comscore
MENÚ
Diariomotor
Seguridad Vial

6 MIN

Si me pueden multar por llevar una gopro en el casco de la moto, ¿qué pasa con los intercomunicadores?

Laurence La Madeleine Pasajero Moto

La semana pasada comentábamos el caso de un motorista multado por llevar una cámara de acción GoPro en su casco. Este hecho ha reavivado una larga polémica con otro dispositivo como protagonista: ¿pueden multarme por llevar un intercom bluetooth para la moto?

Todos los que utilizamos motocicleta hemos experimentado alguna vez esta situación: vas camino de algún sitio y de repente vibra el móvil en tu bolsillo. Normalmente uno no le haría caso hasta llegar al destino, pero si vas con prisas y estás esperando la llamada, no puedes evitar la ansiedad por contestar. En ese momento, ¿qué haces?

Probablemente busques parar desesperadamente a un lado, sacar con nervios el teléfono que se escurre entre los guantes, intentar responder con poco tacto en los dedos y justo cuando lo consigues...han colgado. Peor aún, seguro que más de uno hemos visto a algún paisano conduciendo con casco jet y hablando con el móvil metido entre éste y la oreja, mientras que se apuesta con Murphy si el preciado dispositivo decidirá irse de viaje por su cuenta en el peor momento, con el consiguiente riesgo de accidente.

Los intercomunicadores para moto: una ayuda útil para el motorista

Más allá de poder responder llamadas con comodidad y sin sostener el teléfono, los intercom bluetooth son en general un gran avance cuando se trata de rodar durante trayectos largos. Si vas con amigos o un pasajero, cambia completamente la experiencia al poder conversar tranquilamente con ellos. Además, contribuye a una mayor seguridad del grupo pues permite que los integrantes se avisen con tiempo de posibles peligros. Igualmente, si vas solo y tienes un largo trecho por delante, poder escuchar música (instrumental) de fondo reduce la fatiga y ayuda a mantener mejor la atención.

Parece que estos aparatos, usados con criterio y a un volumen muy moderado, son una excelente contribución al comfort, la seguridad y la diversión del motorista. Sin embargo, la DGT no lo tiene tan claro

Efectivamente, cada cierto tiempo la polémica se reaviva en las redes y medios especializados al conocer noticias de usuarios multados por la Guardia Civil a causa de los intercom o al abordar las dudas y consultas de motoristas preocupados por este asunto. La cosa tiene sus matices y no está clara, como se desprende de las fuentes legales, pero hay algunos aspectos que conviene conocer.

Uso de intercomunicadores en moto: el demonio está en los detalles

Las fuentes legales clave para abordar este tema son el Real Decreto 1428/2003 de 21 de noviembre, artículo 18.2 y el el Real Decreto 6/2015 de 30 de octubre. En el artículo 13.3 de éste último se dice lo siguiente:

3. Queda prohibido conducir utilizando cualquier tipo de casco de audio o auricular conectado a aparatos receptores o reproductores de sonido u otros dispositivos que disminuyan la atención permanente a la conducción, excepto durante la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción en los términos que reglamentariamente se determine.

Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

Quedan exentos de dicha prohibición los agentes de la autoridad en el ejercicio de las funciones que tengan encomendadas.

Reglamentariamente se podrán establecer otras excepciones a las prohibiciones previstas en los párrafos anteriores, así como los dispositivos que se considera que disminuyen la atención a la conducción, conforme se produzcan los avances de la tecnología.

El texto parece prohibir en términos generales los dispositivos como los intercom, pero como hemos señalado en negrita, hay algunos detalles que merece la pena tener en cuenta. En primer lugar, se ha discutido si comparar este tipo de aparatos con los auriculares que se citan, puesto que en este caso se trata más bien de unos minialtavoces que irían pegados al interior del casco y no dentro del oído del conductor. Hay quien riza el rizo y argumenta que si no se sueltan las manos del manillar y el aparato permite controlarse por voz, no se estaría cometiendo una infracción.

No obstante, el siguiente párrafo introduce intencionadamente la coletilla "o instrumentos similares" cuya indefinición deja el campo perfectamente abierto a meterlos en el saco de la prohibición, sobre todo porque el énfasis no es tanto en qué se lleva sino en el hecho de que su utilización distraiga.

Ahí está la clave: la ley prohíbe utilizar los intercom porque podrían reducir la atención, pero no dice nada de llevarlos simplemente instalados

¿Para cuándo la legalización de los intercomunicadores?

Por lo tanto, si nos para la benemérita y en ese momento no estamos manipulando el aparato, ni escuchando música ni (siendo escrupulosos) se puede verificar que los leds del mismo estén encendidos, no procedería una multa puesto que la ley no dice nada de llevarlos instalados.

Pero con el nuevo precedente de la cámara GoPro nos vuelve a asaltar la duda sobre si nos podrán poner una "receta" considerando que se ha modificado el casco al añadirle una característica para la que no está homologado

El problema lleva años pidiendo a gritos que se regule no solo la instalación sino el uso de los intercomunicadores de modo que sean tan legales como utilizar el sistema de sonido de un coche o los altavoces de una moto que los lleve incorporados. Diversos colectivos lo reclaman desde hace tiempo, y ha habido propuestas de reforma sobre la mesa.

El año pasado algunas fuentes citaban a responsables de la DGT prometiendo que en primavera de 2020 llegaría la ansiada legalización, algo que hasta el momento no se ha producido

Cabe preguntarse si la crisis y retraso provocado por la actual epidemia justifica que aún no se haya llevado realizado un cambio que en teoría lleva planteado desde 2014 y estaba casi listo. Mientras, los motoristas tendrán que seguir enfrentándose a una inseguridad provocada no tanto por los intercomunicadores en sí, sino por un marco legal desproporcionado y poco efectivo.

18
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Boletín Oficial del Estado. Diario Moncloa.com. Las imágenes de Unsplash indican el crédito del autor en el título de las mismas.