La Comisión Europea investiga si BMW, Mercedes y Volkswagen se asociaron ilícitamente en el tema de las emisiones

 |  @davidvillarreal  | 

Hace algo menos de un año, la Unión Europea lanzaba la pista. Había comenzado la investigación de BMW, Daimler (Mercedes-Benz), Volkswagen (por extensión Audi y Porsche). La Comisión Europea tenía indicios de que los fabricantes alemanes habían formado un cártel, una asociación ilegal, en contra de las leyes que regulan el mercado y la competencia. Hoy tenemos más datos y se confirma la apertura de una investigación formal para desentrañar si, lo que la Comisión denomina como “el círculo de los cinco”, pactaron tácitamente para no competir entre ellos en el desarrollo y puesta en marcha de sistemas anticontaminación.

El “círculo de los cinco”: BMW, Daimler, Volkswagen, Audi y Porsche

En octubre de 2017 la Comisión Europea publicaba un comunicado reconociendo las primeras sospechas, que tuvieron como consecuencia el inicio de algunas inspecciones en las instalaciones de las marcas supuestamente implicadas. Ver comunicado.

La Comisión Europea anunciaba hoy mismo que se ha abierto una investigación más profunda, en la que se espera concluir si se incurrió en acciones ilegales, en contra de la competencia, y centrar la atención en algunas de las reuniones que habrían llevado a cabo las marcas mencionadas. Ver comunicado.

Ver artículo: Haya existido cártel, o no, la relación entre los fabricantes alemanes jamás volverá a ser la misma.

La Comisión Europea investiga un acuerdo tácito entre BMW, Daimler (Mercedes), Volkswagen (Audi y Porsche) para retrasar el desarrollo y la introducción de sistemas anticontaminación en sus coches

La introducción de los sistemas anticontaminación

La Comisión sospecha que estas marcas habrían retrasado el desarrollo y/o la introducción de sistemas anticontaminación durante años. Sistemas que, finalmente, han llegado para estandarizarse con las subsecuentes normativas anticontaminación y el protocolo de homologación WLTP, que se introducía este mes de septiembre. Se habla precisamente de dos tipos de sistemas. El primero, el de los sistemas de reducción catalítica de los diésel, destinados a reducir las emisiones de NOx de las que tanto se ha hablado por los problemas de contaminación en algunas ciudades.

El segundo, el de los filtros de partículas en motores de gasolina, que también hemos visto cómo comenzaban a introducirse, hasta generalizarse, en los últimos meses.

Aunque la investigación principal giraría en torno a estos sistemas, la Comisión Europea también reconoce que hay otros temas que están investigándose y que van desde la tecnología que utilizan, y el tiempo que tardan en abrirse los techos de sus descapotables, hasta su planificación para mejorar la seguridad y los resultados en las pruebas de crash-tests.

La Comisión Europea investiga que las marcas implicadas hayan pactado especificaciones técnicas en otros sistemas presentes en sus coches

¿Qué consecuencias puede tener para las marcas implicadas?

Las consecuencias de un caso como este, de demostrarse que existió un cártel, una asociación ilícita, suelen ser graves y llegar a sanciones que representan un 10% de la facturación de las marcas implicadas.

Aunque en el transcurso de la investigación, como es lógico, la Comisión Europea no lo haya revelado aún, en octubre del año pasado se llegó a hablar de la posibilidad de que una de las marcas hubiera delatado al resto. Si así hubiera sido, la investigación no solo sería más sencilla, sino que el delator podría ser incluso exonerado y no ser sancionado por sus prácticas en contra de la competencia.

Lee a continuación: Los 10 millones de coches eléctricos con los que Volkswagen espera dominar el mercado y superar a Tesla

Ver todos los comentarios 0