Los Porsche gasolina bajo investigación: ¿nuevo capitulo del fraude de emisiones?

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Investigacion Emesiones Porsche Gasolina Centro Exterior

El escándalo del dieselgate y el fraude en las emisiones sigue a día de hoy ocupando portadas, y es que cada vez es más probable que se confirme el salto a los motores de gasolina. Porsche, quien ya pagó una multa de 535 millones de euros el año pasado por la manipulación de sus modelos diésel, se enfrenta actualmente a una investigación de la Autoridad Federal de Transporte (KBA) en Alemania por una presunta alteración en sus propulsores de gasolina.

En principio afectaría a modelos desde 2008 hasta 2013

Según informa la agencia Reuters, hace escasos días un portavoz de la firma de Stuttgart comunicaba que habían iniciado una investigación interna tras detectar posibles alteraciones en el software y hardware de sus propulsores de gasolina fabricados entre 2008 y 2013, las cuales afectarían al sistema de escape y demás componentes del motor, aunque no estarían presentes en la actual gama. En concreto, acorde al medio alemán Bild am Sonntag, los modelos afectados serían los  Panamera y 911 de ese periodo.

Asimismo, también ha añadido que dicha investigación se centrará en buscar evidencias en los diferentes correos electrónicos entre los distintos empleados y se revisarán los protocolos seguidos, subrayando que ya han puesto en conocimiento de lo ocurrido a las autoridades norteamericanas y de la KBA alemana. Por su parte, Alemania a través de la Autoridad Federal de Transporte ha abierto su propia investigación, ampliando así el foco hasta los motores comercializados en 2017.

El escándalo de las emisiones sigue muy presente en el Grupo Volkswagen

En este mismo contexto, según el portal británico AUTOCAR la firma de los cuatro aros se encuentra presentando alegaciones en los juzgados de Offenburg (Alemania) por la supuesta manipulación del propulsor 2.0 TFSI sobrealimentado de gasolina equipado en el Audi Q5, el cual parece que usa un sensor en el volante para apagar el catalizador SRC, lo que implicaría unas emisiones considerablemente superiores a las homologadas es las pruebas (un 24,5 % más de NOx). De hecho, este era el mismo sensor empleado en el dieselgate para que el vehículo detectase si estaba sobre la carretera o en un banco de rodillos siendo sometido a un test, situación en la que el sensor no detecta ningún movimiento del volante.

Además, recordemos que hasta unos días la fiscalía alemana no ha retirado los cargos contra Matthias Müller (ex-director ejecutivo del Grupo Volkswagen) y Hans Dieter Pötsch (presidente del consejo de vigilancia), debiendo abonar este último una multa de 1,5 millones de euros, y que ha sido este mes de agosto cuando Rupert Stadler (ex-CEO de Audi) ha salido de prisión preventiva por un presunto delito de falsedad documental y publicitaria.

Fuente: REUTERS | AUTOCAR

Lee a continuación: No corren buenos tiempos para las arcas de Daimler: dieselgate en EE.UU. y victoria de Nokia en los tribunales

Ver todos los comentarios 1