Este Lotus Exige con motor de Ferrari F355 puede ser tuyo por menos de lo que cuesta un Porsche 718 Boxster

 |  @sergioalvarez88  | 

El mundo de las preparaciones racing en ocasiones nos brinda especímenes que merecen un artículo propio. Es el caso de este Lotus Exige naranja de origen británico, con su volante a la derecha y su tradicional actitud “circuitera”. Pero en vez de usar un motor sobrealimentado de origen Toyota, este británico de menos de 4 metros de longitud se ha pasado al lado oscuro, cometiendo varios sacrilegios. Pero si ese sacrilegio consiste en tener en sus entrañas el corazón V8 de 3,5 litros de un Ferrari F355, llamadme pecador.

Hay más de 50.000 libras esterlinas invertidas sólo en piezas de primeras marcas y altísima calidad.

El vendedor afirma que en este Lotus Exige hay invertidas al menos 50.000 libras esterlinas en piezas, sin contar con los enormes costes en mano de obra y puesta a punto de este engendero. Su precio de venta al público, de 49.950 libras, parece una ganga en comparación. Este coche está homologado para su circulación en Reino Unido, y se entrega recién revisado, tras un repaso exhaustivo por un especialista en Ferrari, asegurándose de que posee una buena fiabilidad. Su corazón italiano no necesita marcapasos.

Es un V8 de 3,5 litros, capaz de entregar de serie 380 CV a 8.250 rpm, con un sonido que pone los pelos de punta en el mejor sentido de la palabra. Un pura sangre italiano que en esta unidad posee especificaciones de Fórmula 3, y ha recibido piezas de alto rendimiento de otros Ferrari, como los inyectores y líneas de combustible de un Ferrari 360 Módena. Sus colectores de escape y las trompetas de admisión del motor han sido fabricados ad-hoc, e incluso es posible regular la sonoridad de su sistema de escape.

Sorprende que un coche así sea de circulación completamente legal en las carreteras de Reino Unido.

Su transmisión, eje trasero y otras piezas del tren de rodaje proceden de un Ferrari F355 Challenge, la versión de competición del precioso Ferrari F355. No es una transmisión F1 secuencial, es una caja de cambios manual de seis relaciones, con su rejilla mecanizada y ese increíble “click-clack” en cada cambio de marcha. Sólo sus frenos carbonocerámicos cuestan 6.000 libras esterlinas, y se entrega con un completo software de telemetría y puesta a punto, gobernado desde un ordenador portátil.

En su habitáculo sólo encontramos dos bacquéts de fibra de carbono, con un volante extraíble de competición y una instrumentación completamente digital. En definitiva, un juguete para trackdays, sin concesión alguna a la comodidad o el refinamiento. Con un peso de menos de 900 kilogramos y más de 400 CV de potencia, es tremendamente rápido y excitante. Y cuesta menos que un Porsche 718 Boxster a estrenar, con motor de 300 CV. Personalmente, creo que me quedaría con esta creación visceral, violenta, y genuina.

Puedes ver su anuncio al completo en este enlace.

En Diariomotor:


Lee a continuación: Renault Twingo GT: ¿cuánto cuesta el Twingo más deportivo (hasta la fecha)?

  • Leonmafioso

    un hermoso sacrilegio por el que no me importaría pagar esa cantidad si la tuviera.

  • X 2.0

    Yo creo que parte de un Opel Speedster, no de un Lotus. Buen trabajo, no cabe duda, curiosamente piden el mismo dinero que ese EVO que imita al Peugueot T16 de hace unos días, y le da mil vueltas en todo.