comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Legislación

4 MIN

Reino Unido prepara su particular "Brexit" de los motores diésel y gasolina para 2030

Cargar Coche Electrico Audi E Tron

Varias portadas británicas apuntan a que en esta semana Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, anunciará la prohibición de la venta de coches diésel y gasolina en el año 2030 con el objetivo de alcanzar la neutralidad de emisiones en el 2050 según los acuerdos de París, lo que supondrá un duro varapalo para una industria que de no alcanzar un Brexit acordado, deberá hacer frente a mayores aranceles y trabas para exportar los vehículos allí producidos. Sin embargo, desde el 10 de Dowing Street no han confirmado ni desmentido las informaciones.

Adiós motores gasolina: Bentley será 100% eléctrica en 2030
El futuro de Bentley será 100% eléctrico para 2030. El fabricante de lujo del grupo Volkswagen ...

En 2030 se prohibirán todos los coches gasolina y diésel, salvo híbridos enchufables que será en 2035

112
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Este anuncio de prohibición no ha caído por sorpresa, ya que su predecesora en el cargo, Theresa May, había dejado patente su intención de no comercializar coches diésel ni gasolina en 2040, aunque Johnson pretende adelantar esa fecha una década. Para hacer esa transición de una forma más suave, y sobre todo, para que los diferentes fabricantes puedan "rentabilizar" sus actuales inversiones en motorizaciones ecológicas, la idea es permitir la venta de coches híbridos enchufables (PHEV) hasta 2035, para que a partir de esa fecha todo lo matriculado sea puramente eléctrico.

Obviamente esto supondrá un cambio muy brusco en el mercado británico, en el cual, de cada cuatro coches vendidos, dos son gasolina, uno es diésel y el cuarto engloba no sólo a los eléctricos (5,5 % de las ventas totales), sino a todos los coches eclógicos, pasando por los mild-hybrids e híbridos autorecargables. Por tanto, y aunque este cambio significará poder cumplir con el compromiso de neutralidad climática y disminuir la dependencia del petróleo, lleva consigo grandes retos a los que enfrentarse, sin olvidarse que el precio de un coche eléctrico es considerablemente mayor en comparación con su homólogo gasolina/diésel, por lo que las ventas serán menores, más aún teniendo en cuenta la contracción del 10 % según Bloomberg sufrida por la economía británica como consecuencia de la pandemia.

MotorizaciónVentas 2020Ventas 2019
Diésel230.034 (16,6 %)512.151 (25,5 %)
Gasolina789.612 (57,0 %).1.293.341 (64,5 %)
Eléctrico75.946 (5,5 %)28.259 (1,4 %)
Híbrido enchufable50.052 (3,6 %)26.141 (1,3 %)
Híbrido autorrecargable90.031 (6,9 %)85.622 (4,3 %)
Micro-híbrido diésel50.480 (3,6 %)25.644 (1,3 %)
Micro-híbrido gasolina93.446 (6,7 %)34.364 (1,7 %)
TOTAL1.384.6012.005.522

A pesar de que Reino unido ya no se encuentra entre los principales países productores de coches, sí que dispone de una fuerte industria de componentes auxiliares que abastece a las diferentes fábricas que allí se encuentran (Jaguar, Land rover, Toyota, Nissan, MINI...), además de suponer un mercado de unos dos millones de coches vendidos anualmente. Así, ese viraje hacia el coche eléctrico supondrá una gran destrucción de empleo de la industria auxiliar, ya que se tratan de coches con menos componentes, además de que la gran mayoría de ellos, los eléctricos, no se están produciendo en suelo inglés a día de hoy.

Además, y aunque la mejora de la infraestructura de recarga será un pilar fundamental que se debe acometer cuanto antes, debemos tener presente que los puestos de trabajo que ello genere serán temporales (una vez que gran parte de ella esté operativa sólo será necesario el mantenimiento), y que la mano de obra saliente de las diversas cadenas de montaje no suele ser compatible con la que se requiere en dicha infraestructura. Respecto a este mismo punto, cabe mencionar que entre los planes del ejecutivo británico está previsto invertir 500 millones de libras para esos menesteres y que prometen generar más de dos millones de puestos de trabajo.

Fuentes: BBC | AutomotiveNews | Financial Times