Este Ford GT40 con motor EcoBoost V6 no debería ofender a ningún purista

 |  @sergioalvarez88  | 

Aunque pueda parecer un sacrilegio, el Future GT Forty de Superformance no es en absoluto una afrenta a los puristas. Dejémoslo claro desde el principio, este Ford GT40 no es realmente un GT40. Es una réplica fabricada por Superformance, el fabricante considerado líder mundial en réplicas del superdeportivo de Ford. Sus creaciones son respetadas por la propia Ford y son extremadamente fieles al coche original. Ningún Ford GT40 original se ha transformado en este Frankenstein, pero no por ello este producto pierde un ápice de atractivo. De hecho, es una máquina apasionante.

Todo empezó con la participación del Ford GT en las 24 Horas de Le Mans en 2016, donde 50 años después, lograron recrear en su categoría la legendaria victoria 1-2-3 de los años 60. Esto inspiró a Doug Campbell, que encargó a Superformance la fabricación de un GT40 con la misma mecánica de los Ford GT modernos. Una mecánica 3.5 V6 EcoBoost, que en los coches de carrera desarrollaba en torno a 650 CV. La mecánica fue instalada sin problemas en el superdeportivo, aunque sus orígenes sean mucho más humildes: es un EcoBoost convencional, modificado hasta los niveles prestacionales del GT.

No tiene el pesado borboteo de un V8 atmosférico de siete litros, pero su V6 EcoBoost ronda los 650 CV, moviendo un coche de apenas una tonelada.

Con todo, estamos ante una creación extraordinaria, que ha atraído hordas en el SEMA Show de Las Vegas. El motor V6 EcoBoost emana su sonido a través de dos enormes escapes centrales – la línea de escape está firmada por el especialista Magnaflow – y está asociado a una caja de cambios manual Quaife de cinco relaciones – Ford sólo ofrece el motor V6 EcoBoost asociado a cajas de cambios automáticas de convertidor de par. Para desarrollar en torno a 650 CV de potencia, su principal clave son dos nuevos turbocompresores Garrett, con los que se eleva en varios enteros la presión de soplado.

Sus llantas son unas HRE con tornillo central, envueltas en neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, un compuesto especialmente indicado para la conducción en circuito. Su suspensión es de aire, con altura al suelo regulable. La carrocería del coche ha sido vinilada tal y como lo estaba la de los Ford GT de Le Mans, y en ella destaca el gigantesco alerón fijo trasero, así como sus pilotos LED. APR Performance se ha encargado de diseñar varios labios aerodinámicos, que junto al resto de la carrocería, ayudan a que el coche se plante firmemente en el asfalto – sin atisbo de pérdidas de tracción.

Como buen GT40, se conduce con el volante a la derecha. El habitáculo es casi idéntico al del coche de los años 60, con instrumentación analógica y unos preciosos baquets negros.

Superformance empieza a admitir pedidos del Future GT Forty, con un precio que arranca en los 181.000 dólares.

Lee a continuación: Ford le da un disgusto a los especuladores y aumenta en 350 unidades más la producción del Ford GT

Ver todos los comentarios 0