CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Opinión

3 MIN

La hipócrita multa que tu coche con etiqueta puede recibir, y un coche "sucio" no

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 29 May 2022
Kia Sorento Phev Oferta Mayo 2021 Etiqueta Cero Dgt
Kia Sorento Phev Oferta Mayo 2021 Etiqueta Cero Dgt

El etiquetado ambiental de la DGT es una de las formas que tiene la administración de clasificar a los vehículos en circulación, y en un futuro cercano, limitar su uso en las zonas de bajas emisiones (ZBE) - que todo municipio español de más de 50.000 habitantes tendrá que tener en 2023. Todo vehículo en circulación en España tiene una clasificación ambiental, recogida en una base de datos de la DGT. Y sin embargo, aunque parezca hipócrita, los coches con etiqueta de la DGT pueden recibir una multa de la que los coches "sucios" se van a librar.

Como os decía, es una base de datos de la DGT la que recoge las credenciales ambientales de cualquier coche en circulación. En las ZBE ya existentes, siendo las más relevantes las de Madrid y Barcelona, un sistema automatizado de cámaras situado en sus accesos lee las matrículas de todos los coches y las coteja con la base de datos de la DGT. Si hay algún vehículo que no tiene derecho a estar circulando por la ZBE, inicia un procedimiento sancionador de forma automática - con excepciones particulares en las que no entraremos.

Cualquier tipo de sanción relacionada con las emisiones del coche es encauzada a través de una base de datos de la DGT.

Lo que quiero decir con esto es que no es necesario ni obligatorio que nuestro vehículo lleve una etiqueta visible en su parabrisas para que demostrar sus credenciales ambientales. De hecho, la propia DGT recoge en su página web que no existe la obligación de que un vehículo con etiqueta ambiental la lleve visible en su parabrisas. Es una simple recomendación. Ahora bien, aunque no existe una obligación estatal a llevar esta etiqueta colocada en el coche... los ayuntamientos tienen la potestad de decir algo al respecto.

De hecho, los ayuntamientos de Madrid y Barcelona obligan a los coches que circulen por sus ZBE a llevar en su parabrisas la pegatina de marras. Algunos ayuntamientos, como el de Gijón, también obligarán de forma inminente a que los coches con etiqueta ambiental la lleven visible, pese a no tener una ZBE operativa. Como es obvio, existen multas para los que incumplan esta obligación. Multas cuyo importe asciende a 90 euros en el caso de Madrid, y de 100 euros en el caso de Barcelona, importe que puede reducirse a la mitad con el "descuento por pronto pago".

Las multas por no llevar etiqueta ambiental visible solo tienen una única función: la recaudación.

El motivo, según estos ayuntamientos defienden, es facilitar las labores de control a los agentes que vigilan el cumplimiento de las zonas de bajas emisiones, especialmente en episodios de alta contaminación. En plata, abren una nueva vía para sancionar a los conductores, aunque su vehículo cumpla los requisitos para circular por la ZBE. Es casi imposible no tildar de hipócrita o recaudatoria a esta medida, especialmente si tenemos en cuenta que la obligatoriedad de mostrar la etiqueta afecta a todo el término municipal, no solo a las ZBE.

La hipocresía es aun mayor cuando un vehículo sin etiqueta, considerado "sucio" por las administraciones, puede circular fuera de una ZBE sin ser multado, y el vehículo con etiqueta que circula a su lado, pueda ser multado.