15 citas legendarias de “Il Commendatore”, el polémico y genial Enzo Ferrari

 |  @sergioalvarez88  | 

Enzo Ferrari es una de las figuras clave de la historia de la automoción. El fundador de la Scuderia Ferrari comenzó operando un equipo que corría con vehículos Alfa Romeo, adquiridos a bajo coste en plena Gran Depresión. Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó a fabricar sus propios coches y competir con éxito en la Fórmula 1 y otras competiciones. Siempre dijo que la razón de existir de sus coches de calle era financiar su equipo de competición. Hemos recopilado 15 citas legendarias de “Il Commendatore”, tan polémico como genial.

Pocos personajes hay tan complejos en el mundo del automóvil como Enzo Ferrari.

Algunas citas son por todos conocidas, otras no tanto. Mi idea ha sido dar una imagen lo más completa posible de uno de los personajes más complejos y esquivos del mundo del automóvil. No es fácil en 15 simples citas, probablemente desvirtuadas por el paso de los años y las sucesivas traducciones. No obstante, tratan de rendir homenaje a un hombre brillante que vivía por y para sus coches. Un hombre para el que el automóvil daba sentido a su vida, que sin carreras – sin triunfos y derrotas – habría muerto de hastío.

1. “La aerodinámica es para los que no saben fabricar motores”. La cita fue recogida en 1960, y fue la respuesta de Enzo Ferrari al piloto francés Paul Frère, que le preguntó por qué su Ferrari 250 TR tenía una velocidad punta tan limitada, durante las 24 Horas de Le Mans. La superioridad de Ferrari tuvo que apoyarse años después de un profundo trabajo aerodinámico, pero en 1960, podían permitirse el lujo de ignorarlo.

2. A Ferruccio Lamborghini: “Yo construyo deportivos, tú construyes tractores. Limítate a ellos.” Una frase arrogante y bravucona, con la que Enzo despachó a un Ferruccio que se quejaba del embrague de su Ferrari a principios de los años 60. El desplante le sentó tan mal a Lamborghini que comenzó una venganza personal: comenzaría a construir deportivos. Años después, nacería el brillante Lamborghini Miura.

3. “Recuerdo vivamente mi primer encuentro con un coche de competición americano en 1919. Era un Packard con motor V12 que corría en Indianapolis. Desde entonces me casé con el V12 y jamás me divorcié”. Enzo era el mayor predicador mundial de los motores de doce cilindros. Eran su firma personal. A día de hoy, Ferrari es una de las pocas marcas que aún fabrica motores V12 y los incluye en sus topes de gama.

4. “El Jeep es el único deportivo americano”. Polémico como él sólo, Enzo Ferrari vivía intensamente su rivalidad con los estadounidenses. Incluso Ford trató futilmente de adquirir Ferrari. “Il Commendatore” sostenía que los Corvette no eran verdaderos deportivos. Sólo los pequeños Jeep, ligeros, funcionales y sencillos merecían el título de “deportivo estadounidense”.

5. “Soy un agitador de hombres”. Enzo Ferrari sacaba lo mejor de sus empleados y sus pilotos poniéndolos al límite, agitándolos e incluso enfrentándolos entre sí mismos. Tan inteligente como maquiavélico. Enzo Ferrari reconocía en su autobiografía que no tenía experiencia mecánica ni conocimientos de ingeniería. El secreto de su éxito como director de un equipo y empresario era exprimir y motivar al máximo a sus empleados.

6. “A mis pilotos, les doy tres cosas. Optimismo, un entorno creativo y la motivación definitiva: la competencia. Al competir entre ellos en casa, son los mejores en los circuitos”. Un ejemplo más de la “agitación” a la que Enzo sometía a sus pilotos. En otra ocasión, llegó a decir que no podía confiar sus secretos profesionales y personales en hombres que arriesgan su existencia domingo tras domingo.

7. Acerca de su Ferrari favorito: “El que no ha sido construido. El que aún tengo que crear”. Hasta el momento de su muerte en 1988, Enzo Ferrari sostuvo que el mejor Ferrari siempre estaba por venir. Una filosofía de mejora constante que le ha llevado a construir algunas de las mejores máquinas de la historia. El último proyecto personalmente supervisado por Enzo Ferrari pergeñaría al mítico Ferrari F40.

