Adiós al circuito de Top Gear: la demolición de Dunsfold no tiene marcha atrás

 |  @davidvillarreal  | 

A finales de 2016 ya os anticipábamos una noticia que se ha hecho oficial estos días. El aeródromo de Dunsfold será demolido. Por lo tanto tendremos que decir adiós al circuito de Top Gear, escenario de algunas de las pruebas más locas y divertidas del famoso programa de la BBC, de los retos a los que en su día se enfrentó el antiguo equipo de Top Gear, del trío formado por Jeremy Clarkson, Richard Hammond y James May, y de las vueltas rápidas de Stig. ¿Pero qué será de él a partir de ahora?

El antiguo circuito de Top Gear está sentenciado

La imagen escogida para encabezar este artículo no es casual. Os aseguramos que Clarkson, Hammond, May, y los millones de fans de Top Gear en todo el mundo, no serán los únicos que derramen una lagrimilla estos días. El equipo de Diariomotor, y en especial mi compañero Pepe Giménez, también lamentaremos esta pérdida. Hace más de seis años ese fue el escenario en el que probamos un deportivo muy importante, el McLaren MP4-12C, el producto con el que nacería McLaren Automotive, y un primer modelo con el que ir creando una gama que fue creciendo paulatinamente hasta contar con tantos modelos y versiones que todas ellas no cabrían ni en el más espacioso de sus concesionarios.

El aeródromo de Dunsfold, el antiguo circuito de Top Gear, será finalmente demolido.

El aeródromo de Dunsfold, que un día fue circuito de Top Gear, será demolido para construir 1.800 viviendas

¿Qué sucederá con el circuito de Top Gear?

En getSurrey informaban estos días de que finalmente se había tomado la decisión de demoler el autódromo de Dunsfold. A pesar de las protestas de muchos vecinos, lo que un día fue la pista de pruebas de Top Gear se convertirá en un complejo de 1.800 viviendas, parques y avenidas. Entre ellas habrá 540 viviendas económicas, que favorecerán especialmente a las familias más jóvenes, y se crearán 1.000 nuevos empleos en la zona.

Lee a continuación: Top Gear quiere romper el mito del Citroën 2CV y la cesta de huevos