ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

3 MIN

Los “kei car”, esos pequeños coches japoneses que podrían conquistar España

Cuando la Segunda Guerra Mundial finalizó, Japón se encontraba sumido en la pobreza y la mayoría de sus habitantes no tenían la posibilidad de comprar un vehículo motorizado para sus desplazamientos diarios. Aquellos afortunados que podían permitirse esta clase adquisición, y no una simple bicicleta o mula, optaban por las motos, a pesar de sus limitaciones en cuanto a seguridad y practicidad, especialmente para grandes unidades familiares.

Con el objetivo de reindustrializar la nación y fortalecer la industria automovilística, considerada estratégica, el Gobierno nipón implementó una nueva normativa que exigía a los fabricantes locales desarrollar coches pequeños y extremadamente económicos que pudiesen estar sujetos a los mismos impuestos que las motocicletas. Esta medida, que tuvo éxito, se tradujo en la democratización de la movilidad para los ciudadanos de ese archipiélago.

Kei Car Policia

El nacimiento de un nuevo concepto de vehículo: “kei car”

Así nació el término de “kei car”, palabras por las que estos asiáticos se refieren a una clase de automóvil muy corto, barato y eficiente, que también es versatil y permite llevar a cabo trayectos más o menos largos. Casi 80 años después, estos vehículos continúan siendo extremadamente populares en Japón y, allí, representan la forma más común de transporte privado. Su diseño puede resultar rarísimo a ojos de los occidentales, pero la increíble optimización de su espacio interior haría las delicias de muchos clientes en ciertos lugares de Europa.

A lo largo de su historia, estos coches, reconocibles por sus matrículas amarillas, han estado sujetos a diversas restricciones técnicas. Sin embargo, esta serie de limitaciones han ido cambiando desde finales de la década de 1940. La última modificación se llevó a cabo en 1998, estableciendo que un “kei car” no puede medir más de 3,40 metros de longitud, 1,48 metros de anchura y 2,00 metros de altura. En cuanto a la mecánica, los propulsores no pueden contar con una cilindrada superior a 0,6 litros (si es térmico) ni desarrollar más de 64 CV de potencia pico.

Kei Car Mitsubishi

Lógica oriental: adaptados al entorno de las macrociudades

En una región del planeta con varias ciudades densamente pobladas donde el espacio para estacionar es muy escaso y costoso, los “kei car” modernos se han convertido en la forma más ágil de desplazarse por urbes como Tokio. Además, consumen poquísimo combustible y son capaces de alojar hasta cuatro personas y su equipaje en una cabina aparentemente diminuta. Pero hay más: en términos de seguridad, estos vehículos se aproximan cada vez más a los estándares de los automóviles convencionales actuales.

Aunque los “kei car” han sido concebidos principalmente para su mercado doméstico, podrían encontrar un gran éxito comercial en las grandes metrópolis de países como España. Después de todo, en estos sitios se busca principalmente coches asequibles, fáciles de usar y con un bajo gasto de carburante. En resumen, se trataría de una compra muy racional que satisfaría la mayoría de las necesidades de desplazamiento en nuestro país. ¡En Japón se venden varios millones de estos todos los años!

Cargando...