El Citroën C4 Cactus se renueva, pierde los Airbumps y estrena una suspensión que promete confort hidroneumático

 |  @sergioalvarez88  | 

El Citroën C4 Cactus ha sido una de esas historias de éxito inesperado. A pesar de ser un compacto de bajo coste, con una estética muy personal – o te encanta o lo odias, es imposible encontrar puntos medios – y acabados muy discretos, se ha convertido en todo un éxito de ventas. Quizá es su aspecto desenfadado, o el hecho de que es un coche que no trata de aparentar lo que no es. Tras tres años en el mercado de los SUV compactos, al Citroën C4 Cactus le toca una renovación, que actualiza su imagen y lo transforma en uno de los coches más confortables del mercado – o al menos, eso es lo que Citroën anuncia.

Citroën C4 Cactus 2018: adiós a los Airbumps

El detalle más llamativo del nuevo Citroën C4 Cactus es que prescinde de esas protecciones laterales de plástico, llamadas Airbumps. Citroën anunciaba que eran protecciones ideales para esos conductores irresponsables que chocan sus puertas contra nuestro coche. Los Airbumps, amados y odiados, terminaron convirtiéndose en la principal seña de identidad del coche. Hasta el punto de que se han convertido en uno de los elementos clave de diseño de la marca. El lavado de cara del Citroën C4 Cactus se deshace de los Airbumps, convirtiéndolos en una moldura de plástico mucho más discreta, situada en la parte inferior de las puertas.

El Citroën C4 Cactus ha conseguido renovarse y mejorar su estética, sin embargo, su frontal lo hace demasiado parecido a otros compañeros de su gama.

Además de este cambio, el frontal recibe una nueva mirada, muy similar a la de los nuevos Citroën C3 Aircross. Es una mirada más moderna y orgánica que la del primer Cactus, con unos faros superiores muy estilizados y una calandra de mayores dimensiones. En la parte inferior del paragolpes, los antiniebla son rodeados de una moldura de plástico de color personalizable, a juego con las molduras laterales. Por último, en la zaga podemos contemplar unas ópticas rediseñadas, de mayores dimensiones, y un paragolpes de aspecto más moderno. En definitiva, una imagen más fresca que la de los actuales Cactus.

El confort es sexy

Esto es lo que Citroën afirma, sosteniendo que el Citroën C4 Cactus es el compacto más cómodo del mercado. De hecho, prometen niveles de confort que no desmerecen a la suspensión hidroneumática de la marca, desgraciadamente extinta. El Citroën C4 Cactus 2018 estrena una suspensión llamada Progressive Hydraulic Cushions, que ya conocimos en el Citroën C5 Aircross, reservado al mercado chino. Por tanto, hablamos de una primicia europea de esta tecnología. Sus amortiguadores tienen topes hidráulicos, tanto de compresión como de extensión. Os hemos explicado su funcionamiento en este artículo.

Es un soplo de aire fresco que una marca generalista apueste abiertamente por el confort absoluto, sin buscar un comportamiento más dinámico o deportivo.

Lo que tenéis que saber es que los impactos más duros quedan ralentizados, y en condiciones de circulación convencionales se consigue ese efecto de “alfombra voladora” que solo las suspensiones neumáticas e hidroneumáticas son capaces de ofrecer. Además, Citroën ha rediseñado los ya cómodos y peculiares asientos del C4 Cactus – los ha bautizado como Advanced Comfort Seats – con más espuma y una mejor ergonomía, algo que sin duda nuestros riñones agradecerán tras un viaje largo. También han mejorado el aislamiento del habitáculo, logrando un rodar más silencioso y refinado.

Un nuevo motor de PureTech de 130 CV, más conectividad y más asistencias a la conducción

Por último, Citroën anuncia el estreno de un nuevo motor en el C4 Cactus. Un motor ya de sobra conocido en otros coches del Grupo PSA, el 1.2 PureTech de tres cilindros y 130 CV. Un motor asociado a una caja de cambios manual de seis relaciones, con el que el ligero Cactus conseguirá unas prestaciones más que razonables. El resto de la gama no varía, quedando conformada por un 1.2 PureTech de 82 CV, un 1.2 PureTech turbo de 110 CV y un 1.6 BlueHDi de 100 CV. En cuanto a la conectividad, el sistema de infotainment del Citroën C4 Cactus es ahora compatible con los protocolos de Android Auto y Apple CarPlay.

La personalización es clave: la marca ofrece 31 colores para la carrocería.

En cuanto a las asistencias a la conducción, el Citroën C4 Cactus no se queda atrás con respecto a su competencia. Ahora disfruta de un sistema de frenada autónoma, detecta los límites de velocidad de la vía, posee un asistente de alerta de salida del carril, un avisador de vehículos en punto muerto o un detector de fatiga – necesario con un coche tan cómodo. También aparca de forma automática, cuenta con cámara de marcha atrás y al igual que hermanos de gama como el Citroën C3 Aircross, disfruta de un sistema Grip Control, un control de tracción que le permite pequeñas excursiones fuera del asfalto con ciertas garantías.

Vídeo destacado del Citroën C4 Cactus

Lee a continuación: Citroën no quiere encasillarse con los Airbump y se plantea abandonarlos

Toda la información que necesitas sobre el modelo Citroën C4 Cactus: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.

  • Mapache

    Es como cuando el Fiat Multipla tuvo su restyling

  • Oliver

    Bueno, el artículo habla del éxito del vehículo, cuando lo cierto es que ha estado por debajo de las expectativas que la marca tenía, y por eso se le hace este profundo restyling (supone cambiar la estampación de la chapa de las puertas, cosa muy rara en los lavados de cara), que busca suavizar su imagen, haciéndola menos extrema y más digerible para el común de los mortales, así como cambios menores para elevar un poco su escaso nivel de refinamiento. El futuro de la planta de PSA en Villaverde depende del éxito de esta segunda etapa, ¡mucha suerte!.

  • jonK9

    Citröen es el nuevo dacia del grupo PSA, diseños cutrones a más no poder. No sé que pintan aún en el WRC deberian abrir la puerta a Peugeot.

  • Rest

    Despojarle de los Airbumps, es amputarle la simpática seña de identidad que le confería una cierta distinción. E instalarle, sin embargo, ese tipo nuevo de suspensión junto con todas las otras mejoras tecnológicas, le centra como una alternativa muy decente.

  • joel david riobueno herrera

    En vez de eliminarle los Airbumps debieron replantearlos en los laterales y el porton trasero sin perder protagonismo. Ahora parece un compacto mas del monton. Sin embargo les ha quedado muy bien, me sigue gustando y contanto tecnolgia a bordo, bues debera venderse bien.

    • Germán Medina Pérez

      Ellos aclararon que querían prescindir de los airbump e irlos desapareciendo. A mi me parece que se ve muy bien y es una evolución lógica y coherente..

      • joel david riobueno herrera

        mmm…bueh.

  • Leodev

    No airbumps, no party

El Citroën C4 Cactus está a medio camino entre un subcompacto algo elevado y un SUV algo bajo. Su única carrocería dispone de 5 puertas y 5 plazas, con una curiosa banqueta corrida en los asientos delanteros si se opta por la caja automática.