comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Opinión

4 MIN

¿Por qué es una locura, o tal vez no, comprar un Maserati GranTurismo en 2017?

Maserati-Gran-Turismo-2018-0617-01

Sí, el restyling del Maserati GranTurismo en pleno 2017 nos ha pillado un poco de improvisto. A estas alturas deberíamos estar disfrutando de una versión de producción del Maserati Alfieri, un deportivo de nueva era basado en el concept del mismo nombre, pero Maserati ha decidido posponer esos planes y mantener en activo al GranTurismo. Y esto amigos podemos tomarlo de muchas formas, pero en un momento donde toda novedad habla de downsizing, turbos y mucha tecnología, hacerse con un GranTurismo puede ser la última oportunidad de llevar a tu garaje un deportivo de los de antes, de los de vieja escuela.

Los años no pasan en balde y el Maserati GranTurismo es un claro ejemplo, aún así su receta old-school lo han convertido en un rara avis

Llámalo nostalgia, pero ver cómo los atmosféricos están condenados a la desaparición es una de las grandes bazas que puede explotar el Maserati GranTurismo 2018. Sus sutiles cambios estéticos apenas alteran su afilado diseño, pero lo más importante es que sigue siendo el mismo Maserati de antes y esto es algo realmente bueno. Motor 4.7 V8 atmosférico fabricado por Ferrari, cambio transaxle y un reparto de pesos cercano al 50/50 a falta de confirmar dicho dato según la última actualización. Quizás una transmisión más actualizada y un rediseño más profundo habrían sido la guinda, pero está claro que Maserati ha querido realizar un movimiento en corto. La receta técnica era lo mejor del GranTurismo y el diseño, pese a sus años, no se ve desfasado.

Obviamente no es ni mucho menos el deportivo más eficaz del momento, no lo fue en su momento y menos ahora, pero mantiene su esencia como GT de carácter deportivo donde prevalece un diseño atractivo y personal, un grupo motopropulsor de entrega y sonido difíciles de igualar por su tecnológica competencia y esa dualidad entre GT para grandes trayectos y deportividad con un 0-100 Km/h que cae en 4,7 segundos y una punta en los 300 Km/h. El GranTurismo se presenta en 2017 como un deportivo perfectamente válido, vendiendo esa esencia old-school, pero actualizado en aspectos tan importantes como el infoentretenimiento para no ser etiquetado como desfasado frente a su competencia. Este GranTurismo es un producto de nicho, y ahora ha ganado encanto.

Sí, el Maserati Alfieri debería ser la noticia en pleno 2017, pero Maserati está centrada en un momento dulce donde las ventas de Ghibli y Levante están llevando a la marca a un volumen de negocio inimaginable cuando fue lanzado el primer GranTurismo en 2007. De ahí podemos entender que actualizar el GranTurismo en 2017 responde a dos necesidades, por un lado seguir ofreciendo un deportivo de verdad en la gama y por otro lado pulir los matices que más lastraban la imagen del GT con una mínima inversión. En la era del infoentretenimiento los grandes deportivos necesitan equipararse a los smartphones, y por ello Maserati ha añadido una pantalla de 8,4" y compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay para que los que descartaban hoy un GranTurismo por su analógico interior, ahora se lo piensen dos veces. Al mismo tiempo, los más puristas, aquellos cuyo foco de interés está debajo del traje italiano, no sólo conservan intacta la receta del GranTurismo original, sino que se encuentran con leves pinceladas estéticas y tecnológicas para que la decisión pasional no te lleve a renunciar a lo último en conectividad.

* Imagen del Maserati GranTurismo 2007

Y como conclusión, lo evidente. El Maserati GranTurismo 2018 es el mismo GranTurismo de antes, sólo que con sutiles mejoras acertadas. Si antes era una opción a considerar únicamente por los más incondicionales de la marca o los fanáticos de los motores atmosféricos, ahora ese mercado se expande ligeramente para volver a luchar con una receta que está en peligro de extinción. De nuevo me podéis llamar nostálgico por venerar un V8 atmosférico que estira hasta las 7.000 rpm, pero en cuestión de deportivos hay cosas por encima de los cuadros digitales, de los faros LED o de lo último en ejes direccionales. Comprar un deportivo de estas características es la decisión más pasional que puede realizarse en materia de coches y ahí el Maserati GranTurismo se mantiene en sus trece para ofrecer algo que muchos otros fabricantes ya han olvidado. Solo queda por conocer si el mercado aceptará este nuevo rediseño o por contra decidirá seguir esperando al ansiado Alfieri.