Sin matricular, jamás conducido y aún con los plásticos de fábrica: así sale a la venta este McLaren F1 aparecido en Japón (+20 fotos)

Diego Gutiérrez  |  @Dieguti_  | 

Instagram no existía a finales de los años 90 y, sin embargo, cuando estaba echando un vistazo a mi timeline he sentido por un momento que viajaba en el tiempo y retrocedía a aquella época. No es que tenga una máquina del tiempo en casa o que me haya tomado alguna sustancia extraña, sino que mis ojos no han creído por momentos lo que veían: un McLaren F1 amarillo, procedente de Japón, que sale a la venta... ¡Tal y conforme salió de la fábrica! Sí, como suena: sin matricular, jamás usado por su propietario y con el interior aún envuelto en plásticos protectores.

La unidad en cuestión es un McLaren F1 pintado en amarillo Dandelion Yellow con el interior en alcántara gris y beige, con el asiento negro y amarillo. Procede de Japón, lo compró hace poco más de dos décadas un empresario local y jamás lo ha usado desde entonces. Es cierto que este tipo de coches generalmente se utiliza poco por su elevadísimo valor, su exclusividad, su coste de mantenimiento y la depreciación con cada kilómetro que recorren. Pero permítaseme aquí una opinión, una en la que no puedo ser ambiguo: lo que ha hecho este hombre durante veinte años es un sacrilegio. 

Este F1 amarillo no lo compró alguien a quien le gustaban los coches lo más mínimo, sino un inversor con vista a largo plazo y armado de paciencia

Desde que este señor comprase el mejor superdeportivo de su época y uno de los mejores coches de la historia, lo ha conservado tal cual se lo entregaron: con todos los plásticos protectores del interior y sin matricular jamás. Cuenta con 239 kilómetros, todos ellos realizados por miembros de McLaren como parte de la fase de pruebas final antes de entregar el coche al cliente. Por supuesto, el coche viene con todos los accesorios originales, incluidos el juego de herramientas de titanio y el reloj Tag Heuer especialmente creado para celebrar el F1.

El propietario original quizá lo haya arrancado alguna vez para escuchar su V12. Lo que nunca ha hecho ha sido conducirlo: los 239 km que tiene el coche se los hizo McLaren

Concebido como el supercoche definitivo, Gordon Murray quiso crear no sólo el mejor deportivo del mundo en cuanto a prestaciones sino en todos los sentidos, teniendo en cuenta también la usabilidad en el día a día. No en vano, el McLaren F1 era capaz de albergar a tres pasajeros y aunque su espacio de carga era reducido, estaba optimizado al máximo gracias al juego de maletas que venía de serie y que aprovechaban al máximo los huecos laterales donde se colocaban.

Realizado en fibra de carbono y metales ligeros como el titanio o el magnesio, Murray y su equipo intentaron reducir al máximo el peso del F1 en todos los ámbitos: por ejemplo, se redujo a la mitad el grosor habitual de la piel de los asientos, Kenwood tuvo que diseñar un equipo de audio específico y la carrocería -de fibra de carbono- apenas tiene 1,2 milímetros de grosor. Sus poco más de 1.100 kilos sobre la báscula, su motor V12 atmosférico de 6,1 litros y 635 CV y una aerodinámica excepcional le proclamaron el coche más rápido del mundo (vídeo) -título que mantuvo hasta la llegada del Veyron y sus 1001 CV-.

Un servidor no tiene el poder de leer las mentes, pero seguramente Gordon Murray no diseñó el F1 pensando en que lo guardaran por siempre en una sala climatizada

No tengo el poder de leer las mentes, pero si de algo estoy seguro es de que Gordon Murray no ideó esta maravilla de la ingeniería para que estuviera siempre guardada en una sala climatizada. Quizá sin imaginar la vida que le esperaría al coche, el ingeniero sudafricano plasmó su firma en la carrocería de esta unidad, un detalle que no hará sino incrementar aún más su valor.

Aunque la identidad del comprador original -y único propietario hasta la fecha- no ha trascendido, sí se conoce a quien lo compró hace apenas unos días y ya lo ha puesto a la venta: Tom Hartley Junior, hijo de Tom Hartley y uno de los gerentes actuales -junto a su hermano Carl- de uno de los concesionarios de clásicos y superdeportivos más reputados de Inglaterra. Él mismo lo ha anunciado en su perfil de Instagram, tildando de "increíble" encontrar un F1 en estas condiciones y describiendo los últimos días como "semana monumental" para su negocio. No en vano, y lo haya comprado por el dinero que lo haya comprado al propietario original, este coche se convertirá automáticamente en el McLaren F1 más caro de la historia y, por consiguiente, uno de los coches más valiosos en la historia.

Fuente: Tom Hartley / Classic Driver Magazine

En Diariomotor:





Lee a continuación: Prepárense para una cifra mareante: sale a subasta el primer McLaren F1 que llegó a EE.UU.

Ver todos los comentarios 17