Dynamiq GTT 115: el último híbrido de Porsche es diésel, flota y arranca en 12,5 millones de euros

 |  @sergioalvarez88  | 

El mundo de los superyates es un mundo de opulencia extrema, un mundo en el que los precios suelen alcanzar las ocho cifras con facilidad. En ocasiones, estas embarcaciones son verdaderas fortalezas flotantes, auténticas mansiones capaces de surcar las olas del mundo. Es el caso del Dynamiq GTT 115, un superyate de 35 metros de eslora fabricado por el armador monegasco Dynamiq, diseñado y proyectado por Studio F.A. Porsche. Esta subsidiaria de Porsche Design ha plasmado la experiencia de la marca con híbridos en esta lujosa serie de embarcaciones, cuyo precio arranca en unos mareantes 12,5 millones de euros.

El barco ha sido diseñado siguiendo algunos códigos de estilo de Porsche: los refuerzos laterales del puente de mando son idénticas a las branquias del arco antivuelco de un Porsche 911 Targa. Las formas agresivas de la proa y el nervio lateral también son guiños al mundo del automóvil – salvando las obvias diferencias los diseñadores se han inspirado en el futuro Porsche Mission E. Es posible pintar el casco en colores Carrara White, Rhodium Silver, Chalk o Monte-Carlo Blue, colores de la paleta de Porsche. Aunque el barco ha sido construido fundamentalmente en aluminio, no es ligero: pesa la friolera de 198 toneladas y en su eslora entrarían aproximadamente ocho Porsche 718 Cayman.

El barco tiene tres pisos y hasta cuatro lujosos camarotes, con hasta siete camas adicionales para la tripulación. El piso central tiene un lujoso salón comer con una enorme terraza.

Para conseguir que esa enorme masa surque el agua con gracilidad hace falta una potencia considerable. Porsche ha dotado al Dynamiq GTT 115 con un tren de propulsión híbrido. Como lo oyes. La potencia es cortesía de dos enormes motores turbodiésel MAN V12-1650. Cada uno de los motores desarrolla 1.650 CV, con una potencia combinada de 3.300 CV. Esta potencia es transmitida a dos hélices traseras, pero parte de la potencia es derivada a unos acumuladores, que accionan dos motores eléctricos de 26 CV, usados para maniobrar el barco, y moverlo a velocidades de hasta 13 km/h sin necesidad de arrancar los propulsores principales.

La velocidad punta con los propulsores diésel es de 21 nudos marinos, o aproximadamente 40 km/h según estándares terrestres. Un dato que me ha sorprendido es la enorme autonomía del barco: nada menos que 3.400 millas naúticas, o casi 6.300 km. Suficiente para viajes intercontinentales o varias vueltas al Mar Mediterráneo. Entre otros factores, se debe a la extraordinaria eficiencia del barco: su casco es uno de los más hidrodinámicos del mercado. El otro factor que propicia esta gigantesca autonomía son sus depósitos de combustible, capaces de albergar hasta 24.000 litros de gasóleo.

A continuación os dejamos unas pocas imágenes más y una galería en alta resolución. Porque aunque no podamos permitirnos ni sus chalecos salvavidas, soñar sigue siendo gratis.

Fuente: Carscoops
En Diariomotor:

Lee a continuación: 4 razones por las que la última Gymkhana de Ken Block es la mejor hasta la fecha (vídeo)

  • CarlosAndresKaiser
  • Andres Perez

    Los acumuladores deben ser bestiales para que este buque llegue a alcanzar los 7 nudos con los motores eléctricos y dicho sea de paso me parece aceptable para no ” gastar gasolina ” en ese momento y llevar una velocidad aceptable. Me parece un poco raro que esos acumuladores no se puedan recargar en el puerto con energía limpia.
    Y por último con los datos de autonomía me salen 4 litros de gasóleo para cada motor por milla recorrida, me parece un gasto bastante contenido para su potencia y peso.