CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
SUV

5 MIN

Prueba del Citroën C3 Aircross: un SUV apto para todos los públicos

Elena Sanz Bartolomé | 19 Jun 2021
Prueba Citroen C3 Aircross 2021 01
Prueba Citroen C3 Aircross 2021 01

Es el quinto modelo más vendido de su categoría y para seguir escalando puestos, Citroën ha sometido al Citroën C3 Aircross a un pequeño restyling. En Diariomotor hemos podido comprobar en primera persona el resultado de esta actualización y lo hemos hecho de principio a fin. Literalmente: nos hemos colado en la fábrica de Figueruelas (Zaragoza) para, después, subirnos a bordo de este SUV pequeño. Así es el del Citroën C3 Aircross, un coche para todos los públicos. Cuando, en su momento, lo conocimos ya pudimos advertir sus cambios estéticos. Aumenta su presencia gracias a un frontal más robusto que integra la nueva firma lumínica integrada por faros LED (de serie en toda la gama) y una parrilla con un diseño diferente. Estrena dos nuevos modelos de llantas, la XCross de 16 pulgadas y la Origami de 17, y las lunas de custodia ahora puede lucir tonos naranjas o cromados. A este cóctel hay que añadir tres nuevos colores (Gris Kaki, Voltaic Blue y Blanco Polar), dos tonos para el techo y cuatro packs color que dan lugar a 70 combinaciones diferentes.

6
FOTOS
VER TODASVER TODAS

En el interior, el C3 Aircross estrena tres nuevos ambientes (Urban Blue, Metropolitan Graphite y Hype Grey) y mejora elementos como los materiales, la calidad percibida o la luminosidad gracias a su nuevo techo practicable único en su categoría. Apuesta por soluciones para aprovechar el espacio como su modularidad: la banqueta trasera se desplaza hasta 15 centímetros, se divide en dos partes independientes (1/3 y 2/3) y sus asientos se pueden reclinar en cinco posiciones diferentes. El maletero, por su parte, ofrece una capacidad de 410 litros que puede crecer hasta los 520 con la banqueta posterior adelantada.

Cuatro motores disponibles

En el apartado tecnológico destaca su nueva pantalla táctil de nueve pulgadas con reconocimiento de voz, Mirror Screen y navegación conectada de Citroën Connect Nav (de serie a partir de la versión Feel Pack), el head-up display en color o el Grip Control con Hill Assist Descent (opcional en la versión Shine). Tiene, además, doce ayudas a la conducción y de serie está el ESP, ABS con repartidor electrónico de frenada y ayuda a la frenada de emergencia, alerta de cambio involuntario de carril, indicador de descanso recomendado o el reconocimiento de señales del límite de velocidad.

Su oferta mecánica se asienta sobre dos pilares: gasolina y diésel. Independientemente de la elección nos encontraremos con motores muy equilibrados en cuanto a prestaciones y consumo. En gasolina contamos con el PureTech 110 con caja manual de seis velocidades y el PureTech 130 con cambio automático EAT6. Y en diésel tenemos a nuestra disposición el BlueHDi 110 (caja manual de seis velocidades) y el BlueHDi 120 (cambio automático EAT6).

El Citroën C3 Aircross 2021 en acción

Antes de arrancar hay algo en lo que quiero hacer especial hincapié: la postura de conducción del SUV francés. Tras llevar a cabo los ajustes pertinentes no tardas en ser consciente de que te obliga a adoptar una posición erguida que es de lo más natural, algo que nos ayudará en el recorrido que nos espera porque ayudará a que el cansancio no se note.

A esto también contribuyen los asientos Advanced Comfort. Es la primera vez que están disponibles en este modelo y se nota su influencia en el confort de marcha. No sólo cuentan con una espuma de mayor grosor, también con una ergonomía clave para poder apoyar la espalda perfectamente. Eso sí: si te gusta que el asiento te sujete no estarás del todo cómodo porque son anchos.

Diferencias en ciudad y carretera

Comenzamos nuestra andadura con el C3 Aircross hasta los Mallos de Riglos, un paisaje espectacular en la provincia de Huesca que os recomiendo visitar. Hasta allí nos esperan carreteras secundarias bacheadas en las que la suspensión no tarda en unirse a esa conducción cómoda: aunque es blanda filtra muy bien las imperfecciones suavizando la conducción. La dirección tiene un correcto guiado, pero sí echo de menos que me trasmita más información de lo que pasa bajo mis pies.

En ciertos tramos exigentes de nuestro trayecto observo que es menos ágil que en ciudad o autovía, donde se cuelan ruidos aerodinámicos y de rodadura debido a su redondeada ergonomía. En el escenario por el que nos movemos Al Citroën C3 Aircross le falta ligereza y elasticidad en los cambios de apoyo más rápidos y, además, balancea al tomar las curvas: a pesar de ello, ofrece una buena estabilidad general.

Un motor solvente

El bloque con el que está equipado nuestra unidad es un tres cilindros de 1.2 litros con 110 CV de potencia cuya pareja de baile es una caja manual de seis velocidades, que sabe aprovechar las cualidades del motor al que va asociada. Un propulsor que no tiene problema alguno para mover al C3 Aircross con mucha soltura sin importar si estamos recorriendo la ciudad, una autovía o una carretera convencional.

Llegamos a nuestro destino con una cosa clara: no tenemos entre manos un SUV enfocado a una conducción divertida o pasional. Todo lo contrario: el Citroën C3 Aircross 2021 está concebido para ir tranquilamente de un punto a otro. Una misión básica, pero no es la única que puede afrontar son solvencia. El SUV francés responderá y cumplirá en cualquier escenario… siempre que no le exijamos en exceso. A esta correcta dinámica hay que sumar espacio, una buena dosis de equipamiento, múltiples opciones de personalización y un precio (desde 16.290 euros) acorde a todo lo que ofrece. Es, en definitiva, un coche apto para todos los públicos.