El Porsche 911 GT3 Touring Package fue concebido como un corte de manga a los especuladores del Porsche 911 R

 |  @sergioalvarez88  | 

Hace poco más de un año Porsche presentó un coche muy especial. El Porsche 911 R era un coche con un enorme potencial especulativo, que fue incluso subestimado por parte de Porsche. En su momento, era lo más cerca que se podía estar del nirvana purista, de un Porsche 911 GT3 manual que entonces siquiera se ofrecía como opción. Aligerado, con detalles retro, con cambio manual y un motor atmosférico de 500 CV, las 991 unidades producidas del Porsche 911 R se vendieron en un tiempo récord. Antes de ser entregadas, algunas reservas comandaban precios que quintuplicaban el importe original. Y con mucha razón, en Porsche se cabrearon.

En Porsche se cabrearon porque no querían que sus deportivos fueran considerados instrumentos de especulación financiera. Querían que sus deportivos fueran coches disfrutados por sus propietarios, pilotados tanto en carreteras alpinas reviradas como en track-days, no almacenados “cogiendo polvo” en un garaje climatizado con 10 km en el odómetro. La espiral especulativa podría incluso haber dañado la imagen de Porsche, quedando sus clientes “de toda la vida” excluidos por culpa de un puñado de especuladores. Así que decidieron minorar la cualidad más fuerte del Porsche 911 R: su exclusividad.

Los precios de los Porsche 911 R llegaron a superar las siete cifras en el mercado secundario.

“No esperábamos esta reacción de locura en el precio de los Porsche 911 R”, afirmaba August Achleitner – jefe de producto de los Porsche 911 – en una entrevista con Road & Track. “Mucha gente sólo busca hacer dinero con el Porsche 911 R, y eso no nos gusta”. En la misma entrevista el ejecutivo alemán afirmó que en parte, el Touring Package de los Porsche 911 GT3 – con cambio manual opcional desde 2017 – fue creado para limitar la exclusividad de los 911 R, y por tanto reducir su precio en el mercado secundario. “El Touring Package nos ayuda a reducir el precio medio para nuestro cliente habitual”, añadió.

Achleitner reconoce que algunos clientes están “decepcionados” con la pérdida de exclusividad de los Porsche 911 R, pero Porsche está dispuesta a asumir esta situación. Con todo, es necesario dejar claro que el Porsche 911 R y el Porsche 911 GT3 Touring Package no son el mismo coche. Los R se diferencian por su mayor régimen de adelgazamiento, con elementos como un techo de magnesio o piezas de carrocería en fibra de carbono. Sus asientos, instrumentación o detalles interiores de aspecto retro son específicos, así como su esquema de colores, kit de carrocería y elementos opcionales.

Actualmente, una de las alternativas más puristas en la gama 911 es el nuevo Carrera T, con tren de rodaje muy deportivo, pero el motor básico de los Porsche 911 Carrera.

Aunque ambos desarrollan 500 CV procedentes de un bóxer de seis cilindros y 4,0 litros, el motor del nuevo Porsche 911 GT3 es más moderno, con un régimen de giro superior. El GT3 Touring Package no es un coche de producción limitada, al contrario que el Porsche 911 R. Estéticamente, sin su característico alerón trasero, el Porsche 911 GT3 Touring Package es muy similar a un 911 R. Sí, el Porsche 911 R seguirá siendo un coche más especial y exclusivo, pero sus precios no estarán tan desmadrados. De todas formas, Achleitner nos recuerda que el Porsche 911 Carrera T sigue la misma filosofía purista de los 911 aquí discutidos, a un precio inferior y con una dinámica tan refinada y divertida como la de estos.

Lee a continuación: El Porsche 911 GT3 de TechArt es aún más lascivo y lujurioso

Solicita tu oferta desde 109.091 €