CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Porsche

4 MIN

El Porsche 911 R o cómo Porsche llevó a cabo uno de los mayores troleos de la historia

Javier López | @jlopezbryan96 | 25 Sept 2021
Porsche 911 Troleo 1
Porsche 911 Troleo 1

Si hay algo que nos gusta más a los amantes de las cuatro ruedas que un deportivo es un deportivo con cambio manual, y más en los tiempos oscuros que corren. De esto es muy consciente Porsche, firma que se decanta por una balanza muy equilibrada de la mano de deportivos puros y duros con cambio manual y de eléctricos de altas prestaciones. No obstante, ni si quiera la idolatrada firma alemana se libra de haber sido un poco gamberra hace no mucho tiempo precisamente con el asunto de las transmisiones manuales, y más concretamente con el Porsche 911 R, uno de los mejores deportivos de la marca y uno de los mayores troleos de la historia automovilística.

Para recordar la historia de esta -supuesta- exclusiva versión del mítico nueveonce debemos remontarnos al año 2016, momento en el que los de Stuttgart pusieron en juego al que prometía ser el último 911 manual. Toda esta parafernalia puso en alerta a los clientes más pudientes y puristas de Porsche, quienes no solo vieron una estupenda oportunidad para hacer dinero con una auténtica pieza de colección, sino también a todo un punto de inflexión dentro de la marca porque era ¡el último 911 manual! o eso nos hicieron creer.

Por qué el 911 R fue un gran coche pero también un gran troleo

En esencia, el Porsche 911 R era un 911 GT3 RS aligerado, con una estética más reservada gracias a la erradicación del alerón y con el que fue motivo de su existencia: un cambio manual de seis relaciones. A cualquier amante del motor se le eriza la piel con tan solo pensar en el perfecto binomio que genera la combinación de una transmisión manual con un seis cilindros bóxer atmosférico de 500 CV capaz de azotar las 9.000 revoluciones arropado por un cántico celestial, y más sin filtros de partículas por aquel entonces.

El 0 a 100 sucedía en tan solo 3,8 segundos y la velocidad punta era de 323 km/h, convirtiéndose así en uno de los Porsche con caja manual más rápidos de la historia. Por supuesto, la casa alemana no iba a permitir que este guiño al pasado y punto y final de una era fuese producido de manera masiva en su línea de montaje. ¿La solución? Limitar su fabricación a 991 unidades con un precio de partida de 217.569 euros.

5
FOTOS
VER TODASVER TODAS

La cola para hacerse con un 911 R se expandió rápidamente en busca de adquirir ese coche tan especial y dispuesto a ser toda una bomba de especulación. Sin embargo, Porsche rápidamente truncó los planes tras anunciar al que sería la Kryptonita del R: el Porsche 911 GT3 Touring.

El Porsche 911 GT3 que dinamitó al 911 R

Tras el restyling del 911, Porsche anunció también las mejoras e innovaciones sobre el GT3, modelo que no solo pasó a ofrecerse con cambio manual, sino también con una variante de apellido Touring que se encargaba de eliminar cualquier ápice o resquicio estético de un GT3 para convertirlo, ante el ojo más inexperto, en un 911 "normal y corriente".

Además, tanto con la carrocería estándar como con el paquete Touring, el GT3 contaba con un motor de 4.0 litros bóxer atmosférico capaz de rendir 500 CV, cifra que podía gestionarse con un cambio manual de seis relaciones. ¿Lo mejor? Que esta combinación no estaba sujeta a ninguna edición especial.

Bien es cierto que el Porsche 911 R estaba basado sobre el más radical 911 GT3 RS y que puede que la propia firma no tuviese en sus planes seguir concibiendo vehículos con cambio manual cuando se gestó dicha variante; pero lo que sí es cierto es que, ya sea por una alta demanda por parte de la clientela o por una jugada no previamente pensada, Porsche se encargó de relegar al 911 R con una dinastía que huyó de la exclusividad y que sigue en auge en la actual generación de su deportivo por excelencia.

Vídeo destacado del Porsche 911