Las 4 claves del nuevo Mercedes Clase S: así es la referencia en las berlinas de lujo

Daniel Valdivielso  |  @valdi92  | 
Mercedes Clase S 2021 0820 01 Portada

El nuevo curso automovilístico llega cargado de novedades, entre las que destaca la renovación de una de las referencias a nivel mundial, el Mercedes Clase S, que estrena una nueva generación plagada de novedades. Mercedes-Benz ha echado el resto con su nuevo buque insignia, que promete colocarse como uno de los vehículos más avanzados del mundo. ¿Cuáles son los secretos del nuevo Mercedes Clase S 2021?

Más de 50 años contemplan a la Clase S de Mercedes, una de las referencias ya no en el segmento de las berlinas de lujo, sino a nivel global. La Clase S se renueva ahora por completo, con una nueva generación bautizada internamente como W223, que promete convertirse en la mejor y más avanzada berlina de lujo que nunca hayamos conocido. ¿Cuáles son los argumentos con los que pretende batir a modelos como el Lexus LS, el Audi A8 o el BMW Serie 7?

Diseño exterior

La nueva generación del Mercedes Clase S llega con un diseño mucho más estilizado que el de su antecesor. Sus líneas son más fluidas, más dinámicas, conformando una imagen más acorde al nuevo público de la marca de la estrella, que busca productos con una estampa no tan tradicional como hasta ahora. Así, la nueva parrilla, de mayor tamaño, gana protagonismo, mientras que los grupos ópticos son más pequeños.

Los tiradores de las puertas pasan a enrasarse con la carrocería, contando con accionamiento eléctrico, mejorando la apariencia del conjunto. En la parte posterior destacan los pilotos, con tecnología LED digital, que por primera vez ofrecen diferentes animaciones lumínicas. La nueva Clase S se convierte además en uno de los vehículos más aerodinámicos del mundo al contar con un coeficiente de penetración Cx de apenas 0.22, por delante de modelos como el Tesla Model S.

Diseño interior

Si en el exterior los cambios son evidentes pero no pueden calificarse de rupturistas, en el interior sucede todo lo contrario: no queda nada de la anterior generación de la Clase S, de manera que todo es diferente, poniendo especial énfasis en la tecnología. Con un diseño que aparentemente puede resultar más simple que el de su antecesor, la tecnología da un paso adelante con una gigantesca pantalla táctil de casi 13 pulgadas con tecnología OLED que hace las veces de consola central, eliminando prácticamente en su totalidad los mandos físicos.

La instrumentación es, de nuevo, táctil, así como los mandos del volante, un volante de nueva generación con mandos y sensores capacitivos. Los materiales, por su parte, vuelven a marcar la diferencia con cuero de la mejor calidad tanto en asientos como en puertas y salpicadero, aunque es cierto que, al menos aparentemente, se observa una generosa presencia de materiales brillantes que pueden ser susceptibles de huellas y rayones involuntarios.

La iluminación ambiental cobra aún mayor protagonismo, recorriendo a lo largo y ancho el habitáculo para crear diferentes ambientes cromáticos que, en conjunción con el sistema ENERGIZING de Mercedes permite adecuar el habitáculo y la conducción del vehículo al ánimo de los ocupantes en cada momento. Calefacción, ventilación y todo tipo de masajes son ya la norma en los asientos de la nueva Clase S de Mercedes.

 

Tecnología

La tecnología, como no podía ser de otra manera, vuelve a ser protagonista indiscutible en la Clase S. Con especial énfasis en el confort, con elementos como el sistema de control MBUX de segunda generación, capaz de llevar a cabo tareas más complejas con órdenes de voz naturales, o un sistema de sonido 4D firmado por Burmester con nada más y nada menos que 30 altavoces.

La seguridad, por su parte, se refuerza con elementos como el airbag frontal para las plazas traseras o el sistema PRE-SAFE con Impulso Lateral, que modifica la altura de la carrocería en décimas de segundo si detecta una colisión lateral inminente. El reconocimiento facial, además, permitirá adaptar mejor y más rápido las características de circulación del vehículo dependiendo de la persona que se encuentre al volante.

Un nuevo eje trasero direccional, que permite una gran libertad en el giro de las ruedas, tiene como consecuencia un diámetro de giro entre paredes un 15% menor que el de su antecesor, una mejora muy importante si tenemos en cuenta que la carrocería es ahora más larga.

Motorizaciones

La electrificación gana protagonismo en la nueva Clase S, que contará con opciones mecánicas diésel y gasolina con seis y ocho cilindros, siempre con tecnología microhíbrida. Más adelante llegarán también opciones híbridas enchufables con hasta 100 kilómetros de autonomía eléctrica. Destacan así las versiones S450 y S500, ambas con motores de gasolina de seis cilindros y apoyo eléctrico, alcanzando 367 y 435 CV respectivamente.

También habrá disponibles dos versiones diésel, denominadas S350d y S400d, también con motores de seis cilindros y 286 y 330 CV respectivamente. En todos los casos la transmisión será automática, siempre con 9 velocidades y convertidor de par. Las primeras unidades de la nueva Clase S llegarán a finales de año, con un precio de venta que superará, con casi total seguridad, los 100.000€.

Vídeo destacado del Mercedes Clase S

Lee a continuación: Un Clase S de 18 cilindros: la locura que Mercedes pudo, pero no quiso fabricar

Es el tope de la gama Mercedes y también una referencia tecnológica mundial para la industria del automóvil. No es poco.

Ver todos los comentarios 1