco de picante. El precio del Chrysler 300C es de 55.000 dólares y ya puede reservarse, siempre que vivas al otro lado del charco.

18
FOTOS