CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Híbridos

2 MIN

Primeros detalles del nuevo Mitsubishi Outlander PHEV que llegará en 2022

David Clavero | @ClaveroD | 2 Ago 2021
Mitsubishi Outlander 2021 0221 016
Mitsubishi Outlander 2021 0221 016

Cuando hablamos de SUV híbridos enchufables o PHEV por sus siglas en inglés, el Mitsubishi Outlander es sin duda una de las grandes referencias. Sin embargo, la nueva generación del Outlander se había presentado sin rastro de esta mecánica y con muy serias dudas de llegar a Europa. Pues bien, todo esto va a cambiar en 2022 con la llegada de un nuevo Outlander PHEV dotado de un sistema híbrido mejorado, una versión que podría ser la excusa perfecta para traer a este nuevo Outlander a Europa.

Desde que fuese lanzada esta nueva generación del Mitsubishi Outlander, Europa se ha quedado huérfana de esta actualización. El motivo principal es el hecho de que esta actualización ha sido presentada única y exclusivamente con un motor gasolina sin electrificar, lo cual sería un serio problema para la marca de cara a cumplir con su media de emisiones en el viejo continente.

A ello habría que sumar los planes de la alianza junto a Renault y Nissan, unos planes donde Mitsubishi tiene por delante una importante reestructuración - y electrificación - si quiere mantenerse en Europa.

77
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Pero la confirmación del lanzamiento de un nuevo Outlander PHEV para el próximo año es sin duda una gran noticia para la marca, pues se trata de uno de sus modelos de mayor éxito en los últimos años. De hecho, el Outlander PHEV podemos consideralo como uno de los pioneros en el mercado de los SUV híbridos enchufables, consiguiendo gracias a ello un notable éxito comercial en diferentes mercados europeos gracias a las ayudas e incentivos gubernamentales para la compra de este tipo de vehículos.

Para esta nueva generación, los ingenieros de Mitsubishi parece que no presentarán un esquema nuevo, sino una nueva evolución del que ya conocemos en donde se mejoraría el rendimiento de cara a ofrecer mejores prestaciones, se reduciría el consumo de combustible y se aumentaría el protagonismo de la propulsión eléctrica. Esto será posible con motores eléctricos más potentes y una batería de mayor capacidad para ofrecer más autonomía en modo eléctrico.