CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

6 MIN

E-fuels: ¿espejismo o salvación de la combustión interna?

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 25 Oct 2021
E Fuels Opinion P
E Fuels Opinion P

El cambio climático es muy real, y amenaza nuestro estilo de vida y supervivencia de forma directa. Para atajarlo, los países deben reducir sus emisiones de dióxido de carbono. El Acuerdo de París tiene como objetivo que el calentamiento global solo alcance 1,5 grados con respecto a niveles preindustriales, y para ello, debemos reducir o eliminar las emisiones de CO2 generadas por la actividad humana. La dura realidad es que tras la generación de electricidad, el transporte es el principal emisor planetario de CO2.

Tranquilo, sigues en Diariomotor, y en este artículo vamos a hablar de coches. Un servidor, al igual que muchos de vosotros, es un petrolhead que ama los coches deportivos, los coches clásicos y los coches con carácter. En casi todas las ocasiones, ese carácter es causa directa de su motor de combustión interna, una tecnología fascinante que parece tener los días contados. Todas las marcas de coches aspiran a un futuro de cero emisiones, y la práctica totalidad parece haber abrazado la electrificación para lograr su necesario compromiso ambiental.

A los que amamos los coches, la electrificación nos produce sentimientos encontrados. Sabemos que es necesaria, pero salvo en contadas excepciones, tiene como resultado coches aburridos y carentes de personalidad. Electrodomésticos de transporte, en definitiva. ¿Y si os dijera que es posible compatibilizar un futuro de electrificación y cero emisiones con el uso y disfrute de nuestros amados motores de combustión interna? Puede que penséis que estoy loco… pero es lo que proponen los combustibles sintéticos, también llamados e-fuels. Recientemente, asistimos a unos workshops impartidos por Porsche, que es la marca de coches que más está tratando de impulsar estos prometedores combustibles. A Porsche le interesa: quiere mantener sus coches de siempre y sus pasionales clásicos en la carretera, pero al mismo tiempo, ha abrazado un futuro de cero emisiones netas: para 2030, la huella de carbono de sus coches nuevos será nula, y más del 80% de los coches que vendan estarán fuertemente electrificados.

8
FOTOS
VER TODASVER TODAS

¿Qué son los e-fuels? ¿Cómo se fabrican?

Aunque parezca magia, es posible obtener gasolina pura a partir de aire, agua y electricidad. El proyecto piloto de Porsche en Haru Oni, en Chile, ya ha entrado en funcionamiento, y en 2022 producirá 130.000 litros de gasolina sintética. El proceso de obtención del e-fuel es en apariencia sencillo, pero tiene una serie de condicionantes que han impedido su viabilidad a gran escala hasta el presente. El primer ingrediente es la electricidad, que es usada para obtener hidrógeno, separando la molécula del agua mediante un proceso de electrólisis.

Este hidrógeno es después combinado con dióxido de carbono, capturado del aire mediante un sistema físico de filtrado. La combinación de hidrógeno y dióxido de carbono tiene como resultado de su síntesis el metanol, que es “actualizado” a gasolina apta para motores de combustión interna mediante un sencillo proceso químico.

El gran inconveniente de todo este proceso es que es muy intensivo en el uso de energía eléctrica. De hecho, producir y quemar gasolina sintética es mucho más ineficiente que recargar directamente la batería de un coche eléctrico. ¿Dónde está el truco entonces? El quid de la cuestión reside en el uso de energía renovable para la producción de hidrógeno verde. Esta parte del proceso es la más intensiva en uso de electricidad, y es por ello que Porsche ha elegido Chile para este proyecto piloto: la región de Magallanes tiene vientos intensos y constantes durante 270 días al año, y el megavatio hora de electricidad, obtenido mediante molinos, tiene un coste de solo 15 euros - en España, hemos llegado a alcanzar cerca de 300 euros en el mercado mayorista.

Los e-fuels son ideales para suministrar grupos generadores en zonas remotas, por ejemplo.

Con energía de origen 100% renovable, se obtiene un combustible sintético neutral a nivel de emisiones: el CO2 capturado en su proceso productivo es liberado cuando es quemado en el interior de un motor. La neutralidad climática de estos e-fuels no es su única ventaja: se distribuye y almacena usando infraestructuras existentes, y es una forma eficiente de transportar energía entre regiones con costes muy dispares de generación energética. El e-fuel podría obtenerse a partir de energía de origen solar o nuclear, pero deja de tener sentido si la electricidad usada en su producción no es de cero o bajas emisiones.

Creo que los combustibles sintéticos son una gran forma de asegurar un futuro a la combustión interna, y para industrias como el transporte pesado o la aviación, parecen la única forma de evitar las barreras tecnológicas que supone su reducción de emisiones: no podemos fabricar un avión comercial de pasajeros y propulsarlo con electricidad o hidrógeno. Creo, igualmente, que los e-fuels son un puente necesario entre el coche del presente y el coche eléctrico del futuro. Actualmente hay 1.300 millones de coches en circulación, y según previsiones de Porsche, en 2030 solo 195 millones serán 100% eléctricos. Reducir sus emisiones netas no solo es deseable, es un objetivo necesario si queremos limitar el cambio climático.

Los e-fuels irían de la mano de la electrificación. En un escenario de adopción no masiva del coche eléctrico tendrían aun más sentido.

Pero los e-fuels no son perfectos, ni mucho menos. Aunque su producción es fácilmente escalable, solo deben ser fabricados con electricidad muy barata de origen renovable, y por tanto, solo se pueden fabricar en regiones con unas condiciones climatológicas muy concretas. Tampoco podemos olvidar que construir las plantas donde se producirán exige una importante inversión económica. Porsche es optimista con respecto a los e-fuels, y cree que para el año 2026, puede estar produciendo anualmente 550 millones de litros. Entre sus socios cuenta con petroleras de primera línea como Exxon Mobil, y empresas eléctricas como Enel.

¿Cuánto costará un litro de gasolina sintética?

Llegamos a una de las preguntas más importantes. Las economías de escala son clave en el sector energético, y solo con un volumen productivo suficiente podrá aquilatarse su coste con respecto a la gasolina de origen fósil. Sin entrar en demasiados detalles a nivel técnico o regulatorio, Porsche cree que para el año 2030 tendrán un precio de venta al público inferior a los dos dólares por litro. Un precio razonable para que la combustión interna no sea perjudicial para el planeta, y podamos seguir disfrutando de nuestros queridos coches de toda la vida, esos que tanto nos emocionan.

El tiempo dirá si Porsche está en el sendero correcto, pero desde Diariomotor, lo esperamos de todo corazón.