comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor

4 MIN

Por qué seguimos dejándonos engañar por los récords en Nürburgring

Porsche Taycan Nurburgring P

Nürburgring está que arde, con perdón, por utilizar una expresión tan manida. Porsche lanzó su nuevo coche eléctrico y quiso demostrar que, ante todo, sigue siendo un Porsche, con una vuelta rápida en el Nordschleife. Como viene siendo tradición. Sus 7 minutos y 42 segundos en Nürburgring suponen un récord para un eléctrico y una cifra espectacular, ya no solo para un eléctrico, sino también para cualquier deportivo. Pero tan sorprendente como el registro de Porsche la respuesta de Tesla. Elon Musk se proponía batirlo con un Model S cargado de trucos. ¿Por qué seguimos dejándonos engañar con los récords en Nürburgring?

El engaño de los récords en Nürburgring

He de reconoceros que, desde el principio, pensé que el guante recogido por Tesla no era más que un troleo irónico de Elon Musk y no una propuesta seria. Un ejercicio publicitario más y una broma, de una marca que se ha caracterizado, o al menos lo ha intentado, por nadar en contra de la corriente de una industria centenaria.

Sea como fuere, Tesla está en el Nordschleife y, un Model S con demasiados trucos como para que nos lo tomemos en serio, preparado para hacer unas vueltas rápidas y superar los tiempos del Porsche.

Tesla recogió el guante de Porsche y ya está en el Nordschleife de Nürburgring con un Model S cargadísimo de trucos

Un Tesla con mucho truco en el Nordschleife

Las informaciones que nos llegan, y las imágenes que hemos visto, apuntan a un Tesla Model S, como mínimo, con tres motores, con neumáticos semi-slick de calle, vías ensanchadas, suspensiones rebajadas, preparación aerodinámica. Se dice que Tesla está preparando una versión deportiva, radical, del Model S, y que esta va a comercializarse. Pero de momento lo que vemos es un Tesla Model S preparado ad hoc para mejorar sus tiempos en un circuito tan exigente como es el Nordschleife de Nürburgring.

Hace años ya os contábamos los secretos de las vueltas rápidas en Nürburgring. Cómo el resultado final puede depender del esfuerzo que ponga cada fabricante y también todos esos trucos que suelen emplearse para rascar segundos al crono y marcar una vuelta rápida.

No hay nada que reprochar a Tesla. Ningún organismo regula estos récords. El fabricante dedica el tiempo y recursos que crea conveniente en sus vueltas rápidas, prepara algún documento gráfico más publicitario, que informativo, y nosotros nos creemos lo que nos dice. ¿Por qué seguimos dejándonos engañar con los récords en Nürburgring?

El fabricante hace su vuelta rápida y nosotros nos lo creemos, con documentos gráficos que a menudo son más publicitarios que informativos y que no suelen probar absolutamente nada

Nadie va a comprarse un deportivo por su tiempo en una vuelta rápida en Nürburgring. Al menos no debería hacerlo. Ser el más rápido en Nürburgring no es un argumento válido para vender, y comprar, un coche, aún menos un eléctrico. Pero los fabricantes siguen invirtiendo en este tipo de pruebas. Y nosotros hemos de reconoceros que eso nos encanta.

Nos encanta, porque en el fondo nos gusta el morbo de las luchas que libran los fabricantes de coches. Nos gusta, porque en el fondo son esos piques los que dan vidilla a unas relaciones entre marcas cuya rivalidad está generalmente sujeta a la frialdad, y lo políticamente correcto. Nos gusta, porque esas vueltas rápidas también han propiciado que surjan versiones más radicales y apasionantes de ciertos deportivos. Versiones radicales, ediciones especiales con preparaciones para batir un récord en Nürburgring, que van de deportivos para todos los públicos, como un Golf GTI, a superdeportivos como un Nissan GT-R o un Lexus LFA.

Con toda la información que tenemos a nuestra disposición deberíamos decir que no nos engañan. Efectivamente nos dejamos engañar con los récords en Nürbrgring porque en el fondo, y aunque sepamos que no son realistas, ni rigurosos, nos encanta toda la controversia y los piques que generan a su alrededor.