La importancia del ESP: el Nissan Kicks por poco vuelca en la prueba del alce (+vídeo)

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Nissan Kicks Prueba Alce

El Nissan Kicks es un crossover compacto que en muchos mercados ya ha reemplazado al veterano Nissan Juke. Aunque aún no está claro si llegará a Europa, ya ha dado pasaporte al Juke en los mercados estadounidense o mexicano. Es precisamente de México de donde llega un vídeo un tanto preocupante. Se trata de una prueba estándar de esquiva, una "prueba del alce" llevada a cabo por la revista mexicana Autología. En esta prueba de esquiva el Nissan Kicks ha tenido un comportamiento tan peligroso como impredecible, que demuestra la importancia capital de un sistema como el ESP.

La revista probó un Nissan Kicks Fan Edition, una versión que en México se vende sin ESP de serie. Es una práctica habitual por parte de muchos fabricantes: en mercados donde no es obligatoria su equipación de serie, el ESP es un extra. Este tipo de prácticas -también se venden coches sin elementos de seguridad tan básicos como airbags delanteros o cinturones de seguridad traseros- daría para un artículo, pero centrémonos de momento en el Kicks. El Nissan Kicks es un crossover compacto, con un centro de gravedad más alto que el de un turismo y unas suspensiones de tarado más bien blando.

 title=

La prueba del alce imita una esquiva a alta velocidad, por ejemplo para evitar a un animal o un niño que ha irrumpido en la calzada.

Su posición alta de conducción es confortable para dominar el tráfico, pero las leyes de la física no juegan a su favor cuando es hora de esquivar un obstáculo a una velocidad importante, y de forma brusca. A una velocidad de 60 km/h la zaga del coche testado -recordemos, no monta ESP de serie- se descoloca de forma alarmante, pero mantiene la compostura. A 65 km/h, tras una brusca maniobra de esquiva dos de las ruedas del coche se elevan en el aire y el coche a punto está de volcar. De no ser por la pericia del conductor el coche podría haber volcado, provocando un aparatoso accidente.

La combinación de una suspensión blanda y un centro de gravedad alta -propio de un crossover- han propiciado un comportamiento realmente peligroso. El mismo que obligó a Mercedes a montar ESP de serie en todos los Clase A de primera generación, y el mismo que obligó a Toyota a recalibrar el ESP de la Hilux tras unas pruebas del alce realizadas en Suecia. En el Nissan Kicks con ESP este conato de vuelco no se llega a materializar, y la prueba de consigue superar a 66 km/h, manteniendo el coche en el carril. Nos rendimos a la evidencia: el ESP es un elemento de seguridad absolutamente imprescindible en cualquier coche.

Incluso con ESP, los probadores aducen que su funcionamiento es lento y se generan inercias peligrosas.

Tras esta prueba, Nissan Mexicana se ha comprometido a montar ESP de serie en todos los Kicks que se vendan en un futuro en México. Este es el verdadero poder del buen periodismo del motor.

Fuente: Autología
En Diariomotor:

Lee a continuación: Nissan Kicks: así se presenta el nuevo Juke de Nissan para mercados emergentes

Ver todos los comentarios 8