8. “No vendo coches, vendo motores. El coche lo regalo, ya que el motor tiene que ir montado en algún sitio”. Enzo Ferrari siempre sostuvo que él era un constructor de motores, y que esos motores debían ir sujetos a un chasis con ruedas. En parte, explicaría la baja calidad de los interiores de Ferrari, que hasta tiempos modernos han pecado de espartanos, mal terminados e incluso incómodos. Lo importante era la mecánica.

9. “Pienso en mí como un niño cumpliendo su sueño. Un sueño que se hizo más y más grande… hasta construir un coche que no tenga que frenar en las curvas, que vuele sin dejar el suelo”. Enzo Ferrari siempre fue un soñador, y en muchas ocasiones repitió que la Scuderia Ferrari y sus coches deportivos eran la materialización de su sueño de infancia. Para él no era un trabajo, era lo que daba sentido y esperanza a su vida.

10. “Los Ferrari son un sueño – la gente sueña con tener un coche tan especial, y con la excepción de unos pocos afortunados, para muchos seguirá siendo un sueño”. El empresario italiano sabía que los Ferrari eran máquinas tan especiales como caras. Eran coches aspiracionales. “Cuando me haga rico me compraré un Ferrari” es una frase que sigue siendo tan válida hoy en día como lo era hace tres o cuatro décadas.

11. Acerca del intento de compra por parte de Ford. “Mis derechos, mi integridad, mi existencia como fabricante y emprendedor, cómo líder de la fábrica de Ferrari… no pueden funcionar bajo la enorme burocracia maquina de Ford”. Bajo propiedad extranjera Ferrari no podría haber dirigido la empresa a su manera. Tenía razón, la empresa no habría prosperado, o no habría prosperado de la manera que él hubiera querido. Como sabéis, la venganza de Ford fue su victoria 1-2-3 en Le Mans en el año 1966.

12. “Nuvolari vivió una vida de riesgo apasionado, y sin embargo, murió humillado en un hospital. Murió humillado porque no murió a bordo de su coche en carrera”. En muchas ocasiones se achacó a Enzo Ferrari una enorme falta de sensibilidad, especialmente en lo tocante a desgracias ajenas. Tazio Nuvolari – que había competido con la Scuderia Ferrari – murió solo en un hospital, tras un progresivo deterioro de su salud. Nunca anunció su retirada.

13. Sobre su falta de sentimientos cuando un piloto moría: “Mi mentor, Antonio Ascari, me decía que nunca mostraba emociones con su mujer e hijos. Así no sufrirían tanto cuando él faltase”. En el fondo era un mecanismo de protección. El mundo de las carreras era duro, y estaba plagado de fallecimientos prematuros. Para evitar sufrir por sus muertes, no desarrollaba apegos emocionales. Con todo, Enzo Ferrari siempre sostuvo que ningún triunfo merecía el sacrificio de un centímetro de piel humana.

14. “Los coches de carreras no son ni bellos ni feos. Se convierten en bonitos cuando ganan carreras”. El triunfo por encima del resto de cosas. Enzo Ferrari dijo que no tenía otro interés real en la vida más allá de los coches de carreras. En su vida como constructor de coches, la mejora continua, la pasión por el trabajo y un objetivo claro le llevaron al éxito. Ferrari murió en 1988 con las botas puestas.

15. “La muerte destruirá mi cuerpo, pero mis criaturas me sobrevivirán en los años venideros”. Ferrari era consciente de su mortalidad, y llegó a decir que el trabajo y la dedicación era lo único que le evitaba pensar en la muerte. Aunque falleció físicamente en 1988, su espíritu sigue vivo en una de las marcas más exitosas de deportivos, que aún dedica gran parte de sus recursos a la más alta competición automovilística.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Este es, desde ahora, el Ferrari F50 más caro de la historia: uno de los únicos cuatro F50 negros fabricados

  • Leonmafioso

    Polémico, sí, pero tambien un gran visionario.

  • Nico D´Pavez

    Es un muestra de como el ego enmpuja a los hombres a crear cosas memorables, aunque su finalidad siempre sean problemas de ego…

  • .Motorhome.

    Un grandísimo personaje. Polémico sí, pero todas estas grandes figuras lo son.

    Da gusto leer palabras como las de Enzo hoy en día, en el Siglo de lo políticamente correcto. Inspirador.

  • E Barcos

    No recuerdo si a finaes de los ’50 ó principio de los ’60 fue a una conferencia de prensa con una lanza para fundamentar su teoría de que para surcar el espacio el peso debía estar adelante (en pleno auge de los motores traseros); sostenía que el caballo debe tirar del carro y no empujarlo. Un capo.