Europa se abre de par en par a los coches japoneses y lanza un mensaje a Trump

 |  @davidvillarreal  | 

Vivimos tiempos agitados, especialmente en el ámbito político y económico. Más de uno se hubiera echado las manos a la cabeza si hace unos años nos hubieran contado que Estados Unidos abrazaría con la fe del converso los dogmas del proteccionismo más próximo a los planteamientos de economías socialistas, y que China, no solo daría pasos de gigante para abrirse por completo a la economía del libre mercado, sino que tomaría la decisión de acabar con todas esas medidas proteccionistas. Pero la noticia del día será, sin duda, que Europa y Japón han firmado el mayor acuerdo de libre comercio hasta la fecha. Y eso, obviamente, tendrá sus consecuencias. Europa se abre de par en par a los coches japoneses.

El acuerdo entre Europa y Japón

El acuerdo firmado entre la Unión Europea y Japón tendrá como consecuencia la apertura de un espacio de libre comercio entre ambos mercados lo que, de paso, supondrá la retirada de muchos aranceles y facilitar la importación y exportación de bienes y servicios. La Unión Europea exporta cada año más de 58.000 millones de euros, en bienes, a Japón, y 28.000 millones de euros en servicios. Más información sobre el acuerdo de libre comercio con Japón en la web de la Unión Europea.

La realidad de este tipo de acuerdos siempre es la misma. Habrá sectores que se vean favorecidos, que tengan menos barreras para comerciar con un mercado tan importante como es el japonés. Otros, mientras tanto, como es el caso de la industria del automóvil europea, verán como su competencia llegada de Japón se encuentra con una barrera menos para competir en Europa. Tampoco hay que olvidar las repercusiones políticas. El acuerdo entre Japón y la Unión Europea es también un toque de atención a Estados Unidos, que prepara la imposición de aranceles a la Unión Europea y, sobre todo, a su industria del automóvil.

Ver artículo: queso por automóviles o cómo Japón y Europa quieren acabar con las barreras en las exportaciones.

Todo apunta a que la más favorecida será la industria del automóvil japonesa, que verá cómo el acuerdo acaba con el arancel del 10% al que se ven sometidos los coches importados de Japón

¿Cómo afectará este acuerdo a la industria del automóvil?

Tras las últimas negociaciones, que han culminado con la firma del acuerdo estos días, la Unión Europea se comprometía a acabar con el arancel del 10% para los coches de importación japonesa, y el arancel del 3% aplicado a componentes de producción japonesa. Japón, por su parte, eliminaría aranceles como los del 30% aplicados a quesos, y el 15% sobre los vinos. Ver noticia en Automotive News.

El fin de estos aranceles conseguirá que la industria del automóvil japonesa, y los coches fabricados en Japón, sean más competitivos en la Unión Europea. Su posición frente a las marcas que producen sus coches en Europa será más favorable a partir de ahora. Y es importante recordar esto, porque muchos fabricantes japoneses ya habían resuelto estas barreras afianzando su producción en Europa, con fábricas que producen sus coches más vendidos e importantes en nuestro continente.

¿Y cómo afecta esto al cliente? Seríamos muy optimistas si pensásemos que el efecto inmediato de este acuerdo será el abaratamiento de los coches de fabricación japonesa, aunque sí es cierto que puede contribuir a que ciertos fabricantes tengan un margen mayor para encontrar precios más competitivos con los que competir con los coches europeos. Un efecto inmediato que sí se suele trasladar con mayor rapidez al precio del coche cuando el movimiento se produce en el sentido contrario, el de cargar con un nuevo arancel la importación de coches, como hemos visto en algunos casos en la guerra comercial que se libra entre Estados Unidos y China.

Lee a continuación: D-VAN GP: la increíble historia de los “chiflados” japoneses y sus “furgos” Dodge de carreras

Ver todos los comentarios 3
  • cat

    ¿LLegaran con esto los kei car a Europa?

  • Tannercillo

    Lo de que la reducción de aranceles no implica un descuento directo en el precio final al consumidor, pero sí, si este aumenta, me recuerda mucho a la relación del precio del barril de petróleo con respecto al precio del litro de gasolina o diesel en una gasolinera. Las subidas son casi inmediatas o muy rápidas, pero los descensos, sí se producen, son a destiempo y muy ligeros.

  • Txesz

    Ojo, que la eliminación del 10% de aranceles no será algo inmediato, sino que se irá aplicando gradualmente durante un periodo de ¡¡¡7 años!!!