¿Aceptarán los fans del Dodge Viper que abandone los motores V10?

 |  @sergioalvarez88  | 

El Dodge Viper se dejó de producir hace aproximadamente un año. Desde que el Dodge Viper fuera lanzado al mercado a principios de los años 90 ya se ha despedido de nosotros dos veces – al final de su primera y de su segunda generación. Casi parece que Dodge quiere hacer creer a los fanáticos de la víbora que no va a volver, volviendo a ganarse sus corazones a los pocos meses o años. Se nos dijo que el Viper no iba a volver a producirse, pero los últimos rumores apuntan con fuerza a su retorno en 2020. Ahora bien, ¿soportará su legión de fans que vuelva sin su característico motor V10 de 8,4 litros?

El Dodge Viper lleva siendo desde principios de los 90 el buque insignia de Dodge, un deportivo puro, sin apenas concesiones al confort o la eficiencia. De hecho, es considerado un coche mucho más radical que los Chevrolet Corvette o los Ford GT. Además, se ha mantenido absolutamente fiel a los motores V10 de alta cilindrada sin sobrealimentación, con hasta 8,4 litros y 650 CV en su tercera generación. Dodge dejó de venderlo por su escasa rentabilidad y elevado precio: sus más de 100.000 dólares no le permitían competir con el Corvette; al mismo tiempo, no podía ni quería competir con los superdeportivos europeos.

Car & Driver afirma que podríamos ver el primer Viper de cuarta generación en el próximo Salón de Detroit, en poco más de siete meses.

Sin embargo, Estados Unidos está viviendo un renacer prestacional de altos vuelos. Chevrolet acaba de lanzar el carísimo Corvette ZR1, con 755 CV de potencia y prestaciones de órdago. Ford está entregando sus GT, auténticas maravillas tecnológicas con un precio muy superior al de rivales como el Ferrari 488 GTB. Un buque insignia en clave deportiva contribuiría muy positivamente a la imagen de Dodge en Estados Unidos, más allá de los Hellcat y Demon, basados en coches mucho más “mudanos”. El requisito principal para que una cuarta generación del Dodge Viper prospere es un requisito demasiado habitual en la industria hoy en día: rentabilidad y costes contenidos.

Se acabaron los proyectos a pérdida o de rentabilidad dudosa, mal que nos pese a los más petrolhead. El Dodge Viper de cuarta generación no emplearía un chasis monocasco de fibra de carbono. Seguiría empleando un spaceframe de aluminio, con el motor en posición delantera-central. No habrá experimentos con motor central, de costoso desarrollo. Car & Driver apunta a que este Viper sería más asequible, empleando motores V8 HEMI de nueva generación, con diferentes niveles de potencia. Se habla del nuevo 7.0 V8 HEMI, con una potencia cercana a los 600 CV, acompañado de una versión sobrealimentada del mismo, con unos 800 CV.

Varias versiones y varios precios como forma de competir más eficazmente con el Chevrolet Corvette. Parece una buena idea.

Seguiría reteniendo un cambio manual y el carácter purista que siempre le ha caracterizado. Aunque perderá el carácter de los V10 – pesados, de bajo régimen de giro y toneladas métricas de par motor – la llegada de los V8 no es una mala noticia. La nueva generación de motores HEMI estará construida enteramente en aluminio, lo que beneficiará tanto al consumo de combustible como a la dinámica y el peso del superdeportivo americano. Ahora bien, su cliente es extremadamente conservador y tradicional, no sabemos si verán con buenos ojos que su Viper comparta motores con otros coches de la marca.

Ahora bien, con un precio de cinco cifras sería una verdadera pesadilla para el Corvette, cuya octava generación será más cara y compleja que nunca. Ahora bien, tenemos un problema adicional. La planta productiva de Connor Avenue en Detroit donde los Viper eran construidos de forma artesanal, está cerrada de forma permanente. Dodge podría construirlo en otra de sus plantas – con el coste en utillaje y formación que ello implica – o podría subcontratar su producción a una empresa especializada. Es lo que Ford ha hecho con el GT, que es construido en Canadá por Multimatic.

Fuente: Jalopnik

Lee a continuación: ¿Un nuevo Dodge Viper en 2019? Eso dicen, aunque sin V10 y con su ADN en peligro

  • Internecio

    Nunca he montado un un Viper, pero desde luego su seña de identidad era el V10 gigantesco, pesado y de bajas rpm… Ponerle un “refinado” V8 mucho mas progresivo cambiará radicalmente el coche. No creo que los puristas puedan estar contentos… Pero a lo mejor atrae a nuevos clientes, poder tener toda una leyenda como un Viper, mas dócil, fácil de conducir y moderno, sonará muy muy bien para los nuevos ricos.

    • jorge chavira

      Es epoca de cambiar paradigmas, ya paso con ford y su motor ecoboost en vez de un v8, esta pasando con corvette que se cambia a configuracion a motor central, no creo que sea tanto pecado quitarle 2 cilindros al motor si se gana en prestaciones y poder recuperar la leyenda ya me imagino lo que seria un viper demon o un viper hellcat de hasta 1000 o mas caballos, una version acr, o su regreso a las carreras de gt o el nuevo campeonato o reglamentaciones que reemplacen a los lmp1, seria fabuloso tenerlo corriendo otra vez

    • Pablo

      La verdad no veo nada de refinado en esos Hemi arcaicos por mucho que esten construídos en aluminio y demás, no dejan de ser un concepto antiguo y desfasado.

      A mi me parece que si lo matan dejenlo morir en paz y que se dejen de inventos extraños. La causa de defuncion del Viper no fue su motor, sino su estructura imposible de ajustar a las nuevas normativas de seguridad.

      • Leonmafioso

        Por qué el diseño de los motores ohv es antiguo y desfasado? Si la principal caracteristica, y es algo que comparte con los motores de GM (te suena los LS y los Vortec?) es que su diseño de motor le permite generar enormes cantidades de par motor a bajas rpm, siendo elásticos prácticamente desde el ralentí hasta el corte de inyección.

  • Jose Luis

    Hace poco Dodge sacó un anuncio insinuando que vuelve el hemi 426, quizás sea el motor del Viper.

  • X 2.0

    Fastidia, pero viendo como están los tiempos, no queda mas remedio. Dodge está sobrada de mecánicas V8 que cumplen sobradamente, así que el cambio no es tan malo. Lo malo es que desaparezca para siempre un diseño icónico. Y además este cambio va a mejorar sus cualidades si o si, vamos, que no hay nada que temer.

    • Leonmafioso

      Son sentimientos encontrados, el motor V10 90º del Viper era parte de su identidad. Los estadounidenses aprendieron muy bien de Lamborghini el trabajo en aluminio y sacaron un motor potente y duradero.

      El downsizing no siempre es una buena idea, ya que lo que funciona en un banco de pruebas NO SIEMPRE funciona en la calle.

      • X 2.0

        Si funcionan en los Challenger, no creo que no puedan funcionar en un Viper, mas ligero y dinámico.

        • Leonmafioso

          Siempre que se mantenga el diseño con el motor atrasado con respecto al eje delantero de hecho creo que mejoraría mucho la dinámica del vehículo.

  • Leonmafioso

    Personalmente estoy a favor siempre que se mantengan dos cosas: Primero y principal: El diseño del capó alargado, que permita colocar un motor más corto en una posición lo más atrás posible, esto para que la distribución de pesos sea adecuada entre ejes. Segundo: Una caja manual de al menos seis velocidades.